de capricho del despilfarro a espacio cultural

Caixabank sale al rescate del último elefante blanco de Calatrava en Valencia

El arquitecto presenta el proyecto para sellar la cubierta y arreglar deficiencias del Ágora, que costó 96 millones y está vacío. La Generalitat ha pactado meter dentro un CaixaForum en un año

Foto: Edificio del Ágora en la Ciudad de las Ciencias de Valencia. (Efe)
Edificio del Ágora en la Ciudad de las Ciencias de Valencia. (Efe)

El arquitecto valenciano Santiago Calatrava ha presentado por fin a la Generalitat el proyecto para sellar la cubierta y reparar los desperfectos del Ágora de la Ciudad de las Ciencias, el edificio promovido por Francisco Camps durante su etapa de presidente autonómico y que hoy permanece cerrado y sin uso por razones de seguridad.

El inmueble costó algo más de 96 millones de euros y abrió sus puertas inicialmente en noviembre de 2009 de forma provisional para acoger el Open de Tenis de Valencia, que el dirigente popular había comprometido con el tenista Juan Carlos Ferrero. Desde entonces, apenas tuvo una ocupación cercana al 6% hasta que el nuevo Ejecutivo autonómico de Ximo Puig optó por clausurarlo tras recibir un informe del despacho Tomás Llavador Arquitectos que advertía de deficiencias, filtraciones de agua y problemas en el portón de acceso y la cubierta.

Calatrava nunca llegó a entregar la obra como terminada. Su proyecto original pasaba por instalar una cubierta móvil cuyas lamas metálicas están medio abandonadas en un solar cercano a la Ciudad de las Ciencias. Discrepancias con el fabricante y razones económicas dejaron en suspenso la culminación de lo que diseñó sobre plano el también ingeniero.

La Fundación Bancaria La Caixa quiere instalar en el interior del edificio un espacio cultural como los que tiene en Madrid o Barcelona y ejecuta en Sevilla

Sin embargo, la explotación del edificio fue incluida en el concurso para la privatización de la gestión de parte del complejo de ocio y divulgación científica. La empresa Avanqua, compuesta por Aguas de Valencia y el Acuario de Vancouver, se hizo con la explotación del Oceanográfico y del Ágora, que hasta el momento no ha podido rentabilizar porque permanece cerrado.

Jordi Gual (i), su antecesor, Isidre Fainé (c), y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar (d).(EFE)
Jordi Gual (i), su antecesor, Isidre Fainé (c), y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar (d).(EFE)

La Generalitat ha pactado con Calatrava una solución para reparar y completar uno de los elefantes blancos de la ciudad (el otro es, sin duda, el estadio inacabado del Valencia CF) sin tener que recurrir a la costosa cubierta de lamas móviles, similar a la que trató de colocar en vano en el Palacio de Congresos de Oviedo. El proyecto, que ronda los cinco millones de euros, acaba de ser entregado y las obras podrían comenzar en menos de dos meses y finalizar en menos de un año.

Tanto el arquitecto como el Ejecutivo que preside Ximo Puig tienen prisa para solventar los problemas del Ágora. Porque la imagen de edificio vacío, caprichoso y excesivo, fruto de los años del despilfarro y el gasto inútil de políticos acostumbrados a arrasar en las urnas a base de alimentar la autoestima colectiva con cargo a la caja pública, va camino de dar un giro importante. 

Caixabank ha entrado en escena y lleva varios meses negociando con la Generalitat valenciana la instalación en el interior del edificio de un Caixa Forum, un espacio expositivo de arte y cultura similar a los que ya tiene en Madrid, Barcelona, Zaragoza o Lleida o el que ejecuta en Sevilla de la mano del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra.

El proyecto para acabar el Ágora ronda los cinco millones de euros, acaba de ser entregado y las obras podrían comenzar en menos de dos meses

La idea surgió de una conversación entre Puig y el expresidente del banco, Isidre Fainé. En realidad, el proyecto del brazo cultural de la obra social de La Caixa para Valencia está bastante avanzado. Se han tomado mediciones y la idea es sortear la arquitectura vertical de Calatrava con la instalación de un recipiente en forma de cubo dentro del Ágora rodeado de un jardín interior.

Gesto de compromiso territorial

La apuesta de la entidad que preside ahora Jordi Gual forma parte de su estrategia de reforzar el compromiso con la Comunidad Valenciana y con la ciudad de Valencia en particular. Caixabank resultó adjudicataria por un solo euro del Banco de Valencia en una subasta organizada por el FROB después de que el fondo gubernamental inyectase más de 4.500 millones en la histórica entidad financiera valenciana. El proceso no estuvo exento de trauma en la burguesía valenciana. 

Santiago Calatrava en la inauguración del centro de transporte del World Trade Center de Nueva York. (EFE)
Santiago Calatrava en la inauguración del centro de transporte del World Trade Center de Nueva York. (EFE)

También Bankia, el banco que nació de la fusión de Caja Madrid y Bancaja, ha hecho un gesto similar al implicarse en proyectos de índole económico-social. El más reciente ha sido la puesta en marcha del centro de aceleración de 'startups fintech' en la Marina Real de Valencia.

La culminación de la puesta en marcha del Caixa Forum valenciano depende ahora del tiempo que Calatrava tarde en ejecutar la obra. Los responsables de la Generalitat estiman que en un año podría esta listo el edificio para que pudiesen entrar los técnicos de la Fundación Bancaria La Caixa, encargada de gestionar toda la obra social de la antigua caja de ahorros, con un presupuesto de 500 millones de euros.

Rebaja del canon y lucro cesante

El otro fleco de este acuerdo es cómo encajarlo con el contrato de gestión que tiene Avanqua y que no ha podido ejecutar por el cierre del edficio forzado por el Gobierno de Ximo Puig hasta su reparación alegando razones de seguridad. La entrada del Caixa Forum implica modificar condiciones del contrato entre la empresa pública Ciudad de las Artes y las Ciencias y la concesionaria. Ya se han producido conversaciones por todas las partes y la solución pasará seguramente por fijar una rebaja del canon y atender un posible lucro cesante por la pérdida de control sobre el espacio, para el que Avanqua tenía sus propios planes. Una consultora ha recibido el encargo por todas las partes de fijar las nuevas condiciones y las compensaciones correspondientes.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios