El juicio a Juan Cotino da el golpe de gracia al sector cristiano del Partido Popular
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
uno de los líderes del ala democristiana

El juicio a Juan Cotino da el golpe de gracia al sector cristiano del Partido Popular

Las caídas del 'exconseller', de Camps y de Barberá liquidan un grupo que llegó a tener una influencia capital entre los populares a nivel nacional

Foto: El juicio a Juan Cotino da el golpe de gracia al sector cristiano del Partido Popular
El juicio a Juan Cotino da el golpe de gracia al sector cristiano del Partido Popular

Tuvieron todo el poder en sus manos y se han derrumbado como un enorme castillo de naipes entre acusaciones de corrupción. Al igual que en la década de los años noventa la Tangentópoli puso al descubierto las miserias de los democristianos italianos, el juicio decretado por la Audiencia Nacional contra el expresidente de las Cortes valencianas y exdirector general de la PolicíaJuan Cotinoha certificado el hundimiento definitivo de un grupo que alcanzó importantes cotas de poder en el seno del Partido Popular valenciano y también a nivel nacional.

El juez abre juicio oral contra Juan Cotino y le pide más de 4 millones de fianza

Vinculado al Opus Dei, Cotino ha ejercido durante años un papel de liderazgo político en el denominado sector cristiano del PPen la Comunidad Valenciana y, también, en España. Fue el hombre en el sombra detrás de la acción de gobierno de Francisco Camps, el gran promotor de jóvenes valores democristianos en los cuadros de la formación de la gaviota y el muñidor, junto con otros políticos como Jaime Mayor Oreja, de los movimientos para atraer al PP a los postulados más conservadores en debates como el aborto o el matrimonio de personas del mismo sexo.

Tras la salida de Eduardo Zaplana (que siempre estuvo enfrentado con los cristianos) de la presidencia de la Generalitat valenciana y la llegada de Francisco Camps, este sector dentro del PP fue ocupando numerosos espacios de poder en la instituciones valencianas, con los que trató de influir además en la política española. Aunque la elección de Valencia como sede del V Encuentro Mundial de las Familias de 2006 se anunció en enero de 2003 (antes de la marcha de Zaplana a Madrid),Camps, Cotino y el Consell valenciano se volcaron en un acontecimiento que sirvió de ariete contra la política de José Luis Rodríguez Zapatero en materia de regulación del matrimonio gay y el laicismo.

Francisco Camps (d), junto al arzobispo de Valencia, Carlos Osoro (i), y el cardenal Antonio Cañizares. (EFE)
Francisco Camps (d), junto al arzobispo de Valencia, Carlos Osoro (i), y el cardenal Antonio Cañizares. (EFE)

Es paradójico que Cotino vaya a sentarse en el banquillo por asociación ilícita y malversación de fondos precisamente por haber participado en la toma de decisiones de la fundación encargada de organizar el evento papal y sus contratos a través de RTVV con la red Gürtel. Sus vínculos con la Conferencia Episcopal y el nexo que ejercía con la Generalitat explican su presencia en una entidad en la que no tenía cargo oficial y en donde disfrutaba de amplios poderes Antonio Corbí, secretario del entonces cardenal y arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, ya fallecido y también afín a los sectores más ortodoxos de la Iglesia.

El secretario del Arzobispado de Valencia tenía plenos poderes en la fundación que organizó la visita del Papa en 2006 y que De la Mata pide investigar

El magistrado de la Audiencia NacionalJosé de la Mataha abierto una pieza separada en el caso de la visita del Papa para que se investigue el uso que se hizo de los fondos públicos en la Fundación (FVEMF), y se ha inhibido en favor de un juzgado de instrucción de Valencia.

Cotino, Camps y también Rita Barberá, que siempre dio cobijo a los democristianos (los dos primeros comenzaron su trayectoria política como concejales del Ayuntamiento de Valencia con la exalcaldesa), pasan ahora por sus momentos más bajos desde el punto de vista político, implicados los tres en procedimientos judiciales ligados a casos de corrupción. Lo mismo ha ocurrido con Miguel Domínguez, también cercano a la Obra, y al que el juez de la operación Taula ha vinculado a la trama de blanqueo,pidiendo al TSJ valenciano que lo investigue, dada su condición de aforado como diputado autonómico.

Mariano Rajoy y Jaime Mayor Oreja, cuando la relación entre ambos era buena. (EFE)
Mariano Rajoy y Jaime Mayor Oreja, cuando la relación entre ambos era buena. (EFE)

Su hundimiento deja huérfano a un sector del que fueron protectores y baluartes. Desde el ‘think tank’ Fundació Vives per l’Humanisme i la Solidaritat, Cotino ha nutrido durante años de cuadros al partido y a la Generalitat cuando el PP gobernaba. Altos cargos como Mariano Vivancos, Rafael Ripoll o Quique Pérez Boada han abandonado progresivamente la primera línea. En la dirección regional de Isabel Bonig, apenas quedan dirigentes considerados ‘pata negra’ del sector cristiano, pese a que ella se ubica en el ala conservadora en materia económica y política (se declara admiradora de Thatcher).

Juan Cotino ha sido promotor y valedor de jóvenes valores democristianos en el seno del Partido Popular y en los cuadros de las instituciones

La pérdida de influencia se percibe de igual modo en el PP a nivel nacional, donde los democristianos no han sido capaces de imponer su agenda en el Gobierno de Mariano Rajoy. Especialmente claro ha sido en el caso de la legislación sobre el aborto. La presencia en el Ejecutivo de ministros como JorgeFernández Díaz o José Manuel García-Margallo (este de talante menos conservador) no ha sido suficiente para llevar el apostolado a los despachos de La Moncloa. Los jóvenes valores como Soraya Saénz de Santamaría, Alfonso Alonso, Javier Maroto o Pablo Casadono consideran estos asuntos como prioritarios.

Rajoy, en Valencia con la enseñanza concertada

Rajoy visita hoy Valencia en plena precampaña de cara al 26-J, con la intención de reactivar una organización inmersa en el desconcierto por los numerosos casos de corrupción que la salpican y que no termina de encontrar su lugar como fuerza de oposición a la Generalitat de Ximo Puig y Mónica Oltra. El PP perdió el pasado 20-D más de 20 puntos de respaldo electoral con respecto a las generales de 2011, aunque logró sostener la barrera del 30% de votos y mantener el primer puesto en la Comunidad Valenciana. Ahora, el objetivo de Génova y de la dirección regional que encabeza de forma interina Isabel Bonig es conservar los 11 escaños cosechados en la cita de diciembre y evitar que la coalición de Compromís, Podemos y Esquerra Unida (A la Valenciana) les supere, como ya hizo con los socialistas.

Miles de personas se manifiestan en favor de la educación concertada en Valencia el pasado domingo. (EFE)
Miles de personas se manifiestan en favor de la educación concertada en Valencia el pasado domingo. (EFE)

El presidente del Gobierno se ha montado una agenda en la que el acto central será un encuentro con representantes de colegios concertados y privados (Mesa por la Educación en Libertad), que se consideran agraviados por las políticas educativas del 'conseller' de Educación, Vicent Marzà. El pasado domingo se celebróuna manifestación en defensa de los conciertos educativos que reunió a miles de personas en Valencia. Hace dos semanas, se produjo otra concentración muy numerosa en Alicante.

Primera crisis social de Ximo Puig

El conflicto con los colegios concertados y familias que defienden el modelo de conciertos que el PP extendió durante sus años en la Generalitat se ha convertido en la primera crisis de corte social que está viviendo el Consell bipartito de Puig y Oltra. Tanto el PP valenciano como Ciudadanos, que han respaldado abiertamente las manifestaciones, se han agarrado con fuerza a esta bandera para erosionar al Ejecutivo de izquierdas en la Comunidad Valenciana.

Rajoy coincide en Valencia con Pedro Sánchez, que por la tarde protagoniza un acto de partido en Burjassot al que, por razones de agenda (según la versión oficial de Presidencia de la Generalitat), no acudirá Ximo Puig, que pasa todo el día en Alicante. Aunque elpropio Puig lo niega, la ausencia y la imposibilidad de cuadrar agendas se ha interpretado como otro capítulo del distanciamiento entre el secretario general del PSOE y el ‘president’ valenciano, que quedó en evidencia con el conflicto de la políticade pactos al Senado. La tregua escenificada la semana pasada entre ambos no ha cerrado las heridas en el seno de los socialistas.

Noticias de Comunidad Valenciana Conferencia Episcopal Compromís Isabel Bonig Alfonso Alonso Matrimonio homosexual Rita Barberá Generalitat Valenciana Corrupción Francisco Camps Mariano Rajoy Jaime Mayor Oreja Partido Popular (PP) Juan Cotino Audiencia Nacional
El redactor recomienda