Puig ignora a los críticos del PSOE y ultima la lista con Podemos y Compromís al Senado
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
negociaciones abiertas

Puig ignora a los críticos del PSOE y ultima la lista con Podemos y Compromís al Senado

Romeu y sectores no afines al presidente de la Generalitat cuestionan el acuerdo por “falta de coherencia”. Ferraz no ve con buenos ojos las conversaciones pero deja hacer, de momento

Foto: Ximo Puig, en el centro, con 'consellers' de su gobierno, el pasado viernes. (Efe)
Ximo Puig, en el centro, con 'consellers' de su gobierno, el pasado viernes. (Efe)

El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, apura las opciones de acordar una candidatura conjunta con Podemos y Compromís al Senado pese a la postura contraria de los sectores críticos del PSOE y el escepticismo de Ferraz. El también presidente de la Generalitat y la vicepresidenta Mónica Oltra recibieron ayer del líder de Podemos en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, el escrito acordado por el Consejo Ciudadano Autonómico en el que se muestra partidario de iniciar negociaciones y acordar un programa político común para desarrollar en la Cámara Alta. Se trata de una serie de reivindicaciones e iniciativas que, en realidad, comparten las tres formaciones como la revisión del sistema de financiación, el blindaje de las inversiones del Estado en la Comunidad Valenciana, la derogación de las reformas laborales o la ley mordaza, y la apertura de un proceso de reforma constitucional, entre otras.

Podemos era hasta hora el más resistente a entablar una conversación por razones de equilibrios internos en la elección de aspirantes a senador (el 20-D el fichaje de Josep Lluís Albiñana como independiente no fue bien recibido en algunos sectores). Sin embargo, el análisis de los datos ha convencido a los podemitas, que no obtuvieron ningún acta en la anterior cita electoral y ahora pueden hacerse con tres si la candidatura supera al Partido Popular en las tres provincias.

Es lo mismo que le ocurre al PSPV-PSOE de Ximo Puig. En los comicios de diciembre perdió el acta de Valencia en favor de Dolors Pérez (Compromís) y ahora teme que pueda ocurrir lo mismo con Alicante y Castellón como consecuencia del pacto con Esquerra Unida (la marca autonómica de IU). Esto es lo que ha llevado al presidente valenciano a presionar para lograr un gran acuerdo al Senado de todas las formaciones de izquierda en la Comunidad Valenciana, al igual que se está barajando en Baleares o Aragón.

placeholder El líder crítico, Francesc Romeu, cuando trató de hacerse con la secretaría general del PSPV-PSOE. (Efe)
El líder crítico, Francesc Romeu, cuando trató de hacerse con la secretaría general del PSPV-PSOE. (Efe)

Aunque todavía no se han sentado todas las partes, el desbloqueo anoche del acuerdo global entre Podemos e IU, la nueva predisposición de Montiel y los suyos invita a pensar que podrían retomarse las conversaciones en breve, pues el 13 de mayo tienen que presentarse las coaliciones en la Junta Electoral. De hecho, ayer por la mañana ya se habían producido conversaciones entre los podemitas, Compromís y Esquerra Unida para articular la lista conjunta de los tres al Congreso.

Ferraz debe dar el visto bueno

Pero la coalición al Senado necesita el visto bueno de Ferraz, que es quien debe firmar la candidatura. La dirección de Pedro Sánchez observa con escepticismo un movimiento de alianza con Podemos que puede dinamitar su discurso de distanciamiento y moderación con respecto a la formación de Pablo Iglesias. Esta “falta de coherencia” es el argumento al que se han agarrado los críticos con Puig y con el secretario de Organización, Alfred Boix, para marcar distancias.

Francesc Romeu, que lidera en estos momentos a los disconformes tras haber sido excluido de las listas al Congreso pese a sus movimientos para colarse en los puesto de cabeza, tiene previsto expresar hoy martes su posición contraria a la Entesa al Senado en la reunión de la ejecutiva del PSPV-PSOE. “Los socialistas tenemos que salir a ganar. Se está planteando un acuerdo sin consultar a las bases ni a la militancia”, señala en declaraciones a El Confidencial. También un grupo de alcaldes socialistas críticos con la actual dirección del PSPV y que fueron afines al ex secretario general Jorge Alarte se han mostrado contrarios al pacto al Senado. Al igual que Romeu, estos dirigentes han reclamado sin éxito una modificación en las listas al Congreso de los Diputados por considerar que el mal resultado de los socialistas valencianos el 20-D (apenas obtuvieron siete escaños frente a los diez de 2011) obligaba a introducir caras nuevas en las listas.

Minar la mayoría del PP vs discurso federal

Aunque tanto Romeu como la autodenominada Plataforma de Alcaldes son minoritarios en el PSPV-PSOE sus planteamientos no distan mucho de los que tienen otros barones y dirigentes socialistas del conjunto de España, que no quieren saber nada de acuerdos con Podemos. Esta presión podría tirar por tierra un acuerdo, pese a que tanto Puig como Boix han trasladado a Compromís y Podemos que cuentan con luz verde de la dirección federal para negociar. “Sería muy difícil que Ferraz pudiera vetar una propuesta que llega ya cerrada desde Valencia. Sería un desaire a Puig”, señalan fuentes de federación socialista. El barón territorial ha trasladado a Sánchez y su equipo que el pacto puede ser una oportunidad para arañar senadores al PP y minar la mayoría absoluta que alcanzó el 20-D. Además explican que si se circunscribe al ámbito territorial y no como un acuerdo global para toda España el impacto sobre el discurso de campaña de candidato socialista a la Moncloa será limitado.

En todo caso, a nadie escapa que las relaciones entre Pedro Sánchez y Ximo Puig son frías, por no decir gélidas, por lo que habrá que esperar a que realmente se cierre un acuerdo para la Entesa para conocer la reacción de la dirección federal. La solución, en horas o días.

El sorpasso a la derecha y el pacto Podemos-IU

En lo que se refiere a la coalición entre Compromís, Podemos y Esquerra Unida al Congreso, de la que solo quedan por cerrar los flecos relativos al reparto de puestos en las listas de las tres provincias, una traslación de los resultados obtenidos el 20-D refleja que esta suerte de 'frente popular' se haría con el escaño que gana la provincia de Valencia en detrimento de León. De esta forma, esta coalición obtendría diez actas, a sólo una de las populares, que se quedarían con once. No obstante, por primera vez en veinte años una formación de izquierda superaría al PP en al provincia de Valencia. En el conjunto de la autonomía, el PSPV-PSOE mantendría sus siete escaños y se quedaría de nuevo como tercera fuerza mientras que Ciudadanos repetiría resultado.

placeholder Reparto de escaños con confluencia Podemos-IU el 20D y según el CIS-Abril. (Adolfo López)
Reparto de escaños con confluencia Podemos-IU el 20D y según el CIS-Abril. (Adolfo López)

El acuerdo Podemos-IU sí podría provocar un desplazamiento del reparto de escaños hacia la izquierda en el conjunto de España, según el análisis elaborado por Adolfo López, director técnico de la firma de investigación de mercados, Invest Group. Con el resultado del 20-D, el efecto de la Ley D'Hondt el PP perdería seis escaños en Granada, Málaga, Murcia, Las Palmas, Teruel y Zaragoza. Ciudadanos se dejaría cuatro, en Albacete, Guadalajara, Tenerife y Sevilla, mientras que el PSOE apenas perdería tres (Álava, Ciudad Real y Jaén). El PNV también obtendróa un escaño menos por Vizcaya en favor de la coalición Podemos-IU.

En definitiva, el bloque de izquierdas sumando al PSOE habría obtenido 172 escaños, muy cerca de la mayoría absoluta, frente a los 153 de la suma PP-Ciudadanos. La última encuesta del CIS publicada la semana pasada refleja, según el análisis de Adolfo López, que este reparto se mantendría ahora, aunque con una tendencia en favor del bloque de centro-derecha (168 para PSOE-Podemos-IU y 158 para PP-Ciudadanos.

Noticias de Comunidad Valenciana Ximo Puig Compromís Senado Mònica Oltra
El redactor recomienda