Puigdemont evitó condenar en el Parlamento Europeo el asalto al Capitolio de EEUU
  1. España
  2. Cataluña
En una votación este enero

Puigdemont evitó condenar en el Parlamento Europeo el asalto al Capitolio de EEUU

Cuando se produjo el pasado mes de enero el asalto al Capitolio, muchos miembros de JxCAT callaron. Fue el caso de Borràs, o del principal protector político de la candidata, Quim Torra

placeholder Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

En su informe anual correspondiente a 2020, titulado 'Aplicación de la política exterior y de seguridad común', la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo quiso incluir una condena al asalto que se había producido unos días antes en el Capitolio de los Estados Unidos por parte de los seguidores de Donald Trump. En ese punto en concreto, Carles Puigdemont, quien además de eurodiputado es el número uno de la lista de JxCAT por Barcelona en las elecciones catalanas, se abstuvo. En una campaña en la que muchos partidos están acusando a esta formación de su carácter trumpista, la abstención del líder resulta significativa porque, además, fue muy minoritaria en el conjunto de la Eurocámara.

placeholder

La votación se produjo el pasado 19 de enero. Los miembros de la Comisión de Exteriores quisieron introducir en su informe una modificación, que al final fue el punto 43. Para ello, sometieron la misma a la votación del pleno de la Eurocámara. La moción de resolución, que se aprobó de forma muy mayoritaria, reza así: “Condena en los términos más enérgicos el asalto al Congreso de los Estados Unidos por parte de alborotadores incitados por las teorías de conspiración del presidente Donald Trump y las acusaciones infundadas de que las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020 estuvieron amañadas; confía en que los Estados Unidos garanticen una transferencia pacífica del poder al presidente electo Joseph Biden y a la vicepresidenta electa Kamala Harris; manifiesta su alarma por el auge del populismo y el extremismo a ambos lados del Atlántico, y destaca la urgente necesidad de defender la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho a escala mundial”.

Se ha preguntado a Puigdemont qué parte de este redactado le incomodó tanto como para abstenerse. Pero no ha respondido al requerimiento de El Confidencial. En todo caso, no fue una postura personal sino de partido. Toni Comín y Clara Ponsatí también se abstuvieron, según consta en el diario de sesiones.

placeholder  Pinche aquí para ampliar el documento.
Pinche aquí para ampliar el documento.

La abstención fue una postura rara dentro del Parlamento Europeo. De hecho, solo mantuvieron esa posición los miembros de Fidesz, el partido del húngaro Viktor Orbán. El presidente húngaro, como Trump, también lidera una formación de tintes populistas, y el populismo sería la conexión con JxCAT. Una conexión que sus miembros niegan, pero que quedó en evidencia cuando en el debate de TVE, Laura Borràs, la número dos de la lista de Puigdemont, aseguró: “El límite no debe ser siempre la Constitución, debe ser la democracia”.

placeholder Pinche para ver el documento de las votaciones.
Pinche para ver el documento de las votaciones.

Silencios y paralelismos

Cuando se produjo el pasado mes de enero el asalto al Capitolio, muchos miembros de JxCAT callaron. Fue el caso de Borràs, o de su principal protector político, Quim Torra. O del número tres de las listas de la formación, el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, quien en el pasado ya expresó simpatías por Trump.

Puigdemont fue más listo. Y en Twitter afirmó sobre los graves incidentes en Washington: “Trump menosprecia los resultados electorales. A Trump no le gusta la decisión de los americanos. Trump cree que la gente no ha votado bien... Por eso hay que hacer siempre cara cuando se desprecian resultados electorales o se fomenta la idea de que los ciudadanos de un país no votan bien. ¿Vale?”. Carles Puigdemont intentaba equiparar así a Trump con el Gobierno de Mariano Rajoy. Pero ahora, con la votación en el Parlamento Europeo, vuelven a aflorar las conexiones entre el soberanismo catalán y el trumpismo. Y si el tuit fue sincero… ¿por qué no votar a favor de la condena de la UE?

Que Trump haya sido acusado de "incitación a la insurreción" afecta al soberanismo

Tras los hechos, el expresidente norteamericano ha sido acusado en el 'impeachment' de “incitación a la insurrección”. Una situación incómoda para el independentismo catalán, que en 2017 llegó mucho más lejos que Trump, pero que siempre ha mantenido que no se ha cometido ningún delito, pese a que en la práctica los catalanes llegaron mucho más lejos que el expresidente estadounidense.

Los paralelismos con Trump son muchos. En 2018, después de que Torra animase a los CDR —“apreteu, apreteu”—, hubo un intento de los independentistas de asaltar el Parlament. Lo mismo que el del Capitolio pero que fracasó. En 2019, Puigdemont y el resto de líderes soberanistas apoyaron Tsunami Democràtic y su toma del Aeropuerto de El Prat. Para el independentismo, la legalidad vigente solo está para saltársela. Ayer mismo, Jordi Cuixart, en una entrevista en Catalunya Ràdio, se preguntaba: "¿Estamos dispuestos a luchar hasta el punto de que nuestros hijos vayan a la cárcel, si es necesario? Si la respuesta es sí, hemos dado un paso de gigante. Debemos utilizar la cárcel como respuesta a su régimen totalitario". Cuixart tiene cuatro hijos. El último de ellos, nacido mientras él estaba en prisión.

Mirar hacia otro lado

Con Trump, el independentismo prefiere mirar hacia otro lado. La Generalitat, a través de su departamento de Exteriores, nunca denunció lo sucedido en el Capitolio. El Consell per la República de Puigdemont tampoco emitió una nota al respecto. Trump se arroga hablar en nombre del pueblo. Como Puigdemont.

Ciudadanos compara a Trump con Puigdemont en un vídeo de campaña

Igual que los seguidores de Donald Trump se abonan a locas teorías de la conspiración, los independentistas lanzan a la opinión pública los conceptos más peregrinos. El último, al que se han abonado tanto miembros de JxCAT como de ERC o la CUP, es que la candidatura de Salvador Illa es “una operación de Estado” con el supuesto respaldo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña fijando la fecha de las elecciones el 14-F con la idea de desplazar al soberanismo de la Generalitat. Luego, cuando formaciones como los comunes los acusan de ser el “trumpismo catalán”, ellos lo niegan.

Justo ayer, Cs publicó un vídeo comparando el asalto del Capitolio con diversos momentos del 'procés'. La equiparación supone un problema, porque hay muchos votantes de izquierda en JxCAT que digieren mal la asimilación entre populismos. Son los mismos que defendían que había que aplazar las elecciones catalanas por el coronavirus, pero nunca le hubieran perdonado lo mismo a Trump, que tenía unos índices sanitarios mucho peores que los de Cataluña.

En su informe anual correspondiente a 2020, titulado 'Aplicación de la política exterior y de seguridad común', la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo quiso incluir una condena al asalto que se había producido unos días antes en el Capitolio de los Estados Unidos por parte de los seguidores de Donald Trump. En ese punto en concreto, Carles Puigdemont, quien además de eurodiputado es el número uno de la lista de JxCAT por Barcelona en las elecciones catalanas, se abstuvo. En una campaña en la que muchos partidos están acusando a esta formación de su carácter trumpista, la abstención del líder resulta significativa porque, además, fue muy minoritaria en el conjunto de la Eurocámara.

Carles Puigdemont Quim Torra Toni Comín Cataluña Generalitat de Cataluña Nacionalismo Congreso de Estados Unidos CDR Parlamento Europeo
El redactor recomienda