sospechas sobre la operación

Activos millonarios de Marina d'Or están en manos de un bufete de los papeles de Panamá

Jesús Ger y el Popular acordaron el traspaso de 179 millones en activos a dos sociedades de Luxemburgo de un abogado experto en estructuras ‘offshore’. La Sareb ha denunciado la operación

Foto: Marina d'Or, el complejo turístico de Oropesa. (EFE)
Marina d'Or, el complejo turístico de Oropesa. (EFE)

Ni Wanda, ni Shin Chong, ni Sinar Mas. Al final no han sido fondos chinos los que se han quedado activos inmobiliarios del complejo Marina d’Or en Oropesa (Castellón), sino dos misteriosas sociedades de Luxemburgo participadas por un bufete experto en estructuras ‘offshore’ vinculado a los papeles de Panamá. El extraño traspaso de propiedades inmobiliarias se produjo en el año 2014 pero se ha hecho público ahora, cuando las sociedades Comervi y Platja Amplàries, vinculadas a Jesús Ger, han depositado sus cuentas en el Registro Mercantil. Una operación que ha despertado las sospechas de algunos de los acreedores financieros y, además, está denunciada por la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), popularmente conocida como banco malo.

Las memorias de gestión reflejan que la mercantil Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi, ahora en concurso de acredores) cedió en 2011 un importante volumen de activos (258 millones en apartamentos, locales, 'parkings' y trasteros en Marina d’Or) a su participada junto con una serie de pasivos y compromisos hipotecarios por el mismo importe. En 2013, ya se había incorporado al accionariado de Platjes Ampliàries el Banco Popular a través de su filial inmobiliaria Aliseda, con un 25%. Fuentes de Marina d’Or sostienen que esa entrada del banco que preside Ángel Ron se produjo con el objetivo de compensar deudas. 

Al menos 18 sociedades 'offshore'

En 2014, el mismo año en que Comervi se acogió a la ley concursal (con la Sareb, el Banco de Sabadell o CaixaBank como principales acreedores), su filial Platja Amplàries acometió una ampliación de capital de 27,5 millones de euros a la que acudieron dos sociedades que se habían creado en julio de ese mismo año en Luxemburgo, Ecol Investments y Trans Investments. Según documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, se trata de dos empresas en las que actualmente figura como único accionista René Faltz, un abogado experto en creación de estructuras societarias ‘offshore’ que lidera el bufete luxemburgués Cabinet d’Avocats Faltz & Felgen. Las dos sociedades comparten domicilio con el propio despacho y están administradas por Laurent Barnich y Micheline Spies. Estas dos personas trabajan a su vez para Server Group Europe, una consultora financiera controlada por el propio bufete de abogados.

El dueño de Marina d'Or, Jesús Ger. (EFE)
El dueño de Marina d'Or, Jesús Ger. (EFE)

Tanto el bufete luxemburgués como René Faltz aparecen en los papeles de Panamá, los 11,5 millones de documentos internos del despacho de abogados Mossack Fonseca a los que han tenido acceso El Confidencial y La Sexta en el marco de una investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung'. Durante casi 30 años, desde 1982 hasta 2012, Cabinet d’Avocats Faltz & Felgen fue cliente de Mossack Fonseca. Su nombre aparece como intermediario en al menos 18 sociedades ‘offshore’, 15 en Panamá y tres en las Islas Vírgenes, aunque todas ellas están actualmente desactivadas. En alguna de ellas, Faltz figura además como accionista. 

Por las fechas (julio de 2014) en que fueron creadas Ecol Investments y Trans Investments, puede deducirse que nacieron ex profeso para ejecutar la operación de entrada y control de los activos de Platja Amplàries. Del mismo modo, queda la duda de si Faltz es el verdadero propietario de las mercantiles luxemburguesas o está ejerciendo de testaferro de algún tercer grupo o persona. En ámbitos financieros se ha especulado sobre si el propio Ger podría estar detrás del traspaso de activos, algo que niega su empresa.

El cambio societario en Platja Amplàries, cuando Aliseda (Banco Popular) sale del accionariado.
El cambio societario en Platja Amplàries, cuando Aliseda (Banco Popular) sale del accionariado.

Marina D’Or sostiene que fue el Banco Popular quien buscó y cerró el pacto con las sociedades luxemburguesas para venderle su participación. A preguntas de El Confidencial, un portavoz del complejo inmobiliario, hotelero y de ocio de Jesús Ger indicó que estas mercantiles fueron a una ampliación de capital a la que Comervi no acudió, con el fin de que Ecol investments y Trans Investments se hicieran con un 49,72% del capital cada una, frente al testimonial 0,54% del grupo de Ger. Por su parte, la filial inmobiliaria del Popular desapareció del accionariado.

La Sareb quiere anular el traspaso de activos

Según Marina d’Or, la salida de Platja Amplàries del perímetro consolidado de Comervi provocó una reducción de activos en su balance de 179 millones de euros que quedaron bajo control de las empresas luxemburguesas. La operación de escisión de activos no gustó nada a los acreedores del concurso de Comervi. La Sareb, que mantenía 80 millones de deuda con la filial de Marina d’Or, ha presentado una demanda de rescisión en la que sostiene que los casi 180 millones de euros salieron de la concursada de manera irregular y reclama que vuelvan a ser incorporados a la masa. El Banco de Sabadell también es acreedor con 16 millones de euros, mientras que CaixaBank figuraba en la relación con una deuda de 2,5 millones de euros.

El valor de los activos actuales de la concursada Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi) ha quedado muy tocado como consecuencia de la ratificación por parte del Tribunal Supremo de la anulación del PAI Marina d’Or Golf, el macroproyecto inmobiliario de 6.000 millones de euros que Jesús Ger ha tratado de sacar adelante entre Oropesa y Cabanes. Los terrenos sin urbanizar de este terreno fallido forman parte del inmovilizado de Comervi.

 

El Grupo Marina d'Or remitió este jueves un comunicado a este periódico en el que afirma que "ni Comervi ni las sociedades dirigidas por Ger tiene relación alguna con sociedades mencionadas en los papeles de Panamá". También insiste en que "de acuerdo con los estatutos sociales, el Banco Popular vendió su participación a quien estimó conveniente", por lo que interpreta que "no es cierto" que "Jesús Ger y el Popular acordaron el traspado de 179 millones en activos a dos sociedades de Luxemburgo".

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios