fachin y sibina encabezan la contracampaña

Los 'comuns' encaran la campaña entre las zancadillas internas y el boicot de círculos

Desde la dimisión de Fachin y una parte considerable de su ejecutiva, el número de círculos que han ido desertando de la formación supera, al menos, la docena

Foto: El ex secretario general de Podem Catalunya Dante Fachin, durante la concentración convocada por la ANC tras la encarcelación de los 'consellers'. (EFE)
El ex secretario general de Podem Catalunya Dante Fachin, durante la concentración convocada por la ANC tras la encarcelación de los 'consellers'. (EFE)

La huida de círculos de Podem tras la crisis interna que llevó a dimitir al ex secretario general Albano Dante Fachin no solo está suponiendo una merma de las fuerzas de Catalunya en Comú-Podem (CatECP) para contribuir a la campaña, sino que en algunos casos se está pasando del boicot pasivo al activo, siguiendo la estela iniciada por el consejo ciudadano del partido en la ciudad de Lleida. Desde la plataforma Som Alternativa, la escisión liderada por Dante Fachin, se aseguró que solo se haría campaña "contra el 155 y sus valedores", pero sus manifestaciones públicas y comentarios en redes parecen incluir en este bloque a los 'comuns', a quienes han criticado duramente tanto por su programa como sus posicionamientos. Asimismo, han diseñado una campaña paralela en la que se hará hincapié, según el propio Fachin, en preparar "el mejor camino para seguir haciendo frente a todas las imposiciones y todas las injusticias, propias y extrañas".

La decisión de la diputada de los 'comuns' en el Congreso Marta Sibina, que fue su número dos en las listas del 20-D y cabeza de lista por Girona el 26-J, de no arropar a Domènech durante la campaña camina en esta misma línea. Y es que más allá de plantar a su candidato, a través de una carta difundida por las redes sociales exponía los motivos que la llevaron a tomar esta decesión, acompañando de duras críticas al proyecto en su conjunto, sin dejar de mencionar tanto a Domènech como a Ada Colau y Pablo Iglesias. Una carta que eligió difundir a escasas horas del arranque oficial de la campaña electoral, ensombreciendo así la puesta de largo de la candidatura.

Desde la dimisión de Fachin y una parte considerable de su ejecutiva, el número de círculos que han ido desertando de la formación supera, al menos, la docena, mientras que no hay cifras oficiales sobre las bajas individuales. Entre ellos, no son pocos los que se han declarado en rebelión contribuyendo a una suerte de contracampaña encabezada por Som Alternativa, dificultando las posibilidades electorales de CatECP. Las dificultades para sacar adelante la campaña se vislumbraron cuando miembros de la gestora de Podem lanzaron un ultimátum a los críticos dando a entender que quien no colaborase en la campaña se situaba orgánicamente fuera del partido.

Solo en la provincia de Barcelona, donde según Catalunya en Comú-Podem aspiran a recoger sus mejores resultados, ya decidieron en asamblea no participar en la campaña los círculos de Santa Perpetua de Mogoda, Canovelles, la Llagosta, Cubelles, Sant Salvador de Guardiola, Vilafranca del Penedès, Llicà de Munt, Pont de Vilomara i Rocafort, Esparraguera o Cardedeu, según recogió EFE. Sus principales críticas tienen que ver con la elaboración de las listas, que por la falta de tiempo no fueron confeccionadas en primarias abiertas, así como con la forma en la que se nombró a la gestora que dirigirá Podem hasta su próxima asamblea para elegir una nueva dirección.

"Ha sido todo muy oscuro", resumía la ex secretaria general de Podem en Lleida Eva Abancens, tras la dimisión de la ejecutiva en bloque. Asimismo, en un comunicado, criticaba que Podemos, "al igual que el Estado, nos aplica un 155 al más puro estilo dictatorial y lo hace, como en todos los regímenes autoritarios, en pactos de despacho, sin tener en cuenta a sus bases, pasando su maquinaria de puro liderazgo por encima de las personas y asesinando el régimen asambleario, popular y digno que lo encumbró".

Desde el entorno de la dirección tratan de restar importancia a las bajas subrayando que quien abrace la vía unilateral o sea independentista no es de Podemos. Precisamente, la diputada estatal Marta Sibina se posiciona a favor de la unilateralidad, e incluso argumentaba que tanto Domènech como Ada Colau también actuaron unilateralmente, por ejemplo, cuando paraban desahucios u ocupaban las plazas durante el 15-M. "La solución debe ser sin ningún tipo de subordinación", añadía para justificar: "Hemos luchado durante años utilizando la unilateralidad".

Los datos del CIS publicados la víspera del arranque de la campaña tampoco son halagüeños para los intereses electorales de los 'comuns'. Según el sondeo, Catalunya En Comú-Podem descendería tres décimas en las elecciones del 21-D con respecto a los anteriores comicios de 2015: un 8,6% frente a un 8,9%, pero que se traduciría en dos escaños menos. Esto es, nueve en lugar de los 11 que obtuvo Catalunya Sí que es Pot, la marca electoral de Podemos y en la que no se integraron los 'comuns' de Ada Colau, que dan el salto autonómico por primera vez en estos comicios.

Desde Fachin a Sibina, pasando por excargos de Podem, se fijaron sus dardos durante las horas previas al inicio de la campaña en Pablo Iglesias, a raíz de unas declaraciones del secretario general de Podemos durante su intervención en la presentación oficial del programa de CatECP, en las que culpó al independentismo de haber despertado al fascismo. La diputada lo tildó de "intolerable" en su carta y Fachin ironizó a través de un tuit con que su particular ruta de campaña hizo escala en Tarragona para encontrarse "con aquella gente que no hace 'relatos' ni escribe 'argumentarios', pero hace política a pie de calle", concluyendo que este es "el único lugar desde el que se puede detener el fascismo".

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios