fuerte competencia y lucha por los accesos

El apoyo del Gobierno al Puerto de Barcelona desata la ira de la patronal valenciana

Pastor firma acuerdo para ejecutar accesos ferroviarios al recinto catalán el mismo día que la SEPI niega un crédito para desatascar el polo logístico de Parc Sagunt. Los empresarios se encienden

Foto: Ana Pastor y el 'conseller' de Transportes, Josep Rull, en la firma de los convenios para el acceso sur al Puerto de Barcelona. (EFE)
Ana Pastor y el 'conseller' de Transportes, Josep Rull, en la firma de los convenios para el acceso sur al Puerto de Barcelona. (EFE)

"El puerto de Barcelona será el que mejores accesos va a tener en el Mediterráneo”. Esa frase pronunciada ayer por la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el acto de firma de dos convenios para impulsar la construcción de un acceso ferroviario sur al recinto catalán han desatado las iras de la patronal valenciana y el potente lobby de empresas vinculadas al Puerto de Valencia. La escenificación de la ministra, con el respaldo de Adif y Puertos del Estado, supone poner en marcha una inversión de 150 millones de euros en Barcelona y se produjo el mismo día que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (a través de Sepides) comunicaba a la Generalitat valenciana su negativa a habilitar un préstamo de 9,3 millones de euros para finalizar Parc Sagunt, una plataforma logística e industrial que prevé dar servicio al Puerto de Valencia y que lleva años bloqueada.

La Administración valenciana y la SEPI (a través de Sepides) comparten al 50% el control sobre Parc Sagunt. El Gobierno autonómico ya tenía cerrada la capitalización de deuda por 9,3 millones y un préstamo de 400.000 euros del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) para equilibrar la sociedad compartida. Pero ayer el consejo de administración fue informado de que la SEPI no estaba en condiciones de cumplir con su parte del trato. La coincidencia de esta negativa con la visita de Pastor a Barcelona para desbloquear acceso pendientes ha generado un fuerte malestar en el empresariado valenciano. El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, no ha dudado este miércoles en mostrar públicamente ese enfado a través de su cuenta de Twitter con enlaces directos a los acuerdos de Fomento: “Ayer la SEPI no se comprometió con lo pactado para Parc Sagunt. ¡Es indecente!”. “Debemos plantear qué estamos haciendo mal, no entiendo la obsesión por evitar inversiones” en la Comunidad Valenciana, ha manifestado, para añadir: “¡Imaginaos que sin inversiones del Estado somos los segundos en capacidad exportadora, no es serio!".

Lo cierto es que el malestar de la patronal local y de los empresarios vinculados al Puerto de Valencia (Salvador Navarro es consejero) con Fomento y el Gobierno central viene de lejos. Ya no sólo por la eterna reivindicación del Corredor Mediterráneo de mercancías por ferrocarril que lleva años sin completarse, sino por otras infraestructuras consideradas básicas como la mejora de la línea Valencia-Sagunto-Zaragoza para optimizar el transporte con Aragón y el Cantábrico o el acceso norte al Puerto de Valencia, otro proyecto que nunca consigue entrar en los programas presupuestarios del Ministerio responsables de las obras públicas.

"Riesgo de seguir enterrando fondos públicos"

Sepides ha emitido este miércoles un comunicado en el que explica que su negativa a prestar los 9,3 millones obedece a que "existe un alto riesgo de seguir enterrando fondos públicos en una compañía en la que desde hace 10 años no ha existido actividad comercial y que ha demostrado su incapacidad para hacer del parque una realidad empresarial e industrial", en lo que es también una crítica más o menos explícita a la gestión realizada en Parc Sagunt por los equipos anteriores, que dependían de Ejecutivos controlados por el Partido Popular. Sepides sostiene que ha prestado ya 14,5 millones de euros a la empresa de la plataforma logística,  "sin que se tenga una mínima expectativa de la posibilidad de retorno de dicha financiación". 

La empresa estatal explica que había propuesto como alternativa una ampliación de capital suscrita íntegramente por ella para capitalizar deuda y equilibrar las deudas de Parc Sagunt o quedarse con una parte del suelo, "operaciones todas ellas rechazadas por los consejeros de las instituciones valencianas". 

La SEPI, por su parte, ha tratado de desvincularse de la polémica señalando que tiene traspasada su participación a Sepides, que ésta opera de forma autónoma y que no había alcanzado ningún acuerdo para incrementar la financiación a Parc Sagunt, en contra de lo que afirma el Gobierno autonómico de Ximo Puig.

Feroz competencia entre puertos

Detrás de esas quejas hay una feroz competencia entre los puertos españoles por liderar la entrada y salida de mercancías a España y la Unión Europea. Como entidades autónomas que son, Valencia, Barcelona y Algeciras, principalmente, luchan por servir de puerta al tráfico internacional de contenedores. De ahí que sean fundamentales las conexiones de transporte por ferrocarril y carretera para dar salida a los contenedores.

Los acuerdos suscritos por Pastor en Barcelona también colman una reivindicación histórica del entramado empresarial y portuario de Cataluña y se produce además en plena campaña electoral con la clara intención de mostrar compromiso gubernamental con el territorio y tratar de frenar la imparable sangría de votos que desde hace años sufre el Partido Popular.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios