terreno abonado para quien no cree en la TV autonómica

El afán de control y poder de los políticos bloquea el arranque de la nueva Canal 9

Los partidos han vuelto a anteponer sus intereses a la intención de crear una televisión independiente y profesional. Así, la nueva RTVV no será la BBC a la valenciana

Foto: El consejo rector de Canal 9 no se elegirá hasta septiembre. (Efe)
El consejo rector de Canal 9 no se elegirá hasta septiembre. (Efe)

El primer parto de la nueva televisión autonómica valenciana se ha aplazado hasta septiembre. Las formaciones políticas con representación en las Cortes han sido incapaces de consensuar los nombres del consejo rector (consejo de administración) de la nueva Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC) y han dejado en el aire la propuesta de presidencia de Josep López, el excorresponsal de Canal 9 en Bruselas que se daba por hecho que encabezaría el nuevo ente. Los vínculos familiares de su esposa con el secretario de Organización del PSPV, Alfred Boix, y su amistad con el ‘president’ Ximo Puig llevaron a Ciudadanos a cuestionar su independencia.

El afán de control y poder de los políticos bloquea el arranque de la nueva Canal 9

Este escollo, y el empeño del Partido Popular por situar una exdirectora de informativos de la vieja televisión, Maite Fernández, contaminada por la manipulación de la etapa anterior, han terminado por descarrilar el primer intento de configurar el principal órgano de gobierno. También Compromís ha demostrado tener poco banquillo al tratar de situar una vez más a Rafa Xambó, el sociólogo de la casa eternamente entre bastidores en materia audiovisual en la formación valencianista.

Una de las protestas semanales de los extrabajadores de RTVV a las puertas del Palau de la Generalitat. (Efe)
Una de las protestas semanales de los extrabajadores de RTVV a las puertas del Palau de la Generalitat. (Efe)

La sensación de fracaso y de que los partidos no han extirpado de su ADN la tentación de politizar y controlar la gestión de este instrumento de comunicación es el primer balance que puede hacerse desde la muy reciente aprobación de la ley de creación el pasado 14 de julio. Para colmo, aunque de manera sibilina, se ha producido el primer incumplimiento del texto legislativo aprobado por el Parlamento. En él se establece claramente que el proceso de elección de la presidencia del consejo rector debe hacerse mediante una “convocatoria pública” que ha brillado por su ausencia. Lo que ha habido es una propuesta de parte, la de los socialistas con Josep López, que ha servido de pistoletazo de salida de una negociación del resto de nombres a partir de cuotas. 

Y ese es el problema. Nadie ha puesto en duda la capacidad profesional de López como periodista (aunque no tiene experiencia en gestión) pero sí ha quedado en evidencia que el mecanismo de elección basado en equilibrios entre partidos no lanza señales positivas sobre cómo será la nueva televisión a la hora de defender su independencia o configurar sus equipos profesionales. En cuanto ha habido diferencias en la contribución al menú de cada uno, el proceso se ha bloqueado.

No hay hoja de ruta clara

Mariola Cubells, extrabajadora de Canal 9 y autora de varios libros sobre television (‘¡Mírame tonto!’, ‘Mentiras en directo, la historia secreta de los telediarios’) defiende el perfil de Josep López para la presidencia pero considera que no existe “un hoja de ruta clara” sobre cómo poner en marcha la nueva televisión. “La intención es buena pero falta esa hoja de ruta. Sí tienen en la cabeza que la única tele posible es una tele que sea reverso de la moneda de la anterior en todos los sentidos. Pero dudo mucho que tengan claro cuál es el camino que van a recorrer para conseguirlo”, afirma. 

Muchas voces en España perciben las televisiones autonómicas como un derroche en el gasto. Los promotores deben aplicar un modelo eficiente

Guillermo López, profesor de Periodismo de la Universidad de Valencia y coeditor de la web política La Página Definitiva cree que los partidos han hecho bien en paralizar la eleccion del consejo rector ante el riesgo que viese rebajada su credibilidad. "Cuando optas por un consenso por cuotas pasan estas cosas. Parecía que se buscaban nombres de prestigio, pero al final el PP ha presentado candidatos impresentables, de la época anterior y muy estigmatizados. El candidato del PSPV a la presidencia tampoco era perfecto desde el punto de vista de la independencia", afirma. López cree que los partidos ha cometido un error, pero que la nueva televisión "no nace herida de muerte".

"Estabamos acostumbrados al rodillo, primero del PSPV y luego del PP. Ahora se intenta que la tele sea independiente y eso requiere acuerdos y es difícil de gestionar", explica. A su juicio, para que no se merme la credibilidad del medio es necesario que el consejo rector cuente con el respaldo, o al menos no con el rechazo, de Ciudadanos y el PP. "Lo que es una fatalidad es que ahora se pierde agosto para que la televisión empiece su andadura", añade.

Son muchas las voces en España que perciben las televisiones autonómicas como elementos de descontrol del gasto y caprichos de virreyes territoriales. Por esta y otras razones, principalmente las estrecheces presupuestarias, a los promotores de la iniciativa les urge más si cabe ejecutar un modelo de gestión eficiente. Cualquier reapertura solo puede justificarse por las necesidades informativas y culturales de un territorio que además disfruta de una lengua propia que las instituciones están obligadas a proteger. Si la sociedad percibe que hay otros intereses detrás de la puesta en marcha de la televisión lo penalizará. Y, de momento, la nueva RTVV está muy lejos de ser una nueva BBC a la valenciana.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios