junto a la ciudad de las ciencias

Bankia abre una batalla legal contra la venta de la torre de Iberdrola en Valencia

El banco inicia acciones judiciales contra el pacto de la eléctrica con la familia valenciana Montoro para traspasarle por 90 millones el 50% del complejo Aqua, que incluye un centro comercial

Foto: El complejo que alberga la sede de Iberdrola en Valencia y el centro comercial Aqua. (Aqua)
El complejo que alberga la sede de Iberdrola en Valencia y el centro comercial Aqua. (Aqua)

La operación se cerró el pasado mes de junio y signica para Iberdrola ejecutar un activo que desde hace varios ejercicios figuraba en sus balances como disponible para la venta. La eléctrica se ha desprendido del 50% que poseía en la sociedad Oceanic Center, propietaria del centro comercial Aqua y del edificio de oficinas anexo que fue sede social de la extinta filial cotizada Iberdrola Renovables, y que actualmente alberga las oficinas centrales en la Comunidad Valenciana de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán y un hotel Confortel, junto a la Ciudad de las Ciencias de Valencia, una de las zonas más cotizadas de la capital valenciana.

Sin embargo, Iberdrola no ha vendido su paquete al conjunto de sus otros socios en el complejo, agrupados en la mercantil Naves y Viviendas (Navisa), sino solo a uno de ellos, el Grupo Montoro, una familia valenciana (no confundir con los Montoro del gigante GMP, afincados en Madrid) del sector inmobiliario con un importante patrimonio en la ciudad. Esta circunstancia ha llevado a Bankia a poner ya en marcha acciones legales para tratar de anular o paralizar el traspaso, según ha podido saber El Confidencial de fuentes de toda solvencia.

El centro comercial se ubica junto a la Ciudad de las Ciencias. (Aqua)
El centro comercial se ubica junto a la Ciudad de las Ciencias. (Aqua)

El restante 50% de Oceanic Center, que no tenía Iberdrola, es propiedad de Navisa, cuyo accionariado se reparte casi a medias entre los Montoro y Nuevas Actividades Urbanas (NAU), una firma controlada por Bankia y Gesfesa, de los Ferrando, otra familia vinculada al sector del ladrillo.

NAU se ha quedado fuera de la operación pese a su deseo de participar en la compra, lo que ha alimentado la tensión ya existente entre los socios de Navisa. Hace algo más de un año, en julio de 2015, los Montoro hicieron valer su ligera ventaja accionarial para apartar del consejo de administración a sus socios. Gracias a ese control sobre el órgano de gobierno de la sociedad, el consejo de administración y la junta de accionistas acordaron renunciar al derecho de adquisición preferente del paquete de Iberdrola. De esta forma, tres sociedades de la familia Montoro (Invesmon3 Ziel, Azzofinanz y Blanal Inversiones) ejecutaron su oferta vinculante a Iberdrola Inmobiliaria y desembolsaron 90 millones por su 50% de Oceanic Center. 

Oceanic Center, una sociedad muy rentable

La familia valenciana se ha hecho así con el 75% de un activo valorado en más de 180 millones de euros y ha reforzado su control sobre el mismo. Oceanic Center es una sociedad con unos elevados niveles de rentabilidad. La torre de oficinas y el centro comercial que integran su inmovilizado tienen un valor en libros de más de 120 millones de euros. Sus últimas cuentas registradas (2014) reflejan un beneficio de explotación de 8,5 millones sobre una facturación de 17,5 millones de euros. El resultado después de impuestos fue de 5,4 millones, lo que arroja un margen del 48% sobre ventas. 

 

Esto también lo saben Bankia y Gesfesa, que veían con buenos ojos el precio acordado con Iberdrola y deseaban entrar en la operación. Incluso llevaron a la junta de accionistas del pasado mes de mayo una propuesta de financiación para que fuera Navisa en su conjunto la que adquiriese el paquete de Iberdrola. Los Montoro hicieron valer su mayoría y tumbaron la alternativa.

Bankia lleva meses tratando de colocar NAU entre fondos inmobiliarios. Elevar su participación en Aqua significa revalorizar la cartera de activos

Bankia, Gesfesa y NAU ya han impugnado judicialmente los acuerdos sociales de julio de 2015 que les excluyó del consejo de administración de Navisa. Esta es la primera acción que debe servir de base para tratar de suspender o anular el acuerdo del paquete de Iberdrola a los Montoro, según los planes compartidos entre la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri y la familia Ferrando.

NAU, un gigante inmobiliario difícil de colocar

El centro comercial Aqua y la torre de Iberdrola forman parte de los activos más valiosos en los que NAU participa. Esta sociedad pasó a quedar bajo el paraguas de Bankia tras la fusión de Bancaja y Caja Madrid. La caja valenciana la creó para agrupar activos de la familia Ferrando que había financiado. En su cartera tiene participaciones en varias sociedades propietarias de suelos valoradas en más de 200 millones de euros. Con un capital social de 500 millones y un patrimonio neto de 170 millones, la mercantil del ladrillo se ha convertido en un quebradero de cabeza para sus socios, que no logran sacarla de los número rojos. En 2014 perdió 81 millones de euros.

Bankia lleva muchos trimestres tratando de colocar NAU a inversores inmobiliarios sin que hasta la fecha haya alcanzado ningún acuerdo vinculante. Fondos internacionales y nacionales han estudiado el cuaderno de venta y han sondeado la propuesta, pero todavía no ha habido consenso en las ofertas. La batalla de Aqua y Oceanic Center es importante, porque al precio aceptado por Iberdrola significaba elevar la participación en un activo rentable, con opciones de revalorización y que proporcione ingresos recurrentes a NAU a través de dividendos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios