La misteriosa desaparición de Quim Torra de la campaña catalana
  1. España
  2. Cataluña
TANTO ÉL COMO ARTUR MAS ESTÁN AUSENTES

La misteriosa desaparición de Quim Torra de la campaña catalana

El presidente de la Generalitat hasta hace apenas unos meses, pues tuvo que abandonar el cargo al ser inhabilitado por la Justicia, solo ha aparecido hasta ahora en un acto junto a Laura Borràs

placeholder Foto: El expresidente de la Generalitat Quim Torra (c), durante un acto de campaña de JxCAT. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Quim Torra (c), durante un acto de campaña de JxCAT. (EFE)

Si por algo se caracteriza la campaña electoral catalana del 14-F es por las especiales circunstancias en que se desarrolla, con la pandemia del coronavirus aún no controlada. Pero también por algunas curiosas circunstancias que han arrinconado a los líderes más veteranos —y a otros no tan veteranos— en beneficio de los candidatos a la presidencia de la Generalitat, que necesitan remarcar perfil propio.

En realidad, los veteranos líderes políticos independentistas han sido infrautilizados en la campaña. Expresidentes como Quim Torra o Artur Mas, que tradicionalmente eran referencia obligada y un talismán para la atracción de votos, no se han dejado ver en los mítines de la campaña. Torra, que llevó las riendas del poder hasta hace escasos meses (y su inhabilitación provocó el adelanto de los comicios), solo apareció este fin de semana en una ocasión compartiendo escenario con su protegida, Laura Borràs. Durante la primera semana de campaña, no se le vio por ninguna parte y lleva camino de que durante la recta final también permanezca en un discreto segundo plano.

Foto: Foto: Reuters.

De hecho, Torra ni siquiera se dedicó a participar en campaña a través de las redes sociales. Es un consumado activista, especialmente en Twitter, pero sus mensajes nada tuvieron que ver con la política. Desde el sábado, solo algunos mensajes entraron en el terreno de la política, todos ellos para criticar a los comunes por diversos motivos y otro para decir a Nadia Calviño (tras una entrevista de la Agencia Catalana de Noticias) que “permanecer en España hace inviable nuestro progreso y el bienestar para nuestros ciudadanos”.

A Quim Torra le acompaña en este anonimato el mismísimo Artur Mas, otro ‘expresident ‘de referencia. El primero apoya a Junts per Catalunya (JxCAT), y el segundo, al PDeCAT, dos de las formaciones que concurren a los comicios. Ni siquiera el fugado Carles Puigdemont, que encabeza la candidatura de JxCAT aunque no sea presidenciable, tiene demasiado protagonismo: sí aparece en determinados mítines acompañando a Borràs, pero su presencia está limitada a su ausencia física de Cataluña, puesto que reside en Waterloo, lo que le hace ‘perder cámara’. Aun así, su protagonismo contrasta con su omnipresencia en campañas anteriores. Algunas fuentes consultadas por El Confidencial coinciden en señalar que esa omisión "se debe, fundamentalmente, a que las formaciones a que pertenecen los 'expresidents' han preferido dar más protagonismo a los candidatos que a ellos".

Foto: La candidata a la presidencia de la Generalitat por JxCAT, Laura Borràs (d), acompañada por la directora de campaña, Elsa Artadi. (EFE)

Otra de las fuentes subraya que "la presencia de los veteranos quita fuerza a los candidatos. Si Carles Puigdemont sale mucho en campaña, por ejemplo, el elector tenderá a compararlo con Oriol Junqueras, por lo que la batalla política se trasladará a los políticos veteranos y el ciudadano desatenderá a los candidatos a la Generalitat. Pero, con buen criterio, desde JxCAT lo que se quiere es potenciar la figura de Laura Borràs para contraponerla con el candidato de ERC, Pere Aragonès, convirtiéndolos así en protagonistas de la campaña".

La estrategia de Borràs

En ERC, la figura de Oriol Junqueras ha sido potenciada, si bien solo puede acudir a mítines cuando se lo permiten los permisos carcelarios que pueda tener. “En JxCAT, saben que si contraponen la figura de Puigdemont a la de Junqueras, el resultado no está tan claro. Pero contraponiendo el perfil de Laura Borràs al de Aragonès, piensan que la primera le gana al actual vicepresidente de la Generalitat, que tiene un perfil político más bajo, aunque como gestor sea superior”, explica una fuente.

En las filas de JxCAT, son conscientes de que “lo que se necesita es que Borràs se enfrente a Aragonès, no que Puigdemont se enfrente a Junqueras”, subraya otra fuente. De esa manera, los de Junts esperan ganar por goleada a sus principales rivales, los republicanos.

Foto: El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. (EFE)

La campaña que el equipo de Borràs está haciendo para que la polémica candidata ofrezca su perfil más guerrero es enorme. De hecho, toda la campaña está ideada para impulsar su imagen y, por ejemplo, su número tres, Joan Canadell (va tras Puigdemont y la propia Borràs), que comenzó acaparando las portadas de los medios de comunicación durante los primeros días de la precampaña, ha sido borrado, literalmente, de la agenda de la candidata, con quien no ha compartido actos ni mítines. De este modo, Canadell se convierte también en otro de los grandes ausentes de la campaña, contrariamente a lo que prometían los resultados de las primarias de JxCAT.

El miedo de los independentistas de JxCAT es que Canadell acabase eclipsando con su empuje a Borràs, por lo que el hasta ahora presidente de la Cámara de Comercio se buscó la vida y abrió una página donde cuelga sus vídeos personales con las ofertas electorales y la valoración diaria de la campaña. La página oficial de JxCAT en Twitter, pródiga en mensajes y fotografías de actos de Borràs, Puigdemont, Elsa Artadi, Damià Calvet, Jordi Puigneró, Ramon Tremosa, Albert Batet o de los presos, solo retuiteó un pequeño puñado de mensajes de Canadell con motivo de un acto el pasado 7 de febrero, otro el 4 de febrero y una visita empresarial del 2 de febrero En una campaña en la que el número tres emite al menos un vídeo diario y multitud de mensajes, eso es muy poca colaboración y evidencia las fricciones y tensiones que hay dentro de la candidatura.

Foto: Quim Torra y Joan Canadell. (EFE)

Canadell ha tenido, pues, que arreglárselas solo, aunque no le faltan amigos y se han creado 21 grupos de WhatsApp para apoyarle en la campaña. Uno de los últimos que ha tenido es el de CNI Catalunya, una influyente plataforma independentista que este martes ha roto su silencio de semanas y ha advertido del esfuerzo del político, que “ha tenido que montárselo” con “algunos voluntarios para que haya unos cuantos grupos paralelos” a través de los que dar a conocer sus ideas por las redes sociales. “Ayudémosle para que se oiga lo que tiene que explicar sobre el futuro de Cataluña”, alertaba CNI Catalunya. Los mensajes de esta plataforma se hicieron enseguida virales.

Una de las fuentes consultadas echa mano del argumento de que Laura Borràs no quiere que le empañen la campaña. “Quiere mostrar una estrategia unitaria. En su lista, va gente que no es del partido [Canadell no es militante de JxCAT, aunque se presentó a sus primarias], pero que ha de someterse a esa disciplina, porque de lo contrario se perdería el perfil de la candidatura. Hay que unificar estrategias y todos los integrantes han de lanzar mensajes en la línea de la cabeza de lista, que es quien ha de marcar el rumbo. Eso pasa en cualquier partido”, señalan fuentes independentistas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Quim Torra Artur Mas Carles Puigdemont Campañas electorales Junts per Catalunya Partit Demòcrata Català (PDeCAT)
El redactor recomienda