en caso de repetición de elecciones

Compromís promoverá un 'frente popular' para que su base acepte de nuevo a Podemos

Mónica Oltra y un amplio sector del ala nacionalista del Bloc apuestan por incluir a IU para aprovechar al máximo la ley d’Hondt tras frustrarse la idea del grupo propio valenciano

Foto: Irene Montero, Pablo Iglesias, Mònica Oltra y Joan Baldoví. (EFE)
Irene Montero, Pablo Iglesias, Mònica Oltra y Joan Baldoví. (EFE)

Los altos dirigentes de Compromís están pergeñando la manera de convencer a sus bases de las bondades de sumar fuerzas con Podemos e Izquierda Unida en el caso de que tengan que repetirse las elecciones generales, con el objetivo de aprovechar al máximo la ley d’Hondt y tratar de mantener o aumentar el número de escaños obtenidos el pasado 20 de diciembre. 

La cúpula de la formación valencianista es consciente de que será muy complicado que la alianza se justifique por la configuración de un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados, una opción que quedó cercenada por la interpretación restrictiva del reglamento que hicieron PP, PSOE y Ciudadanos en la Mesa, y por la negativa del partido de Pablo Iglesias a prestar sus diputados de forma temporal para agotar la vía del Tribunal Constitucional.

Los impedimentos políticos y reglamentarios para hacer cumplir la promesa electoral de disponer de espacio diferenciado en la Cámara hicieron saltar por la aires la confluencia valenciana entre Podemos y Compromís. Mientras En Marea (Galicia) y En Comú Podem (Cataluña) optaron por quedarse en el grupo de Iglesias e Íñigo Errejón, y repartir tiempos y recursos, los cuatro diputados valencianos decidieron marcharse al grupo mixto para no perder visibilidad, autonomía y capacidad de maniobra.

Joan Baldoví señala que la reedición del pacto con Podemos pasa "inexcusablemente" por incorporar a Esquerra Unida (IU)

Ese aparente distanciamiento en la bancada no quiere decir que Podemos y Compromís hayan roto lazos. Al contrario, la sintonía sigue siendo buena y en caso de una nueva cita con las urnas nadie descarta de entrada que la coalición vuelva a repetirse, si se producen nuevas condiciones. El problema es que para Compromís ahora es más difícil convencer a los suyos. El pacto anterior ya suscitó importantes tensiones, especialmente en el sector del ala más nacionalista, que representa el Bloc. 

La estrategia es modificar el planteamiento y reconvertir la alianza en una suerte de Frente Popular que aglutine a todas las formaciones a la izquierda del PSOE en la Comunidad Valenciana, lo que implicaría sumar a Esquerra Unida, la franquicia valenciana de Izquierda Unida. La nueva coalición buscaría tratar de desbancar no solo a los socialistas, sino también a un Partido Popular en horas muy bajas en la autonomía como primera fuerza política, en un nuevo ensayo de cara a tratar de asaltar la presidencia de la Generalitat en 2019. Del mismo modo, se revisaría la fórmula jurídica para tratar de sortear los impedimentos para montar un grupo propio, algo que también quieren repensar En Marea y En Comú Podem.

La candidata a la secretaría general del Bloc, Àgueda Micó. (EFE)
La candidata a la secretaría general del Bloc, Àgueda Micó. (EFE)

"Soy partidario de reeditar la coalición, pero no solo con Podemos, sino que estén presentes otros actores, entre ellos inexcusablemente EU", ha señalado esta mañana en un foro en Valencia el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví. La posición de Compromís abriría la puerta y serviría de excusa para una negociación más amplia con toda Izquierda Unida en el conjunto de España para sumar fuerzas con Podemos, una alianza que genera no pocas diferencias tácticas y de estrategia entre los podemitas e incluso en la coalición de Alberto Garzón.

El ala nacionalista, en fase precongresual

En esta estrategia de abrir la confluencia a Esquerra Unida, es clave la postura que adopte la dirección del Bloc, mayoritario en Compromís, donde Mónica Oltra tiene el liderazgo político pero su partido, Iniciativa del Poble Valencià, está en minoría. Los nacionalistas viven actualmente un proceso precongresual. Su actual secretario general, el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, ha dado un paso atrás y ha respaldado una candidatura liderada por la secretaria de Organización, Àgueda Micó, del sector con mayor sintonía con Oltra, defensora de acercar a Compromís a posiciones más transversales y partidaria de la confluencia con Podemos y Esquerra Unida. Enfrente tiene a Rafael Carbonell, actual jefe de gabinete del 'conseller' de Economía, Rafael Climent, cabeza visible de los sectores más reacios a cualquier acuerdo con Podemos, al que consideran lejano a sus planteamientos ideológicos, y partidario de fortalecer la estructura del Bloc en el seno de Compromís para compensar el empuje del liderazgo de Oltra.

El congreso que definirá el futuro del Bloc y el impacto sobre Compromís está previsto para el mes de mayo. Pero será difícil que pueda celebrarse si finalmente se convocan nuevas elecciones para el 26 de junio. En este caso, se optaría por una prórroga, según fuentes nacionalistas, y la política de alianzas y la forma de someterla a la consulta de los militantes quedaría en manos de la actual dirección, controlada por Morera y Micó.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios