el gran festival neohippy americano

¿Quiénes son los artistas locos que han plantado una falla en el desierto de Nevada?

Un grupo de arquitectos valencianos levanta un monumento de cartón, invitado por el mayor festival cultural de Estados Unidos, el Burning Man, el preferido de los ‘techies’ de Silicon Valley

Foto: El equipo de Renaixement celebra haber logrado plantar el monumento. (Pink Intruder)
El equipo de Renaixement celebra haber logrado plantar el monumento. (Pink Intruder)

Se llaman Miguel Arraiz y David Moreno, acaban de plantar una falla en el desierto de Nevada con apoyo de un equipo de veinte personas y ejercen de invitados de lujo de uno de los mayores festivales culturales del mundo, el Burning Man, una cita anual que se celebra en la ciudad temporal de Black Rock, una urbe que dura lo que duran las esculturas y creaciones de sus participantes. En esta edición todo desaparecerá el 5 de septiembre, Día del Trabajo en EEUU, cuando el ‘hombre ardiente’ será pasto de las llamas acompañado de fuegos artificiales y explosiones pirotécnicas, en una equivalencia clara con el cierre de la fiesta mayor de Valencia.

¿Quiénes son los artistas locos que han plantado una falla en el desierto de Nevada?

Arraiz y Moreno, arquitecto y escultor, han llevado su falla experimental a Nevada en colaboración con otros artistas falleros. La iniciativa se ha desarrollado bajo el proyecto Pink Intruder y el monumento se ha bautizado Renaissence (Renacimiento o Renaixement, en valenciano) y está inspirado en la Lonja de Valencia, edificio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Han soportado temperaturas superiores a los 40 grados y vientos de 160 kilómetros por hora, pero han logrado su objetivo: montar la estructura basada en cartón (materiales contaminantes como el plástico están prohibido en el Burning Man). La suya es una de los centenares de creaciones basadas en materiales renovables que ya pueblan la playa del lago seco del desierto Black Rock. En esta edición participan unas 70.000 personas. La entrada estándar tiene un coste de 390 dólares.

El festival fundado por Larry Harvey en 1986 inicialmente en Baker Beach en San Francisco beca cada año a muchos de los participantes. Renaixement ha sido uno de los siete agraciados de fuera de Estados Unidos este año. Los organizadores del Burning Man visitaron el pasado mes de marzo Valencia para conocer la fiesta de las Fallas, de la que salieron impresionados. Se ha producido incluso un intercambio epistolar entre el Burning Man y el Ayuntamiento de Valencia que encabeza Joan Ribó para generar acciones de colaboración.

El fuego devora una estructura en el Burning Man del año pasado. (Reuters)
El fuego devora una estructura en el Burning Man del año pasado. (Reuters)

Pero ¿quiénes son estos artistas audaces que se han lanzado a plantar fallas en pleno desierto de Nevada? Miguel Arraiz y David Moreno están tratando de abrirse un hueco en el mundo de las Fallas con proyectos experimentales y disruptivos con la tradición barroca de estos monumentos efímeros. El año pasado sorprendieron con una propuesta innovadora denominada Ekklesía en la falla Nou Campanar de Valencia. Con apenas un presupuesto de 90.000 euros plantaron una creación que recuerda a la que ahora han llevado Nevada. Sin embargo, el viento les jugó una mala pasada y unas fuertes rachas tumbaron el monumento.

David Moreno, en pleno desierto de Nevada.(Pink Intruder)
David Moreno, en pleno desierto de Nevada.(Pink Intruder)

Además de participar en creaciones falleras, Arraiz ha convertido su despacho de arquitectura, Bipolaire & Partners, en uno de los más innovadores de la Comunidad Valenciana. Se ha especializado en la generación de urbanismos sostenibles. Ha sido galardonado por Climate-Klic, consorcio comunitario europeo que promueve desarrollos innovadores contra el cambio climático. Además, es uno de los impulsores de Pink Intruder, el proyecto que agrupa a artistas urbanos y desarrolla intervenciones artísticas en ciudades.

Bipolaire ha trabajado en un proyecto para transformar la trama urbana de la ciudad de Doha y colaboró en la construcción y remate del edificio Veles e Vents y su entorno, diseñado por el también arquitecto David Chipperfield con motivo de la Copa del América celebrada en Valencia. Además ha realizado intervenciones en edificios industriales, realizó el proyecto de Music Hall de Gandía y participó en la rehabilitación de la antigua fábrica de Paduana en la localidad valenciana de Ontinyent. Los integrantes de Bipolaire también colaboraron en el diseño urbanístico de Terra Mítica, el parque temático de Benidorm.

Por su parte, David Moreno es un escultor que se había especializado en el desarrollo de monumentos falleros de categoría infantil pero que con Arraiz dio el salto hacia las categorías adultas con sus propuestas experimentales. Moreno trabaja ahora en la falla de Espartero-Ramón y Cajal de cara a la edición de 2017.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios