LA ENTRADA DE LA EXDIRIGENTE JUVENIL en la lucha del 21-d

Beatriz Talegón, la política que pasó de reñir al PSOE a llorar en campaña con ERC

Fue en 2013 cuando España la conoció, cuando echó la bronca a los líderes socialistas en Cascais. Desde entonces ha intentado encontrar su hueco con una carrera errática y a veces incomprensible

Foto: Beatriz Talegón, el 26 de octubre de 2015 en Madrid, cuando se postuló como candidata a La Moncloa por la lista X La Izquierda. (EFE)
Beatriz Talegón, el 26 de octubre de 2015 en Madrid, cuando se postuló como candidata a La Moncloa por la lista X La Izquierda. (EFE)

—Me di a conocer para algunos porque dije algunas cositas en Cascais. Ahí empezó todo.

Así fue. Ahí empezó todo para Beatriz Talegón. En Cascais, Portugal, en la reunión del consejo de la Internacional Socialista. El 5 de febrero de 2013. Ella era entonces la secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas (IUSY, en inglés) y cuando tomó la palabra, dejó pasmados a los líderes socialdemócratas de todo el mundo. No fue una intervención anodina, como tantas que no merecen una línea en las crónicas periodistas. Ella, directamente, abroncó a sus mayores. Para empezar, por congregarse en un lujoso hotel de la ciudad lusa cuando arreciaban los recortes y el malestar social. "Os exigimos de una vez por todas que la Internacional tenga sentido. No hagáis que los jóvenes nos avergoncemos [...]. Estamos aquí comprometidos con vosotros, los mal llamados líderes, porque sois los responsables de lo que está pasando [...]. Estamos pagando las consecuencias de vuestra falta de acción o de vuestra acción".

Talegón saltó entonces a la fama. Los titulares se sucedían a su favor. Casi cinco años después, no está en el PSOE, no milita en ningún partido aunque dio tumbos intentando encajar en alguno, es directora de Opinión del resucitado 'Diario16', columnista en otras cabeceras y tertuliana. Interviene en la clausura del III Congreso de UPYD a principios de este año, pide ahora la libertad para los "presos políticos" del 'procés', proclama que no es independentista aunque se emociona cuando interviene en un acto de campaña de ERC en Barcelona en el que recuerda que ha sufrido amenazas de muerte por pensar como piensa y remarca que "lo mejor" que puede pasarle a Cataluña es que venza el 21-D el bloque soberanista, para que los republicanos puedan "desplegar su influencia de forma evidente".

"Sois los responsables de lo que está pasando", soltó a los líderes de la IS en Portugal. Ahora cree que "lo mejor" es que gane el bloque soberanista

Es, a grandes rasgos, la secuencia de un viaje extremo pero que sorprende a medias dada la querencia de la exdirigente juvenil por los medios —a los que mantiene informados de cada uno de sus movimientos, artículos o entrevistas que hace gracias a su lista de difusión de WhatsApp— y su constante búsqueda de un acomodo en política, apreciación que muchísimos cuadros lanzan y que ella no comparte porque "jamás", asegura, ha querido vivir de la cosa pública. También influye, como observa otro excompañero de filas que trabajó con la exsocialista, su vehemencia, su pasión por la defensa de sus ideas hasta el final, sin dejar apenas asomo a la "duda".

Secretaria general de la IUSY en 2012

Beatriz Talegón Ramos (Madrid, 1983) echó los dientes en política en las filas socialistas. Primero, en las Juventudes de Guadalajara, en 2003, y un año más tarde, en el PSOE. Licenciada en Derecho en la Universidad de Alcalá de Henares en 2007, comenzó a desempeñar puestos políticos a partir de entonces. Entre 2007 y 2008, como concejala en Cabanillas del Campo (Guadalajara), luego viajó a Bruselas, fundó allí las Juventudes Socialistas de España en Europa y trabajó como asesora para la Dirección General de Asuntos Europeos de la Junta de Castilla-La Mancha en la capital belga, cargo que mantuvo desde 2009 a 2011. En 2010 fue elegida como vicepresidenta de la IUSY, puesto que en 2012 cambió por el de secretaria general, cuando pasó a residir en Viena, sede de la organización. Entonces le sobrevino la fama gracias a ese duro 'speech' en Cascais.

Amagó con presentarse a las primarias del PSOE, y luego apoyó la candidatura de Pérez Tapias. Entró en el comité federal, pero rompió el carné en 2015

La reprimenda a los líderes socialistas, lanzada además cuando las dudas sobre el liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba arreciaban y el partido comenzaba a clamar por las primarias presidenciales —la serpiente que envenenó su mandato hasta el final—, disparó la popularidad de Talegón. Y ella no desaprovechó el momento. Hasta flirteó con la posibilidad de competir por la candidatura a La Moncloa. Según ella, porque las bases se lo demandaban. "Claro que me lo piden y me lo dicen, y una se lo toma con humildad, como un cumplido y algo bonito, y ¿por qué no? Claro que sí, ojalá que todos podamos dar el paso y que luego nos voten entre todos y que sea una fiesta de democracia y elija la mayoría", sostenía entonces en una entrevista con EFE.

Beatriz Talegón, el juez Baltasar Garzón y los dirigentes de Izquierda Abierta Gaspar Llamazares y Tasio Oliver, el 30 de septiembre de 2015 en Madrid, en un acto en defensa de la unidad de la izquierda. (EFE)
Beatriz Talegón, el juez Baltasar Garzón y los dirigentes de Izquierda Abierta Gaspar Llamazares y Tasio Oliver, el 30 de septiembre de 2015 en Madrid, en un acto en defensa de la unidad de la izquierda. (EFE)

Pero nunca llegó a concurrir ni tuvo realmente opciones de medrar dentro del PSOE, por mucho que picara piedra en los medios y gritara a favor, con el diputado Odón Elorza, ambos compañeros en la plataforma Foro Ético, de unas primarias inmediatas. En febrero de 2014, Juventudes promovió su relevo como secretaria general de la IUSY —un cargo fruto del pacto de las cúpulas socialistas de cada país—, aunque ella ya había advertido que no quería continuar un segundo mandato. Meses más tarde, se enroló como jefa de campaña de José Antonio Pérez Tapias, el candidato al que postuló en las primarias federales Izquierda Socialista. El veterano dirigente perdió frente al primer Pedro Sánchez (como también perdió Eduardo Madina), pero este lo incorporó a él y a Talegón al máximo órgano de poder del PSOE, el comité federal.

Que ella rompiera el carné del partido era cuestión de tiempo. Protagonista de la crisis abierta en Izquierda Socialista tras las primarias, apostó desde comienzos de 2015 por una aproximación con Podemos, y luego lideró la plataforma Somos Izquierda, que abogaba por una convergencia de las formaciones progresistas como única vía para derrotar al PP, "más allá de siglas y personalismos". El 5 de julio de 2015 Talegón anunciaba a través de Twitter que dejaba el PSOE por su discrepancia con la posición del partido sobre el referéndum convocado en Grecia para aceptar o rechazar las medidas impuestas por los acreedores a cambio del desembolso del rescate. "Algunos se quedarán contentos. Yo, aliviada", escribía. "Tanta paz lleves como descanso dejes", respondía gráficamente el sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, hoy uno de los hombres fuertes de la ejecutiva de Sánchez. El PSOE "no es socialista, no es obrero y, desde luego, no cree en la construcción de una Europa social basada en la Justicia y la dignidad de la ciudadanía", manifestó en su carta de despedida.

De candidata a no candidata en siete días

La exsocialista intentó buscar su hueco en las generales de 2015. Abrazó el nacimiento de Decide en Común, el partido lanzado por el también exdirigente del PSOE Alberto Sotillos —rival en 2014 de Sánchez, Madina y Pérez Tapias, pero que no logró superar la fase de avales—, saludó la irrupción de Ahora en Común, un espacio promovido por IU pensado para la confluencia de las formaciones progresistas, y participó en un acto por la unidad de la izquierda en aquel otoño, poco antes de las generales, con Baltasar Garzón, Gaspar Llamazares y Cristina Almeida. Aquello tampoco funcionó. Podemos e IU no se unieron para aquellas elecciones, Sotillos se acabó yendo con Alberto Garzón (aunque más tarde renunció) y ella misma se postuló como candidata a presidenta del Gobierno por la plataforma X La Izquierda el 26 de octubre siempre y cuando se decidiera así "por consenso", para después retirar su apoyo a ese espacio el 2 de noviembre, apenas siete días después. Su argumento, que no había una voluntad "real" para trabajar por la unidad de todas las fuerzas progresistas alternativas a PP y PSOE.

En mayo, saludó el triunfo de Sánchez. Un mes más tarde, se supo que había sido condenada por violar el derecho al honor del alcalde de Cabanillas

Talegón siguió explotando no obstante su faceta mediática. Habitual en los platós, mantuvo sonadas broncas con Isabel Durán o con Alfonso Rojo —que directamente la insultó en directo— y se consolidó como tertuliana polémica y vehemente en 'Las mañanas de Cuatro'. Garra que ha sido también reclamo para TV3. Y es adicta a Twitter, red en la que cuenta con más de 100.000 'followers'.

Sánchez volvió al mando del PSOE en las primarias del pasado 21 de mayo. Talegón saludó su victoria —aunque antes le había llamado "liberal", "antidemocrático" y "producto de marketing"— y coqueteó con volver. "El PSOE vuelve a ser de izquierdas. Ahora sí, llega el tiempo de volver a casa!", escribió en Twitter. Pero no regresó.

La última noticia en las hemerotecas sobre Talegón se producía hace menos de medio año. El 23 de junio, los periódicos difundían la sentencia del juzgado número 6 de Guadalajara [aquí en PDF]: la exdirigente juvenil era condenada a pagar 1.500 euros al alcalde de Cabanillas del Campo, su íntimo enemigo José García Salinas, por haber vulnerado su derecho al honor, al haberle llamado "chorizo" durante una asamblea local en la que este fue elegido como candidato para las elecciones locales de 2015. La pareja de Talegón, Juan Carlos Sánchez, también era obligada a pagar 3.000 euros, por haber hecho manifestaciones que violaban el derecho al honor del regidor a través de redes sociales y en una asamblea vecinal. La condena no era firme y fue recurrida por ella misma ante la Audiencia Provincial. No hay fallo definitivo. La exsocialista, según fuentes próximas al primer edil alcarreño, buscó a través de su letrado un acuerdo: pagar dinero al primer edil a cambio de retirar la denuncia, pero sin disculpa de por medio. Salinas, muy ofendido por la sarta de presuntas injurias y calumnias vertidas contra él —la pareja de Talegón, Sánchez, insinuó que había atropellado borracho a un menor y que no le prestó auxilio—, se negó. Ella desmiente rotundamente ese intento de pacto y dice que es "falso".

Musa del independentismo

El 'procés' ha acabado cautivando a Talegón. Hasta el punto de que desliza sospechas de "posibles irregularidades" en el escrutinio del 21-D, y pese a no declararse independentista, defiende la candidatura de ERC por "democracia". "Y nos está costando amenazas de muerte, nos está costando... —señalaba este jueves en el Teatre Eixample de Barcelona, luchando para contener la emoción—. Decís 'no tenemos miedo'. A ver, cosilla da, otra cosa es que no me va a frenar ni la madre que los parió".

Aboga por la candidatura de ERC por "democracia", aunque no es 'indepe'. "Yo solo defiendo vuestra dignidad y vuestros votos", subrayó en Barcelona

Esas amenazas de muerte las ha recibido Talegón por Twitter en los últimos días. Dirigidas a ella y a su hijo. Balas reales sobre un papel, fotografiadas y empaquetadas vía mensaje directo. La exdirigente de IUSY presentó este viernes una querella criminal, como informó su diario hoy. "A [Juan Ignacio] Zoido le importa una mierda que a la niña de [Gabriel] Rufián o a mi hijo nos estén amenazando. Ahí la Fiscalía no está viendo un delito de odio. Yo tengo que estar yendo a comisaría y dando explicaciones y nadie me protege. Y me amenazan por defender la soberanía del pueblo de Cataluña. Yo no soy independentista. Yo solo defiendo vuestra dignidad y vuestros votos", decía en el Teatro Eixample. Ovación del público.

Talegón quiere que gane el bloque secesionista el 21-D, porque "España necesita un faro que demuestre" que también los ciudadanos han de luchar "por una república". "Yo no milito en ningún sitio, no soy catalana y no voy a poder votar. Pero yo también quiero una Esquerra Republicana para España".

Quienes la conocen dicen que "no puede estar a medias con nada", o que es "inteligente, pero soberbia". Ella remarca sus "valores de la izquierda"

"Creo que es realmente apasionada. Es decir, cree en las cosas de forma absoluta. No puede estar a medias con nada. Digamos que suele tener pocas dudas, desgraciadamente. Y una vez ahí, o estás con ella o contra ella. Cree en las cosas con tanta firmeza que quien no lo ve igual pasa al otro bando. Ella no se pregunta si se ha podido confundir. O hay conspiraciones o el resto no logra ver lo que ella ve", comenta un dirigente que trató con ella dentro y fuera del PSOE. "Es amable en persona, dura en la red. Pero que ahora apoye a ERC no lo entiendo", apunta otro veterano responsable que no tiene carné socialista pero sí la acompañó en su viaje fuera de Ferraz. "Es inteligente, culta y superdotada, pero usa toda su capacidad para hacer el mal. Es soberbia y creída. Le encanta escucharse y ser célebre. Y cambia de amigos políticos cada cuarto de hora. Su coherencia es cero", manifiestan fuentes cercanas al alcalde de Cabanillas, con el que compartió trayectoria política en Juventudes. Testimonios como estos, e infinitamente más contundentes aún, abundan entre quienes la trataron en el PSOE.

Beatriz Talegón, la política que pasó de reñir al PSOE a llorar en campaña con ERC

Con tantas vueltas en tan pocos años, es complicado ubicar a Talegón en un espacio. No es una política al uso. Unos dirán que está obsesionada con dar la nota, con no salir de los focos. Otros, que se mueve por convicciones, por "principios", en defensa de "los valores de la izquierda", como ella misma dice. Es capaz de pasar por el PSOE y también de ejercer de musa por ERC. De protagonizar una bronca en plató y soltar cuatro berridos. Capaz de firmar en 'OK Diario' y en el periódico soberanista 'El Nacional', dos polos opuestos. Pero no le importa dejar flipado al personal. Como no le importó dar un repaso a los capitanes socialistas en su cara y en un hotel de cinco estrellas. Que logre hacer carrera política en un partido sin dejar muchos enemigos por el camino es harina de otro costal.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios