Noticias de Comunidad Valenciana: De Air Nostrum a Boluda: los españoles buscan su hueco en la Cuba pos-Obama. Noticias de Comunidad Valenciana
España es el tercer socio comercial del país

De Air Nostrum a Boluda: los españoles buscan su hueco en la Cuba pos-Obama

La compañía aérea española se ofrece a los Castro para estrenar rutas con EEUU con bandera cubana y la naviera explora el negocio de los remolcadores

Foto: El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig (i), interviene en un foro de negocio entre empresarios de Valencia y Cuba. (EFE)
El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig (i), interviene en un foro de negocio entre empresarios de Valencia y Cuba. (EFE)

El nuevo Gobierno español tiene deberes en Cuba. La ausencia de un Ejecutivo estable en el último año ha hecho que los intereses empresariales en la isla pierdan el paso ante el empuje de otros países europeos. España es el tercer socio comercial del país. Pero ha bastado una visita del presidente francés, François Hollande, el pasado mes de mayo a La Habana y un trabajo callado de diplomacia para que dos firmas galas (Bouygues y Aeropuertos de París) se hayan hecho con el jugoso contrato de ampliación y explotación del Aeropuerto Internacional José Martí, la principal puerta de entrada de turistas. La española Aena competía y se ha quedado fuera.

En un país de economía planificada y un modelo hermético de contratación, la labor diplomática e institucional es casi tan importante como la calidad de los proyectos económicos que se plantean. Las primeras medidas para aliviar los efectos del bloqueo de la Administración de Barack Obama, la renegociación de la Posición Común de la Unión Europea y los llamados Acuerdos de París de reestructuración de la deuda externa con países de la zona euro han provocado un efecto llamada para empresas de todo tipo, convencidas de que algo está cambiando en el régimen de los Castro y que se abre una ventana de oportunidades. “Por aquí desfila la malanga y su puesto de vianda. Todo el mundo quiere venir a Cuba, pero el 80% no trae proyectos concretos”, explica el secretario general de la Cámara de Comercio de Cuba, Omar Fernández, en una reunión con una misión de empresarios españoles organizada por el Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana y la Generalitat valenciana en la que se ha empotrado El Confidencial. 

Este tipo de misiones se ha disparado en los últimos años. Galicia, Murcia, Cantabria, el Ministerio de Industria, Exteriores…No son pocas las instituciones españolas que han puesto un pie en la isla para extrechar lazos. Cerca de 250 empresas españolas tienen intereses en la isla y desean ampliarlos y otras muchas buscan la forma de entrar en el país. 

La valenciana Air Nostrum, aliada de Iberia en vuelos regionales, es una de las empresas que lleva algunos años explorando opciones de negocio. Su presidente Carlos Bertomeu ha viajado en la misión para ofrecer a las autoridades cubanas la posibilidad de prestar sus aviones para cubrir las rutas con Estados Unidos. En la compleja relación de amor-odio entre ambos países las compañías estadounidenses han comenzado a hacer trayectos a partir de las medidas de alivio del bloqueo decretado por Barack Obama, pero Cubana de Aviación no puede hacer uso el acuerdo bilateral porque hay sentencias en el país del Tío Tom que ordenan la incautación de bienes del Estado cubano para compensar expropiaciones durante la Revolución de Fidel Castro que sustituyó al régimen de Fulgencio Batista. “En este nuevo contexto de acuerdos bilaterales con Estados Unidos creemos que hay una oportunidad porque no hay compañía con bandera cubana que vuele allí”, afirma Bernabeu. “Hay una potencialidad en el tráfico y podemos aportar una flota ya financiada y la calidad de una línea europea”, añade en declaraciones a este periódico.

Cerca de 250 empresas españolas tienen intereses en la isla y desean ampliarlos y otras muchas buscan la forma de entrar en el país

En ese sentido, este jueves se han iniciado los primeros contactos con el Gobierno cubano y con los departamentos técnicos de Cubana de Aviación y Aerogaviota, empresas estatales con los que la compañía española ya tiene acuerdos de certificación de talleres. En enero de 2015 la aviación civil cubana (Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba) habilitó el taller de Air Nostrum como organización de mantenimiento aprobada (OMA). Esta certificación ha sido renovada y permite reparar en los hangares españoles motoros de los aparatos ATR 42 y ATR 72 de Cubana de Aviación. La propuesta de Bertomeu ha gustado a las autoridades cubanas y ya se han iniciado las gestiones para tratar de llevarlo a buen puerto.

​Proyectos de inversión en espera

En cualquier caso, todo es lento en Cuba. Adolfo Utor, presidente de Balearia, empresa en la que participa también Abel Matutes, sabe bien lo que significa esperar luz verde. Participa en la misión porque considera fundamental tener una presencia periódica en la isla y presentarse con el aval institucional. Pero hace ya más de año y medio que planteó a las autoridades cubanas la construcción de una terminal para ferris con una inversión de treinta millones de euros con la intención de ser la primera compañía en conectar La Habana y Florida por línea marítima de pasajeros y mercancías. Su proyecto llega acompañado de otro ligado a responsabilidad social corporativa para poner pequeños barcos solares en la Bahía de la Habana que permitan conectar distintos embarcadores de esta dársena de la Perla del Caribe. Pero como su iniciativa no está en el listado de proyectos prioritarios que el Gobierno cubano publica periódicamente, de momento sigue atascado en los despachos de las autoridades pese a que es uno de los empresarios que aportaría dinero fresco a la economía de país.

De Air Nostrum a Boluda: los españoles buscan su hueco en la Cuba pos-Obama

Joaquín Quiles, adjunto a la presidencia de Vicente Boluda en Boluda Corporación Marítima, es cauto sobre las perspectativas reales de apertura y sus resultados. Lleva diez años viajando a la isla regularmente. Boluda tiene una sociedad mixta con el Estado cubano de contratación de marinería y personal marítimo. Ahora pretende explorar la posibilidad de participar en los remolcadores o en la modernización de astilleros, un sector incluido en la cartera de proyectos prioritarios, una suerte de biblia para inversores, porque lo que no está en esa cartera apenas recibe atención. “Cuba es un país muy difícil. Para estar aquí tienes que amarla mucho”, afirma.

​Motocicletas con sirena para Ximo Puig

En cualquier caso todos advierten de lo conveniente de acompañar las misiones comerciales de una pata institucional para agilizar procedimientos. Cuba, un país altamente burocratizado, concede mucha importancia a la vertiente política. En este sentido, llama la atención cómo ha sido recibido el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, acompañado con motocicletas policiales con sirena en sus trayectos por La Habana (allí las llaman “caballitos”). El dirigente valenciano ha mantenido encuentros con varios dirigentes de la cúpula del régimen para tratar de abrir puertas, entre ellos el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ulises Rosales; el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca; o el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez.

Ximo Puig conversa con el viceministro de Comercio Exterior de Cuba, Antonio Carricarte. Detrás, el conseller de Economía, Rafael Climent, y el presidente de la patronal de Valencia, Salvador Navarro. (EFE)
Ximo Puig conversa con el viceministro de Comercio Exterior de Cuba, Antonio Carricarte. Detrás, el conseller de Economía, Rafael Climent, y el presidente de la patronal de Valencia, Salvador Navarro. (EFE)

“El objetivo de nuestra visita es dar una oportunidad a las empresas valencianas y generar una plataforma de apoyo para éstas”, sostiene Puig. Aunque desde el punto de vista de la balanza comercial Cuba no es un socio fundamental sí tiene un valor estratégico como puerta de entrada al Caribe y Centro América. “El factor oportunidad es fundamental”, señala en referencia a la percepción de que el país puede entrar en una nueva fase si cambian las relaciones con Estados Unidos y la importancia de estar situados. Una continuidad que, no obstante, dependerá también del resultado de las elecciones americanas, pues mientras Hillary Clinton apuesta por rebajar o eliminar el bloqueo, Donald Trump ha advertido que tirará para atrás las medidas de acercamiento implantadas por Obama.

De la rehabilitación a las cajas de puros: cuando el problema son los pagos

Cuba está atravesando por una situación financiera muy complicada. Cada vez son más los proveedores que ven cómo se retrasan los plazos de pago. La demora y la ausencia de políticas de aseguramiento desde España a través de organismos como Cesce ha llevado a proveedores españoles clásicos de la economía cubana a tener hacer un alto en sus relaciones comerciales. Vicente Folgado, propietario de Tableros Folgado, llevaba treinta años suministrando al Estado cubano desde España las tablas necesarias para fabricar las cajas de los afamados puros habanos. Ahora ha vuelto para tratar de retomar la relación comercial. “Me pagaban a 150 días y de pronto pasaron a hacerlo a 360. Para una empresa como la mía eso es un problema grande. Vengo a negociar un recorte de los plazos”, afirma. Folgado llegó a facturar a Cuba millón y medio de euros anuales en tableros, por lo que para él siempre ha sido un mercado prioritario.

También Eugenio Calabuig, presidente de Aguas de Valencia, participa en la misión con la intencion de retomar actividades. Durante la década de los noventa y hasta aproximadamente 2005, la filial familiar Uradis participó de forma activa en algunos de los grandes proyectos de rehabilitación de La Habana. El Hotel Sevilla, el Habana Libre, la cubierta del Museo Nacional de Bellas Artes… Hasta 30 grandes inmuebles, muchos de ellos emblemáticos, de la isla (también en Varadero y Cayo Coco) llevan materiales e ingeniería de los Calabuig. La relación cesó cuando comenzaron los problemas financieros de Cuba y ahora hay expectativas de retomar proyectos (hay uno de colaboración entre el Oceanográfic de Valencia y el acuario de La Habana).

Una veintena de empresa ha participado en la misión comercial de sectores tan diversos como la modernización agrícola (Inverca, Hermisan, Grupo Iñesta), la movilidad y el transporte (Grupo Vectalia) o el mueble y la arquitectura (Actiu y Sanahuja & Partners). Otras se han sumado pero ya cuentan con una relación comercial en marcha que ahora aspiran a mejorar, especialmente en relación con los plazos de cobro: Pinturas Isaval, QS Adhesives, Zapatos Artesanos de Elche o Manuel Revert y Cía.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios