tercera misa en cinco días por la senadora

Aznar y la vieja guardia del PP despiden a Barberá en primera fila tres días después

Aplausos para el expresidente del Gobierno a su llegada a la Catedral de Valencia tras criticar el abandono del PP a la exalcaldesa. Ana Botella, Pedro Agramunt o García Escudero se suman

Foto: Pedro Agramunt, Pío García Escudero, Aznar y Ana Botella, este lunes en la Catedral de Valencia. Detrás Camps y Alberto Fabra. (Efe)
Pedro Agramunt, Pío García Escudero, Aznar y Ana Botella, este lunes en la Catedral de Valencia. Detrás Camps y Alberto Fabra. (Efe)

Por si quedaba alguna duda del malestar de la familia de Rita Barberá con la dirección del Partido Popular, la presencia del expresidente del Gobierno José María Aznar este lunes en Valencia ha servido para certificarlo. Al contrario el actual inquilino de la Moncloa, Mariano Rajoy, y que la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, Aznar sí se ha sentado en primera fila de la Catedral de Valencia, la tercera oficiada en cinco días por el cardenal Antonio Cañizares, aunque en esta ocasión sin el cuerpo presente de la fallecida. 

El expresidente no ha sido el único que ha tenido ese estatus. Junto a él se han sentado su esposa Ana Botella; el presidente del Senado, Pío García Escudero, y el presidente del Consejo de Europa, Pedro Agramunt, un histórico el PP valenciano, gran amigo de Barberá y una de las personas con las que mantuvo conversaciones telefónicas hasta el día de su muerte en el hotel Villa Real de Madrid. Todo ellos evitaron acudir el pasado viernes al funeral por la muerte de la exalcaldesa en el Tanatorio Municipal de Valencia, respetando así el deseo de la familia.

Aznar ha sido recibido con aplausos a su entrada a la Iglesia, abarrotada de seguidores y simpatizantes de la exalcaldesa. El expresidente ha sido una de las voces más críticas con el trato que el PP ha dado a Barberá tras su implicación en la trama de blanqueo del PP de Valencia. El mismo día del fallecimiento, José María Aznar lamentó a través del comunicado que Barberá falleciera "habiendo sido excluida del partido al que dedicó su vida" y consideró que su figura es "incuestionable" en el Partido Popular. "Lamento que Rita Barberá haya muerto habiendo sido excluida del partido al que dedicó su vida. Y lamento que haya muerto antes de ver archivada la causa abierta contra ella y, con ello, restablecido el buen nombre que para mí siempre tuvo", sostuvo el expresidente.

Familiares de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, durante la misa funeral oficiada por el cardenal arzobispo Antonio Cañizares, este lunes en la Catedral de Valencia. (EFE Kai Försterling)
Familiares de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, durante la misa funeral oficiada por el cardenal arzobispo Antonio Cañizares, este lunes en la Catedral de Valencia. (EFE Kai Försterling)

Tanto Aznar como Mayor Oreja como Francisco Camps o José Manuel García Margallo, que también asistieron (al igual que Alberto Fabra), ocupan ahora un segundo plano en el Partido Popular, si bien sus intereses no siempre han sido coincidientes. Por ejemplo, en el congreso de Valencia de 2008, Camps y Barberá respaldaron a Rajoy frente a Aguirre y el aznarismo, que en ese momento estaban aliados.

Isabel Bonig sí acude esta vez

El acto religioso en memoria de la senadora fallecida, tres días después de su funeral, acogió también la presencia de Isabel Bonig, presidenta regional interina de los populares valencianos. Bonig, muy distanciada de Barberá a raíz de su implicación en la presunta trama de blanqueo, tampoco acudió el viernes ni al velatorio ni a la homilía posterior en el Tanatorio para no violentar a la familia. Este vienes sí se ha acercado a la Catedral de Valencia junto a otros miembros de la actual cúpula del PPCV, como la vicesecretaria Eva Ortiz o el presidente del PP de la provincia de Valencia, Vicente Betoret. Juan Cotino, Isabel Tocino, el presidente del PP de Alicante, José Císcar o el eurodiputado Esteban González Pons tampoco han faltado. En tercera fila se ha sentado Luis Alfonso de Borbón, primo del rey Felipe VI.

Tras la misa funeral, que ha sido presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, una sobrina de Barberá ha leído una carta a la exalcaldesa y ha dado las gracias "por tantas muestras de afecto" lo que, a su juicio, "demuestra la bondad entre tantas muestras de odio y venganza", según recoge Europa Press.

Cañizares y el banquillo de los medios

Por su parte, Cañizares ha pedido "que no se hagan más víctimas, que no se siente a nadie en el banquillo de los medios". Durante la homilía, en la que ha recordado a la exalcaldesa, fallecida el pasado miércoles, Cañizares ha destacado su "sacrificio total y sin reservas por todos. Que su muerte no siembre división y enfrentamiento, sino la concordia", ha pedido el cardenal, quien ha resaltado además que los medios "deben decir la verdad", porque, de no hacerlo, se correría el riesgo de "destrucción de la sociedad y de España". "Aprendemos día a día de doña Rita a amar sin límites, a acoger a todos sin excluir a nadie", ha afirmado el arzobispo, que ha rechazado "las mentiras, juicios temerarios, odios y venganzas" y ha considerado que a la exalcaldesa "la fe la unió a Cristo en su pasión y en su condena injusta por los poderes de este mundo".

 

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios