Fernando de Páramo, el amigo de Rivera que fabrica las ideas naranjas
  1. España
  2. Cataluña
ELECCIONES DE CATALUÑA EL 21 DE DICIEMBRE

Fernando de Páramo, el amigo de Rivera que fabrica las ideas naranjas

Sus compañeros señalan su hiperactividad mental. Le obsesiona comunicar bien cada mensaje. Forma parte de "los de siempre" de Rivera y es un gran apoyo para Arrimadas

placeholder Foto: Fernando de Páramo. (Ilustración: Raúl Arias)
Fernando de Páramo. (Ilustración: Raúl Arias)

Cumplió treinta el mes pasado. Sus compañeros de partido señalan la hiperactividad mental que le caracteriza. Es como una máquina de ideas. Le obsesiona comunicar bien los mensajes, que se entienda todo lo que los dirigentes de Ciudadanos sueltan por la boca. "Comunicar, comunicar y comunicar" repite en las reuniones de trabajo. Lo hace muy a menudo cuando alguien se enreda intentando explicar alguna de sus iniciativas. Su dogma es el que es: puedes tener una idea muy buena, que si no la comunicas bien no vale nada. Fabrica los mensajes naranjas y busca que acaparen la atención mediática. La ilustración de Arrimadas a modo de cómic lanzada hace apenas unos días es uno de los ejemplos más recientes. Fernando de Páramo (Granada, 1987) nació en Andalucía y creció en Cataluña. Entró en el partido de Albert Rivera siendo un chaval. De alguna manera lo sigue siendo, pero a sus espaldas carga ya con el peso de ocho campañas electorales.

Se crío en el corazón de Pedralbes junto a su familia. Estudió Derecho y Periodismo y entró en la formación centrista en 2014, antes de las europeas. Después de ayudar a Rivera con el libro que escribía ('Juntos Podemos'), "el jefe" —así llaman todos al líder de Cs— le pidió personalmente que se quedara. Quería contar con él. Le necesitaba en su equipo más cercano. Irrumpió en el 'núcleo duro' naranja ocupando la secretaría general de comunicación y, a partir de ahí, cortó por lo sano con el monopolio de marketing que hasta entonces ostentaban Pablo Iglesias y los suyos. Había partido y Ciudadanos entraba de lleno en la competición.

Pantalón pitillo, chaleco y tupé. No tardó en convertirse en una de las piezas clave en la sala de máquinas. Sorprendió a muchos de los que llevaban años en la formación por "sus capacidades" y "su inteligencia" siendo tan joven y se coronó como el 'comunicador naranja' a las pocas semanas de su aterrizaje. "Expresa en treinta segundos cualquier cosa que le cuentes. Es capaz de dar con el quid de la cuestión siempre", cuentan de él.

placeholder Fernando de Páramo, Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa. (EFE)
Fernando de Páramo, Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa. (EFE)

Junto a José Manuel Villegas (secretario general), Fran Hervías (secretario de organización), José María Espejo (secretario de Acción Institucional), Carlos Cuadrado (secretario de Finanzas) y el diputado autonómico Carlos Carrizosa configura la guardia pretoriana de Rivera, de quien se hizo amigo desde el primer momento y al que prestó apoyo en momentos personales difíciles. Páramo es uno de los suyos, "de los de siempre". Quienes más le conocen lo definen como optimista por naturaleza. "Es de los que ve el vaso medio lleno incluso ante los peores escenarios". Le gusta centralizar las decisiones, eso sí. Él lleva la batuta comunicativa y, aunque detrás tiene un equipo al que le gusta cuidar, tiene la última palabra. Le gusta dar el visto bueno definitivo. No lleva bien cometer errores.

Junto a Villegas y Hervías ha diseñado la campaña más importante de Ciudadanos en esta comunidad

Madridista hasta la médula, amante de la política norteamericana, al poco de entrar en Ciudadanos recorrió España en autobús junto a los que después salieron elegidos eurodiputados, Juan Carlos Girauta y Javier Nart, en busca de expandir el mensaje del partido. A su lado siempre estuvo Hervías, amigo y compañero con el que incluso compartía habitación durante las campañas electorales. "Parejilla" los llamaban en aquellos tiempos. Ahora tiene dos amores, Bárbara, su novia de toda la vida con la que se casó en 2015 en la ciudad condal y su hija, de la que presume de forma permanente con cientos de fotos en el iPhone. No puede evitarlo, esa es su gran debilidad.

Foto: La candidata de Ciudadanos a la Generalitat, Inés Arrimadas. (EFE)

Más que en su casa, vive en el AVE entre Madrid y Barcelona. A la primera viene cada lunes para asistir al comité ejecutivo del partido. Repasa las intervenciones con Arrimadas o Villegas, dependiendo de quién salga a dar explicaciones a los medios de comunicación. Se sienta en uno de los taburetes altos de la sede de Ventas y sigue con atención cada comparecencia. Asiente, levanta la vista e intenta intuir lo que piensan los periodistas. En Barcelona compagina las tareas nacionales con su escaño en el Parlament. Es una de las caras más visibles en tertulias y debates. Se parte la cara por su partido.

Páramo ha sido uno de los grandes apoyos para Arrimadas en este periodo. Lleva tiempo esperando este momento. El 21 de diciembre también es para él una oportunidad histórica. Junto a Villegas y Hervías ha diseñado la campaña más importante que ha vivido nunca Ciudadanos en esta comunidad. Rivera le encargó estar preparado. Cuando "el jefe" desembarcó en Madrid mirando a La Moncloa muchos se sorprendieron de que Fernando no fuera al Congreso de los Diputados. Probablemente él también lo pensó. Rivera le pidió que se quedara en Cataluña, que apoyara a Arrimadas y preparara al equipo para cuando tuviera lugar la oportunidad. Entendió su cometido y ahora sí, la oportunidad ha llegado.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Elecciones Cataluña 2017 Perfil Inés Arrimadas Ciudadanos Campañas electorales AVE
El redactor recomienda