Elecciones Cataluña 2017: JuntsxCAT dice que Arrimadas, Iceta y Albiol son los tontos útiles del maléfico Aznar Elecciones Catalanas
EN SU ACTO CENTRAL DE CAMPAÑA

JuntsxCAT dice que Arrimadas, Iceta y Albiol son los "tontos útiles" del "maléfico" Aznar

La coalición electoral de Carles Puigdemont pide el voto para terminar con la "humillación" española. El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, manda un mensaje desde prisión

Foto: El holograma del expresidente catalán, Carles Puigdemont, en un mitin en Barcelona. (Reuters)
El holograma del expresidente catalán, Carles Puigdemont, en un mitin en Barcelona. (Reuters)

La voz irrumpió de golpe, sin previo aviso. Se hizo el silencio en el pabellón. El sonido era metálico pero la cadencia inconfundible. Era Jordi Sánchez, el expresidente de la ANC, enviando un mensaje electoral desde la prisión de Soto del Real. "Nuestro único adversario real se llama Mariano Rajoy. Ni Arrimadas, ni Iceta ni Albiol nos tienen que preocupar. Quien tiene que quitar sus sucias manos de nuestro Gobierno es Rajoy, los otros son los tontos útiles que le han pagado la fiesta del 155", espetó el hoy número dos en la candidatura de Junts per Catalunya (JuntsxCAT). El auditorio estalló primero en carcajada y luego en ovación.

En el mítin central de campaña de la rebautizada (una vez más) Convergència, lo que hizo más gracia y generó mayores sobresaltos fueron las puyas a PSC, PP y Ciudadanos. Como cuando el portavoz de la campaña, Eduard Pujol, dijo que "la sombra maléfica de Aznar" sobrevuela Cataluña a lomos del artículo 155 y de los partidos que lo defienden. O cuando este mismo dijo que su presidente "no es una marioneta del Ibex 35 ni del paseo de la Castellana", y que no les van a callar ni "Inés Arrimadas" (era sonar su nombre y estallar en silbidos y abucheos el respetable) ni "un neofranquista", en velada referencia a Xavier García Albiol.

Los candidatos de JuntsxCAT alzan sus manos contra la represión en un momento del mítin en Barcelona. (EFE)
Los candidatos de JuntsxCAT alzan sus manos contra la represión en un momento del mítin en Barcelona. (EFE)

Esos fueron los pocos momentos destinados al circo en oposición a los muchos momentos destinados a la gravedad, al recogimiento y al llanto, que lo hubo entre los rostros que acudieron al pabellón de la Vall d’Hebrón (Barcelona). Hubo aplausos y gritos rotos de "libertad" cuando en la pantalla gigante apareció la imagen del 'exconseller' de Interior, Joaquim Forn, hoy en prisión preventiva en la cárcel de Estremera. Y hubo alivio y miradas esperanzadas cuando los 'exconsellers' de JuntsxCAT que sí han podido salir del penal subieron al escenario. Ahí estaban Josep Rull y Jordi Turull, convertidos tras su paso por Estremera en "mejores personas", en "versiones 2.0". Así lo dijo la conductora del evento, la periodista Pilar Calvo. "Son mejores personas, mejores políticos y mejores padres", aseguró Calvo. Y posiblemente también son santos a ojos de los votantes de JuntsxCAT, que los abrazaron y jalearon deslumbrados por que hayan vuelto sanos y salvos de su épico encierro en una prisión castellana.

Antes del clímax, que todo el mundo sabía que iba a ser Carles Puigdemont hablando en directo a través de una pantalla (en este caso cuatro pantallas pegadas y varios televisores), hubo tiempo para parlamentos de distintos miembros de las listas. Se abundó en la dignidad del pueblo catalán frente a la humillación del Estado español, en la necesidad de que los 'presos políticos' recobren la libertad y también, por qué no, hubo tiempo para recordar que Cataluña es la mejor tierra que hay en el mundo. Sobre este concepto se incidió varias veces. "Somos una tierra de creadores, de soñadores, de idealistas. Por nuestras venas corre la sal del Mediterráneo, fuimos los primeros exploradores del mundo y en el presente solo sabemos hacernos preguntas para mejorar el mundo. Estamos enamorados del mejor trocito de la Tierra, Cataluña", glosó Gemma Geis, cabeza de lista por Girona de JuntsxCAT.

Asistentes emocionados por el encarcelamiento de los 'exconsellers'. (D.B.)
Asistentes emocionados por el encarcelamiento de los 'exconsellers'. (D.B.)

En sus parlamentos, tanto Rull, Turull como la rutilante estrella emergente de la coalición, Elsa Artadi, insistieron con vehemencia pero sin aportar ningún argumento concreto en que hay que votar a Carles Puigdemont. Y este, largamente apelado, entró por fin en escena desde su particular exilio en Bruselas. Había estado viendo por 'streaming' todo el acto y su rostro aparecía henchido de orgullo por el clamor de su público, que en el acto central eran predominantemente personas mayores de 50 años, el votante de CiU de toda la vida reconvertido hoy en recalcitrante independentista. "Este es el intento de aniquilación más grave en los últimos 40 años en Cataluña", comenzó el 'expresident'. Luego siguió con las proclamas básicas de su campaña. Tildó a España de "estado autoritario" con "poderosos intereses para que las cosas no nos vayan bien". Un Estado que urde planes perversos para que Cataluña "nunca levante la cabeza".

La solución a todos los males, dijo Puigdemont, es votarle a él, no a ERC ni a la CUP. Es JxCAT el partido que garantiza el espíritu del 1 de octubre. "Hemos recibido un ataque desaforado y violento del Estado contra nosotros, que llenamos las urnas de votos y dignidad [el 1-O] y ahora nos toca hacer lo posible por defendernos. Llenar de votos las urnas el 21 de diciembre es la manera más directa de hacer la república de la personas", urgió Puigdemont. De nuevo, aplausos en el público y una duda en el ambiente. Si el 21-D es la vía directa para hacer la república, ¿qué fue entonces el referéndum del 1 de octubre?

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios