Es noticia
Accidente de metro en Valencia: "Hubo intrusiones en el vagón precintado"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
ex jefe de seguridad de metrovalencia

Accidente de metro en Valencia: "Hubo intrusiones en el vagón precintado"

Jornada de comparecencias en la comisión de investigación en las Corts del accidente de metro ocurrido en 2003 que dejó 43 muertos y 47 heridos

Foto: Comisión de investigación. (EFE)
Comisión de investigación. (EFE)

El que fuera jefe del servicio de seguridad de Metrovalencia en 2006, Arturo Rocher, ha revelado este viernes en la comisión de investigación en las Corts del accidente de metro ocurrido en 2003 que dejó 43 muertos y 47 heridos que el personal del puesto de mando le avisó de que tras el siniestro, cuando la unidad siniestrada se encontraba precintada en las instalaciones de València Sud, las cámaras detectaron a varias personas, que vestían monos azules como los utilizados por el personal de FGV, accediendo al convoy.

Rocher ha explicado que la unidad estaba precintada y cubierta por una lona para protegerla pero cuando llegó por la mañana la persona que manejaba todas las cámaras de la explotación, Javier Manuel Montero, le comentó que había visto esa noche a varias personas durante "bastante tiempo" entrando y saliendo de la unidad accidentada, aunque las cámaras no dejaban ver "con certeza" la cara de estas personas, que sí vestían monos azules de trabajo.

"Para qué se entró lo desconozco, pero lógicamente había un objetivo claro", ha indicado el compareciente, que ha agregado que días después oyó una conversación en la que el que fuera director adjunto de explotación de FGV, Vicente Contreras, manifestaba a la exdirectora gerente, Marisa Gracia, que lo del libro de averías "estaba solucionado y no había problemas".

Ha recalcado que estaba a una distancia de un metro y medio o dos metros de ellos y lo oyó "perfectamente, sin lugar a dudas". Rocher ha apuntado que "atando cabos se puede llegar a alguna conclusión".

Reuniones y comidas

Por otra parte, al ser preguntado sobre las reuniones en las que presuntamente se aleccionó a los comparecientes en la primera comisión del accidente, ha asegurado que les presionaron desde el inicio advirtiéndoles de que tuvieran cuidado porque "lo menos que nos puede pasar es que acabemos despedidos de la empresa o acabemos en la cárcel".

Ha recalcado que había palabras tabú como baliza o deficiencias y se les proporcionaron respuestas confeccionadas e iban uno por uno planteándoles baterías de preguntas. A nivel de anécdota, ha recordado que el que fuera jefe de la línea 1, Sebastián Argente, contestó algo que consideraron "fuera de los cánones" y se llevó "una bronca espectacular, algo insultante" por parte de Vicente Contreras.

Respecto a la comida que se celebró al acabar la comisión de investigación, ha dicho que hubo una primera en Picanya a la que asistieron los que directa o indirectamente habían participado en las comparecencias, personas de la Conselleria y "parecía una auténtica celebración de no sé qué" en la que el vino y la comida eran abundantes y había incluso chistes y comentarios jocosos. "Fue vergonzoso", ha dicho, cuando las víctimas estaban "prácticamente calientes".

La segunda comida fue "más formal" y a ella asistió el entonces conseller de Infraestructuras José Ramón García Antón, que quería "agradecernos cómo había transcurrido el tema de las comparecencias", ha dicho.

Valencia