Valencia y baleares lideran y cataluña asesora

La España del Mediterráneo monta un frente común para guiar a Soraya en la financiación

Valencia y Baleares comandarán la posición común en el Consejo de Política Fiscal con Cataluña como cómplice y Murcia de socio mudo. Puig intenta 'modular' a Susana Díaz en la negociación

Foto: Oriol Junqueras, Vicent Soler y Biel Barceló, vicepresidente de Baleares.
Oriol Junqueras, Vicent Soler y Biel Barceló, vicepresidente de Baleares.

La nueva financiación autonómica tiene un nuevo bloque mediterráneo para liderar el cambio que quiere impulsar la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. La Comunidad Valenciana y Baleares han comenzado a sumar fuerzas para evitar que el nuevo modelo vuelva a perjudicar al este de España, con la mayor parte de sus territorios aquejados de infrafinanciación. La Generalitat de Cataluña, con problemas muy similares, no participa en esta nueva alianza, pero les facilita asesoramiento técnico, según confirmó incluso el 'president', Carles Puigdemont, hace unas semanas en las jornadas de economía de S’Agaró.

En febrero de este año, el ‘president’ valenciano, Ximo Puig, y su homóloga balear, la también socialista Francina Armengol, sembraron en Palma la semilla de este frente con el llamado 'Acord del Consolat del Mar', un texto en el que se reclama una nueva filosofía en el reparto de recursos entre los territorios con un incremento de la autonomía fiscal, la corrección de los desequilibrios entre los diferentes niveles de la Administración y la garantía de la "equidad horizontal" entre las comunidades. 

El 'Acuerdo del Consolat del Mar' que firmaron en febrero Ximo Puig y Francina Armengol es la semilla del frente que ahora acude a la negociación

El pasado mes de abril, la 'consellera' de Hacienda de Baleares, Catalina Cladera, ya propuso que los expertos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) fuesen los encargados de diseñar la base del modelo para garantizar una mayor neutralidad y para evitar que, como los anteriores sistemas de financiación, se prime a la cornisa cantábrica, las autonomías del interior o, en menor medida, a Andalucía. La comunidad gobernada por Susana Díaz parece compartir intereses con territorios menos ricos como Extremadura o Castilla-La Mancha, pero en la práctica el sistema actual la sitúa por debajo de la media en términos de población ajustada (ver último documento de Fedea)

Ximo Puig y su equipo económico se han encargado de hacer de enlace entre los distintos territorios y de 'modular' la posición de Susana Díaz. En la alianza orgánica dentro del PSOE entre Díaz y Puig, la reforma de la financiación es una clave importante. Los socialistas libran su propio pulso interno en materia de reparto de recursos y, pese a lo que pueda parecer, sus posiciones no son comunes. El mismo presidente de la gestora, Javier Fernández, ha señalado este lunes que la dirección federal no marcará la línea a seguir en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de este jueves en lo que se refiere al reparto del déficit. Fernández ha dejado en manos de los barones la búsqueda de acuerdos y consensos.

Ocurre lo mismo con las autonomías del Partido Popular. Mientras Galicia y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, reivindican como criterios clave la despoblación o el envejecimiento a través del llamado "lobby' de la España vacía", Murcia se sitúa a la cola con el actual modelo. Oficialmente, no forma parte de la alianza de Valencia y Baleares respaldada por Cataluña, pero se han producido contactos. El último fue el pasado 17 de noviembre, entre el ‘conseller' de Hacienda valenciano, Vicent Soler, y el consejero murciano del ramo, Andrés Carrillo, en un acto de la Fundación CAM. “Decimos lo que Murcia no puede decir”, admiten a El Confidencial fuentes de la Conselleria de Hacienda sobre la región vecina, la peor financiada junto con la Comunidad Valenciana.

Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro abren el melón de la financiación autonómica esta legislatura.
Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro abren el melón de la financiación autonómica esta legislatura.

Esta diversidad de intereses más allá de lo partidario está propiciando que se estén configurando bloques territoriales para encarar una negociación, en el fondo muy técnica, pero donde la política va a jugar un papel fundamental.

En su momento, un Cristóbal Montoro en funciones no aceptó la propuesta de que fuera la AIReF la encargada de fijar el nuevo sistema. También es verdad que Baleares no estaba dispuesta a pagar las tasas que cobra la AIReF por este tipo de trabajos, sino que pretendía que estas fuesen a cargo del Gobierno. La relaciones entre la AIReF y Montoro no son buenas, pero eso también se ve como un plus de imparcialidad por parte de las comunidades díscolas.

A favor del bloque mediterráneo juega que el asesor de cabecera de Montoro, Ángel de la Fuente, ha reconocido el problema de su infrafinanciación

A favor del bloque mediterráneo juega que los informes coordinados por el director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), Ángel de la Fuente, uno de los asesores de cabecera de Montoro en materia de financiación, reconocen la insuficiencia de recursos de estas autonomías con respecto a la media. Baleares es la única excepción por su insularidad, pero defiende el criterio poblacional por su alta demografía turística.

Segundo plano para Junqueras

Mientras Comunidad Valenciana y Baleares unen fuerzas, Cataluña permanece en un segundo plano. Al contrario de lo que ocurrió la vez anterior, en la que prácticamente el diseño del modelo lo llevó a cabo el entonces 'conseller' de la Generalitat Antoni Castells (PSC), esta vez el vicepresidente económico, Oriol Junqueras (ERC), ha optado por mantenerse entre bastidores. En este sentido, se encuentra del todo alineado con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien ya ha anunciado que no acudirá a la cumbre de presidentes que quiere convocar Mariano Rajoy.

Hay varias razones para la automarginación catalana en la negociación de la financiación. La principal es que, con un proceso en marcha que en teoría va a llevar a Cataluña a la independencia del resto de España el próximo mes de otoño, según la hoja de ruta de los partidos independentistas, carece de sentido embarcarse a fondo en un proceso de negociación del sistema de financiación autonómica.

Ximo Puig y Francina Armengol. (EFE)
Ximo Puig y Francina Armengol. (EFE)

La otra es la ansiada bilateralidad entre Cataluña y Madrid, a la que se aspira desde la Generalitat y que difícilmente tiene cabida en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Cataluña y Baleares comparten experto

En la práctica, todo es más complejo. Incluso Cataluña y Baleares comparten el experto que formará parte de la comisión para estudiar el nuevo modelo. Se trata del economista mallorquín Guillem López Casasnovas, que preside precisamente una comisión bilateral creada este verano entre las dos autonomías con el objetivo de “mejorar las relaciones financieras y económicas con el Estado”. Del lado valenciano, el experto designado ha sido Francisco Pérez, director del prestigioso Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.

El Consejo de Política Fiscal y Financiera se reunirá este jueves para fijar el techo de gasto y repartir el déficit del año que viene, pero también podría dar el pistoletazo de salida a la negociación del nuevo modelo de financiación, dando luz verde a los trabajos de la comisión de expertos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios