Elecciones Cataluña 2017: Iceta se acerca al caladero de Domènech: de la Hacienda federal al indulto a los presos Elecciones Catalanas
LA RECTA FINAL DE LAS ELECCIONES CATALANAS DEL 21-D

Iceta se acerca al caladero de Domènech: de la Hacienda federal al indulto a los presos

Las diferencias entre PSC y Catalunya en Comú han ido diluyéndose en la campaña, compartiendo una perspectiva catalanista, transversal y progresista. Pero también hay muros como el 155

Foto: Miquel Iceta, junto con Pedro Sánchez y Pol Gibert, candidato del PSC por Barcelona, este 13 de diciembre en Sabadell. (EFE)
Miquel Iceta, junto con Pedro Sánchez y Pol Gibert, candidato del PSC por Barcelona, este 13 de diciembre en Sabadell. (EFE)

A medida que avanza la campaña electoral catalana del 21-D, el número de banderas compartidas entre el PSC de Miquel Iceta y los 'comuns' de Xavier Domènech se incrementa. A nivel programático, el candidato de los socialistas comenzó defendiendo varias de las medidas estrella de los 'comuns', siendo la relativa a la creación de un consorcio tributario para Cataluña la que más críticas despertó entre el resto de barones del PSOE. La última de ellas ha sido la promesa de pedir el indulto para los dirigentes independentistas encarcelados, rápidamente cuestionada por los otros dos candidatos del bloque autodenominado constitucionalista, Inés Arrimadas (Cs) y Xavier García Albiol (PP). Desde Ferraz se desmarcaron inmediatamente de esta posición, que por otro lado habían exigido los 'comuns' para abrir negociaciones tras el 21-D, junto al rechazo a la aplicación del 155.

En el plano discursivo también han coincidido Iceta y Domènech, principalmente al apelar a la formación de un "gobierno de reconciliación" tras el 21-D. Aunque el candidato socialista se opone a pactar con la izquierda independentista de ERC, el líder de los 'comuns' utiliza este concepto para referirse a un acuerdo transversal, de carácter progresista, que incluya a los republicanos si abandonan la vía unilateral, además de al PSC. Esto es, la reedición de un 'tripartit' al que desde PSOE y PSC se han negado por activa y por pasiva en lo que va de campaña. Este mismo jueves, volvió a manifestar en una entrevista en 'Los desayunos de TVE' su negativa a un Ejecutivo de coalición con ERC y 'comuns' o bien a otro con Ciudadanos y PP. Su apuesta es la de un gabinete en minoría y con independientes. En cambio, el todavía portavoz de En Comú Podem en el Congreso insiste en un nuevo tripartito.

Iceta se acerca al caladero de Domènech: de la Hacienda federal al indulto a los presos

Las diferencias entre PSC y Catalunya en Comú han ido diluyéndose durante la campaña, desde una perspectiva catalanista, transversal y progresista, y si entre ambos partidos no existen vetos cruzados, Iceta y Domènech se disputan la bandera del 'candidato Borgen'. Una de las ideas fuerza con las que el socialista lanzó su precampaña, que alude al argumento de una famosa serie danesa así titulada en la que su protagonista, perteneciente a un partido minoritario, acaba en la presidencia del país gracias a su capacidad para tejer acuerdos. Posteriormente, Domènech trató de reapropiarse de esta etiqueta aludiendo que era quien menos rechazo producía en el resto de formaciones.

El primer secretario rechaza prácticamente a diario cualquier reedición de un Gobierno con ERC y 'comuns', aunque tampoco lo quiere con Cs y PP

La disputa por hacerse con la bandera del denominado 'candidato Borgen' llegó a centrar la breve conversación que mantuvieron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante los actos oficiales del Día de la Constitución en el Congreso. En su primer contacto desde el pasado mes de septiembre, debido a la ruptura de puentes en la izquierda por conflicto en Cataluña, el secretario general de Podemos le espetó a su homólogo en el PSOE que "el verdadero 'candidato Borgen' es Domènech, y no Miquel Iceta". La respuesta fue en forma de sonrisa, y es que en Ferraz sostienen que el único candidato viable es Iceta, pues a Arrimadas jamás la harán presidenta los 'comuns'. Esta solo podría acceder a la jefatura del Govern en caso de que las fuerzas unionistas (Cs, PSC y PP) sumaran por sí mismas 68 escaños, la mayoría absoluta.

No hubo comunicación previa con Ferraz

El indulto a los miembros del Govern encarcelados al que se comprometió Iceta si era 'president' de la Generalitat ha sorprendido a propios y extraños. Marca distancias con sus hipotéticos aliados poselectorales del bloque constitucionalista y se presenta como un guiño a los 'comuns' y, al menos, al electorado de ERC. Un gesto con una fuerte carga simbólica que ha protagonizado el arranque de la última semana de campaña. Este mismo jueves volvía a ratificarse en su afirmación, argumentando que no le importa "pagar el precio" de perder votos por pensar en la "reconciliación" catalana. "Hay quien me critica por pedir el indulto, pero alguien en Cataluña debe pensar en cómo coseremos las heridas. Y no me importa pagar un precio por pensar en escenarios de reconciliación. No lo hago en función de lo que otros hagan o no, sino porque estoy absolutamente convencido", remarcó.

Iceta subraya que no le importa "pagar un precio" por pensar en escenarios de "reconciliación" y en cómo coser heridas. Lo dice por "convicción"

De hecho, algunos de los dirigentes más cercanos a Iceta explican que la cuestión de los indultos —la respuesta a una pregunta en el marco de una entrevista en la emisora catalana RAC1— no respondía a estrictamente a una "estrategia de campaña" diseñada con anticipación. Era un "ataque de sinceridad, porque él se lo cree", sin medir tanto en las potenciales consecuencias de ese mensaje, señalaban. De ahí la sorpresa nada disimulada de Ferraz en cuanto la noticia saltó a Madrid. La número dos del PSOE, Adriana Lastra, puso tierra de por medio y apuntó que era una "opinión de Iceta", que la dirección "respeta", y que está expresada en un contexto de "campaña electoral". Y hoy iba en la misma línea Margarita Robles, la portavoz en el Congreso: "Es una propuesta que se hace en campaña electoral y no hay que verla de otra manera", minimizaba la dirigente.

El primer secretario reconoció este jueves en TVE que no había consultado su propuesta con el PSOE. "A veces pienso que si estuviera en el lugar del PSOE, estaría maldiciendo a ese Iceta por sus propuestas. Es cierto que a veces no se calibra lo suficiente el impacto de lo que se dice, pero hay que hacer un esfuerzo por curar heridas", recalcó.

Iceta se acerca al caladero de Domènech: de la Hacienda federal al indulto a los presos

La iniciativa ni siquiera convence a todo el PSC. Este jueves se debatió en el sanedrín electoral que se reúne a diario y, según confesaban algunos de los presentes, había opiniones contrapuestas. Y es que hay dudas de que el mensaje de Iceta sea "oportuno" en este momento, a una semana de las urnas, y cuando hay una parte del voto que se disputa con Ciudadanos, aunque es cierto que hay otra porción de la tarta por la que pugnan PSC y 'comuns'. Pero se ha impuesto la idea de que el jefe tiene carta blanca para hacer campaña a su modo, y que a fin de cuentas "está pensando más como presidenciable", que es el aspecto en el que sus estrategas más están haciendo hincapié, que como candidato a la Generalitat. "Quizá Miquel se ha adelantado a la hora de proponerlo, sobre todo porque queda tiempo hasta que haya sentencias en firme, y para entonces vete a saber, pero también es verdad que aquí la perspectiva es otra y se puede llegar a entender su iniciativa para favorecer esa reconciliación", manifiesta uno de los integrantes de su cúpula. "Nos gustaría en todo caso que este tema pasara rápido de la agenda", indica uno de los miembros del comité electoral.

El movimiento del candidato es a todas luces "arriesgado", según advertían algunos dirigentes en Madrid y Cataluña. Y esa "audacia" puede ser apreciada por los votantes... o castigada. Las encuestas hasta ahora colocan en su mayoría al PSC por debajo de Ciudadanos, aunque los socialistas creen que ambos partidos están más igualados y que todo puede pasar, por tanto.

Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, instó a Iceta y al PSOE a definirse: "Lo que deben hacer es aclararse porque por una parte comparten con el PP y Ciudadanos la estrategia autoritaria del 155 y por otra ahora nos hablan de indultos", comentó la dirigente, quien insistió en que en este momento "hay personas en la cárcel que no deberían estarlo" y en que los "problemas políticos" deben resolverse mediante vías políticas y no judiciales, informa Europa Press.

El avance de la campaña también está siendo acompañado por un aumento de las condiciones que los 'comuns' ponen sobre la mesa para prestar sus votos, que según la mayoría de encuestas podrían ser clave, en una investidura. La última ha sido vincular los acuerdos para la Generalitat a echar a Mariano Rajoy de La Moncloa, vía moción de censura. Sin cambios en el Gobierno central, las salidas al conflicto catalán son limitadas, según sostienen fuentes de la dirección de Podemos. Una nueva exigencia que tiene como principal destinatario al PSOE, que se abstuvo en la moción presentada por Podemos el pasado mes de junio. La oferta es que esta vez encabece dicha operación el propio Sánchez. Pero el propio secretario general ha enfriado en repetidas ocasiones esa posibilidad: en Ferraz siguen insistiendo en que no hay números y en que no aceptará la investidura haciéndola recaer en las formaciones independentistas.

Iceta se acerca al caladero de Domènech: de la Hacienda federal al indulto a los presos

Equidad y ordinalidad

Si en los últimos días el PSC ha dedicado ciertos guiños a los 'comuns', estos últimos han hecho lo propio con los republicanos. Su propuesta de la Hacienda catalana se centra en que sea "solidaria", teniendo en cuenta "la equidad y la ordinalidad". Con todo, coincide con la propuesta en su día por el 'vicepresident' Oriol Junqueras al vincularla a un nuevo acuerdo político y social que supere el Estado de las autonomías, "con el doble objetivo de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos y blindar sus derechos con las estructuras propias de un Estado".

El candidato socialista ha defendido una quita de la deuda y un consorcio tributario con el Estado. Pide el voto para los que quieran mejor financiación

Como explicaban fuentes del partido, la Hacienda propia y solidaria busca cumplir con los objetivos de "lograr la plena capacidad de decisión sobre los tributos en Cataluña", y así disponer de recursos económicos suficientes "para las políticas sociales que desarrollaremos, garantizando siempre la lealtad institucional acordada entre los Gobiernos catalán y español, sin permitir injerencias, ni arbitrariedades". Todo ello, cumpliendo con el principio de solidaridad territorial, que se haría pactando una aportación a la Administración del Estado, cumpliendo, según añaden, "con el principio de equidad y justicia que haría que todos los territorios tengan la capacidad para prestar los servicios básicos".

Iceta se acerca al caladero de Domènech: de la Hacienda federal al indulto a los presos

Iceta busca un perfil propio, catalanista y transversal, y por eso quiere marcar diferencias con PP y Ciudadanos, que sin embargo se prefiguran como sus potenciales aliados, aunque para ello necesitarían que los 'comuns' les entregaran la llave. Por eso ha defendido con ahínco tanto su propuesta de una quita de la deuda para Cataluña como para el resto de comunidades infrafinanciadas y la idea de un consorcio tributario. Es decir, una Hacienda federal, que "la Agencia Tributaria estatal y la Agencia Tributaria catalana" trabajen juntas, compartan información. Iniciativa que, recuerda, está contemplada en el artículo 204.2 del Estatut y no supone "ningún privilegio". El primer secretario ha llamado al voto a su partido para todos aquellos que quieran una mejor financiación para Cataluña y un mayor autogobierno, planteamiento que es plenamente compartido por Pedro Sánchez.

Críticas de PP, Ciudadanos y los 'indepes' a la promesa del socialista

La propuesta de pedir indulto para los presos del 'procés' ha despertado las críticas en los dos bloques. En el constitucionalista y en el independentista. Así, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, calificó de "ocurrencia" el planteamiento de Iceta y le rogó que deje trabajar a los jueces.

El candidato del PP, Xavier García Albiol, sostuvo mientras que Iceta "pone en riesgo" la posibilidad de forjar un Ejecutivo unionista tras el 21-D al ofertar la redención penal a los investigados por "saltarse la ley", los que han provocado "la mayor crisis social, política y económica" en Cataluña, informa EFE. Inés Arrimadas, la aspirante de Ciudadanos, se ofreció como el "voto seguro" frente a las dudas que, a su juicio, genera el PSC, que cree que tiene la tentación de armar un nuevo tripartito. 

En una entrevista en 'Al rojo vivo' (La Sexta), el presidente de la formación naranja, Albert Rivera, tachó de "error" el posicionamiento de los socialistas: "Los políticos no debemos prometer perdones a otros políticos por pactos políticos", señaló, recordando que los miembros del Govern de Carles Puigdemont han sido imputados por prevaricación y malversación de fondos, entre otros delitos. 

Por su parte, el 'exconseller' Josep Rull, número seis de Junts per Catalunya y recientemente excarcelado, cargó duramente contra Iceta. "No sé si así limpiará su conciencia, pero seguro que a nosotros no nos ayuda. Pidiendo el indulto, Miquel Iceta nos está condenando, porque pueden optar al indulto aquellos que han sido condenados. Y nosotros no somos culpables de rebelión, ni de sedición, ni de malversación, ni de los demás delitos que se nos imputan", recalcó en una rueda de prensa organizada por EFE. 

Jordi Xuclà, diputado del PDeCAT en el Congreso, reprobó al primer secretario por lo que entiende como una incongruencia: los socialistas son "como esas mantas que cubren los pies o la boca, pero no pueden cubrir los pies y la boca a la vez, y esas incoherencias se expresan incluso en plena campaña electoral". Xuclà añadió que es el PSOE quien le pone "piedras en el camino" al primer secretario, pues este intenta "tender puentes" y se encuentra con "fuego amigo". 

Ataques también del portavoz de ERC en la Cámara Baja, Joan Tardà. Para él, lo relevante es que Iceta no ha mostrado "una mayor solidaridad e indignación" con los encarcelados y que el PSOE no haya promovido ninguna acción parlamentaria "denunciando el atropello a los derechos civiles". Eso significa, a su juicio, "que personas honradas y que no están sujetas a ninguna sentencia estén privadas de libertad", informa Europa Press. 

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios