Arrimadas busca hacer historia en Cataluña: el día en que los 'indepes' pueden perder
  1. España
  2. Cataluña
optimismo en ciudadanos el 21-d decisivo

Arrimadas busca hacer historia en Cataluña: el día en que los 'indepes' pueden perder

El partido afronta el 21-D con un optimismo evidente. Han superado una campaña "sin errores propios" en la que Arrimadas se ha consolidado y, además, puede optar a la victoria

placeholder Foto: Uno de los pósteres de Inés Arrimadas lanzado por Ciudadanos en la campaña del 21-D. (EFE)
Uno de los pósteres de Inés Arrimadas lanzado por Ciudadanos en la campaña del 21-D. (EFE)

El 21-D está aquí. Han pasado dos meses desde el golpe de efecto que Rajoy dio en su comparecencia para explicar las primeras medidas del Gobierno con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. "He disuelto el Parlamento de Cataluña y el 21 de diciembre se celebrarán elecciones". Era una de las demandas más sonadas desde Ciudadanos. A partir de entonces comenzó la contienda electoral más compleja que se recuerda en esa comunidad, y que se ha intensificado en las últimas dos semanas en una campaña absolutamente polarizada, en la que Inés Arrimadas se encuentra en un extremo y los independentistas (con Junqueras en la cárcel y Puigdemont huido en Bruselas) están en el otro. Ciudadanos afronta la jornada decisiva con optimismo al calor de las encuestas —las publicadas por distintos medios y las suyas internas, en que la victoria está muy cerca— y liderando fuera de toda duda el bloque constitucionalista.

[ACTUALIZACIÓN: Gana Inés Arrimadas, vence Carles Puigdemont: Ciudadanos gana en votos y escaños, pero la mayoría absoluta se la lleva el independentismo]

El balance de los últimos días es igual de positivo. En la formación naranja entienden que a diferencia de otras campañas electorales, esta ha transcurrido "sin errores propios", "peleando la batalla intelectual contra el nacionalismo" y con una importante posibilidad de consumarla en las urnas. Los últimos sondeos sitúan a Ciudadanos y ERC prácticamente igualados y podría ser un puñado de votos lo que determine la victoria de uno u otro. Los dirigentes naranjas dan por hecho que el margen es escaso pero reconocen que "es posible" ganar.

placeholder Inés Arrimadas, candidata a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos. (EFE)
Inés Arrimadas, candidata a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos. (EFE)

Una victoria que, en todo caso, constituiría todo un hito para el partido. Con toda seguridad, y si no el más, de los más importantes que ha logrado nunca. El partido de Albert Rivera, nacido precisamente hace 11 años para luchar contra el nacionalismo y arropar a una gran parte de la sociedad catalana que se sentía huérfana —ante la inacción del PP y los arrumacos del PSC a las formaciones nacionalistas—, podría estar a punto de consolidar su trayectoria en Cataluña y su vocación de convertirse en una fuerza mayoritaria.

Uno de los puntos fuertes en este periodo señalado por todos en el partido naranja es justamente su candidata. Reconocen que en los últimos años ha experimentado un crecimiento brutal y se ha situado frente a un electorado muy amplio como gran alternativa al desafío secesionista. Precisamente, la "buena campaña" de Arrimadas, dicen, frente a lo que consideran "bandazos" de Miquel Iceta (entre otras cosas, el asunto de los indultos políticos a los independentistas) que le habrían llevado a experimentar un frenazo, la "falta de rumbo" mostrada por la candidatura de Podemos y los comunes de Xavier Domènech, y la "desesperación" del PP de Xavier García Albiol dando por buena una victoria del constitucionalismo, más allá incluso del partido que gane, han aupado a la candidata naranja a las expectativas más altas.

En todo caso, Ciudadanos insiste en no lanzar las campanas al vuelo. Prefieren esperar a ver los resultados, confiando en que su mensaje y la opción que representan hayan calado con holgura. Otra batalla distinta será el escenario poselectoral. Todas las encuestas que sitúan a Arrimadas como posible ganadora también dan a los comunes la llave segura del próximo Govern. Un escenario en que la formación de centro prefiere no pensar —"confiamos en que no sean decisivos"—, pero que ya barajan. Muestra de ello es la oferta que en los últimos días la dirigente de centro ha ido disparando en mítines y debates: "Intentaremos pactar con ellos políticas sociales urgentes", y "si no quieren, que lo expliquen a sus votantes", zanjaba la líder de Cs en Cataluña.

Foto: Ilustración de Inés Arrimadas. (Raúl Arias)

Arrimadas pasó la jornada de reflexión en casa, "descansando", según manifestó. Por la mañana salió a dar una vuelta por el centro de Barcelona a hacer recados con su marido, Xavier Cima, donde fue increpada a gritos de "fascista". No ocurrió nada similar con el resto de candidatos y para el partido es la prueba de las opciones que tiene la dirigente naranja de salir victoriosa. "Ladran, luego cabalgamos", escribía Rivera en su perfil de Twitter. A la noche electoral, que Ciudadanos seguirá en un hotel céntrico de la ciudad condal, asistirá la ejecutiva permanente en su totalidad, diputados autonómicos, concejales y afiliados del partido. Desde la media tarde del jueves comenzarán a llegar los 'pesos pesados' para seguir el final de la jornada juntos y al día siguiente celebrarán una reunión del comité nacional en Barcelona para analizar los resultados y trazar la hoja de ruta naranja a partir de lo que ocurra el 21-D.

Elecciones Cataluña 2017 Inés Arrimadas Ciudadanos Nacionalismo Noticias de Cataluña
El redactor recomienda