El PPCV (Bonig) da la espalda a las primarias de Cifuentes para no enfrentarse a Génova
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
la valenciana pacta con maillo defender la custodia compartida

El PPCV (Bonig) da la espalda a las primarias de Cifuentes para no enfrentarse a Génova

El PP valenciano sostiene que hay “otro camino” para aumentar la participación, ve con buenos ojos la doble vuelta y niega frente común con la presidenta madrileña: “No hay eje de presión”

placeholder Foto: Martínez-Maíllo (i) con Isabel Bonig y el economista Daniel Lacalle. (Efe)
Martínez-Maíllo (i) con Isabel Bonig y el economista Daniel Lacalle. (Efe)

La actual cúpula del Partido Popular en la Comunidad Valenciana no hará frente común con la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, en defensa de un sistema de primarias “un militante un voto” para elegir a los líderes orgánicos. Los populares valencianos han decidido desmarcarse de la batería de enmiendas anunciada por Cifuentes a la ponencia de Estatutos elaborada para el XVIII Congreso Nacional del fin de semana del 10 a 12 de febrero. En el entorno de la lideresa popular valenciana, Isabel Bonig, se afirma con rotundidad que “no hay lobby” ni “eje de presión” y que existen “otros caminos” alternativos para favorecer la participación de las bases en los procedimientos orgánicos.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

Oficialmente, el PPCV ha convocado encuentros con los alrededor de 380 compromisarios que componen la delegación valenciana a través de los presidentes provinciales. El cronograma es que el viernes de esta semana puedan consensuarse un bloque de enmiendas de la organización regional a las distintas ponencias tras hacer estas consultas, sin excluir que a título personal cualquier compromisario pueda presentar sus propias iniciativas. Debates como limitación de mandatos, listas abiertas o aforamientos podrían entrar en el paquete de regeneración política. Habrá alguna propuesta para elevar la participación de las bases. Sin embargo, sí está decidido que la actual dirección no participará de la operación de Cifuentes en defensa de las primarias puras para evitar que sea interpretada como un “órdago a la dirección nacional”. Es más, en las filas de Bonig no se ve con malos ojos la propuesta de doble vuelta o doble urna de militantes y compromisarios que ha lanzado el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maíllo para contentar a las voces que reclaman más protagonismo de la militancia.

placeholder Cifuentes, con la todavía secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. (Efe)
Cifuentes, con la todavía secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. (Efe)

Cifuentes ha fiado en parte el éxito de su iniciativa al respaldo de los populares valencianos, que hasta ahora, en sus convenciones provinciales se habían decantado por la fórmula de las primarias. Incluso en el encuentro que mantuvo ayer lunes con medios de comunicación para explicar sus planes, la presidenta madrileña dejó entrever que contaba con ese apoyo, muy necesario para que este sistema de elección directa salga adelante, pues la valenciana es la segunda delegación en número de compromisarios después de Andalucía. Lo cierto es que ni siquiera ha habido conversación telefónica con Isabel Bonig para explicarle sus planes, según han confirmado a El Confidencial fuentes del entorno de la dirigente popular valenciana.

Pese a que Cifuentes ha dado por hecho el respaldo del PP valenciano, ni siquiera ha hablado aún por teléfono con Isabel Bonig

Bonig está muy lejos de tener una posición lo suficientemente consolidada en el ámbito orgánico como para permitirse ir por libre y sacar perfil propio, como ha tratado de hacer Cifuentes. El desmarque respecto de la presidenta madrileña hay que leerlo también en esa clave, en la de una persona que todavía tiene que hacer puntos con Génova para evitar grietas de cara al congreso regional que debe celebrarse en abril y en el que Bonig quiere asentarse definitivamente como presidenta regional y aspirante a la Generalitat valenciana en 2019.

Custodia compartida para Isabel Bonig

De momento, la exconsellera de Infraestructuras con Francisco Camps y Alberto Fabra mantiene relaciones estables con la dirección nacional. Su capacidad de influencia es muy limitada por la desconfianza de Madrid tras la sucesión de casos de corrupción en las filas valencianas. Prueba de esta falta de fuerza ha sido que en el Gobierno de Mariano Rajoy no hay ni solo valenciano ni en el Consejo de Ministros ni en el segundo escalón, pese a los intentos de situar algún secretario de Estado, especialmente en el área económica.

Pese a ello, Bonig ha pactado con Génova liderar una enmienda en defensa de la custodia compartida a la ponencia social en cuya redacción ha participado. Los populares quieren que ese sea uno de los temas a debatir durante el congreso y prevé dar protagonismo a Isabel Bonig en ese sentido. El Tribunal Constitucional anuló la ley valenciana aprobada la anterior legislatura por el PP y Compromís que fijaba la custodia compartida automática en caso de divorcio por considerar que invadía competencias estatales. La inclusión de la enmienda en la convención popular podría ser el primer paso para un cambio en la legislación nacional.

La dirigente popular confía en superar holgadamente la prueba del congreso regional con el respaldo de Génova. En estos momentos, solamente el exasesor popular, José Luis Bayo, se ha postulado como alternativa y, aunque existen movimientos críticos, no está claro que puedan sustanciarse en una tercera opción.

Noticias de Comunidad Valenciana Isabel Bonig Cristina Cifuentes Partido Popular (PP) Mariano Rajoy Alberto Fabra
El redactor recomienda