tras renunciar al torneo de valencia

Ferrero hace caja: Vende su Open por más de dos millones a un promotor de Amberes

El tenista y su socio David Ferrer se deshacen con plusvalía de la licencia para el torneo ATP 250 tras abandonar Valencia por la falta de apoyo de la Generalitat de Puig y Oltra

Foto: El tenista español Juan Carlos Ferrero. (EFE)
El tenista español Juan Carlos Ferrero. (EFE)

El tenista Juan Carlos Ferrero ha conseguido desprenderse con plusvalías de la licencia para el torneo Open 250 de la ATP que hasta ahora se celebraba en Valencia. El deportista y sus socios en el proyecto (su familia, Octagon España y el también tenista David Ferrer) han vendido la licencia a una promotora deportiva domiciliada en Bélgica que tiene intención de organizar el certámen en otoño de este año en la ciudad de Amberes. La operación ha sido confirmada a El Confidencial por David Serrahima, la persona que vigila los negocios de Ferrero desde que comenzó su carrera profesional.

La venta del torneo se ha elevado por encima de los dos millones de euros y ha cumplido con la expectativas económicas que tenían sus propietarios, lo que les ha permitido hacer caja y obtener plusvalías con respecto a la inversión que realizaron. La licencia estaba a nombre de la mercantil Torneos Deportivos de Tenis, que desde 2008 organizaba la competición en la Ciudad de las Artes y las Ciencias tras hacerse con un licencia para categoría ATP World Tour 500. Sin embargo, ante las restricciones en el respaldo económico de la Generalitat, Ferrero y sus socios optaron por desprenderse de la primera licencia 500, adquirir una de 250 y montar un torneo más asequible en premios y organización.

El pasado mes de noviembre tras conocer que las restricciones presupuestarias iban a continuar, el tenista anunció que daba por finalizada la aventura empresarial-deportiva. “No nos vamos por nosotros, sino por otra gente, personalmente estoy muy tocado. Es un torneo que compré hace muchísimos años y era una ilusión a futuro. Tener que acabar de esta manera es un palo fuerte para todos”, declaró en una comparecencia pública. 

Sin apoyo del presupuesto público

Ferrero ha desistido cuando ha perdido el favor político. Fue apadrinado por el expresidente valenciano Francisco Camps (aficionado y miembro del club de tenis de Valencia), que regó su torneo de dinero público. El sucesor de Camps, Alberto Fabra le prometió ayuda pero fue reduciendo las aportaciones y retrasando los pagos. En 2014 Ferrero firmó un pacto de intenciones con el entonces vicepresidente José Císcar que garantizaba 3,5 millones (1,5 millones por edición) hasta 2016. El primer año ya se incumplió el acuerdo por las carencias presupuestarias de la Generalitat. Con el cambio de color político y la llegada de PSPV y Compromís el dinero público se redujo todavía más para la edición de 2015, con apenas 300.000 euros. Fue entonces cuando el tenista y sus socios decidieron dar por finalizado el torneo y poner la licencia en el mercado. No han tardado en desprenderse de ella y obtener beneficio económico. “Se trata de una licencia valorada que se vende bien”, señala Serrahima.

El colaborador de Ferrero sostiene que la empresa organizadora del Open de Valencia tiene en fase de estudio la posibilidad de reclamar a la Generalitat por el incumplimiento de los acuerdos y exigir el desembolso de los 3,5 millones de euros pactado con Císcar. “Es algo que estamos valorando”, explica.

Hotel de cinco estrellas cerrado

De momento no está en los planes del tenista y su familia embarcarse en nuevas aventuras empresariales. Al margen de la gestión del patrimonio obtenido en su carrera profesional, el deportista participa en la escuela de tenis Equelite ubicada en su localidad natal de Villena que incluye bungalows para el alojamiento de los visitantes. También posee en la localidad alicantina de Bocairent el Hotel Ferrero, un establecimiento de cinco estrellas con todo tipo de lujos que ahora está cerrado "por cambio de gerencia" y que ha llegado a poner a la venta por su baja ocupación. La promotora del tenista Pla del Albir cerró 2014 con una pérdidas de 5.240 euros y apenas tuvo actividad económica, aunque recoge inversiones en otras sociedades por valor de 5,7 millones de euros.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios