volvieron a volar esteladas

Fiesta en la ANC: "Hemos revocado el 155 y reafirmado la república tras la ocupación"

Volvieron a volar las esteladas y se reeditaron gritos como “independencia” y “las calles serán siempre nuestras”, algo que no se escuchaba desde hacía algunos días

Foto: Reacción entre los asistentes a la 'fiesta' de la ANC. (Reuters)
Reacción entre los asistentes a la 'fiesta' de la ANC. (Reuters)

La fiesta empezó ya con el 85% del escrutinio. La Asamblea Nacional Catalana (ANC), en boca de Agustí Alcoberro, interpretó los resultados de las elecciones autonómicas como “una victoria de la ciudadanía frente al golpe de Estado”, un resultado que condena al PP “a ser una fuerza prácticamente marginal” y que “demuestra” que “el pueblo de Cataluña ha resistido y seguirá resistiendo”.

[ACTUALIZACIÓN: Ciudadanos gana en votos y escaños, pero la mayoría absoluta se la lleva el independentismo]

Según los organizadores, les hubiese gustado vivir el recuento al aire libre, en la plaza Drassanes, pero “no fue autorizado”. Lo solventaron ocupando una de las salas del Museo Marítimo. Los pocos cientos de simpatizantes allí reunidos siguieron con el corazón en un puño la jornada. Se vio entre arcos de piedra y sillas de plástico, con bufé de quesos y embutidos, cava y la conexión de TV3 en dos pantallas gigantes.

Volvieron a volar las esteladas y se reeditaron gritos como “independencia” y “las calles serán siempre nuestras”, algo que no se escuchaba desde hacía algunos días por las calles de Barcelona. Los 70 escaños del bloque independentista se interpretaron como una victoria épica, y cada vez que TV3 conectaba con Bruselas y mostraba a Carles Puigdemont, se coreaba “presidente, presidente”.

Alcoberro acabó su intervención dando vivas a la “república catalana”. “Hemos ganado unas elecciones que no eran legítimas pero que han tenido un dato histórico de participación, en un contexto de amenaza y de ocupación”.

“Estamos muy felices porque hemos demostrado que queremos la república. Ahora ya no nos podrán callar y Europa tiene que verlo. La independencia podría tardar unos años, pero ya no me queda duda de que llegará”, comentaba Donat, voluntario veterano en todas las manifestaciones, con una copa de cava en la mano y bailando al son de la música. “¿Bailo mejor que el Iceta? Ahora estará llorando, ¿no?”.

En las pantallas gigantes iban apareciendo las reacciones desde las sedes de los diferentes partidos. Los pitos y los abucheos se hicieron ensordecedores ante la imagen de Xavier García Albiol. También cuando apareció Inés Arrimadas y un poco menos con el dirigente socialista. “A mí me da hasta pena”, decía una mujer vestida con un jersey amarillo.

Un grupo de jóvenes trataba de convencer a un periodista extranjero de que el voto independentista no hará más que crecer en los próximos años hasta que la república sea una realidad. “En pocos años esto estará hecho. Ahora tenemos que empezar a construir la república al margen de España y ser pacientes”. Y antes de que pudieran terminar de explicarse, fueron raptados por un trenecito que recorrió toda la sala.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios