el segundo puesto de Rivera, letal para PP y PSOe

Rajoy ignora a Aznar y se agarra al recurso del "voto útil" para ganar las generales

Ante un comité ejecutivo en el que Aznar no encontró eco, el jefe del Ejecutivo se aferró al consuelo de que los resultados del 27-S eran buenos para España porque Mas había fracasado

Foto: Fotografía de archivo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y el presidente de honor del PP. (EFE)
Fotografía de archivo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y el presidente de honor del PP. (EFE)

Mariano Rajoy intenta levantar la moral de su partido después del fiasco en las elecciones catalanas con la idea de que el "voto útil" que ha beneficiado a Ciudadanos en las autonómicas le tiene que servir al PP para ganar las generales. Ante un comité ejecutivo con pocos barones en el que José María Aznar no encontró eco a sus críticas, el jefe del Ejecutivo también se aferró al consuelo de que los resultados del 27-S eran buenos para España porque Artur Mas había fracasado.

Rajoy se presentó en la sede de Génova con todos los datos demoscópicos y de historial de elecciones pasadas para sostener que nada está perdido. Utilizó el clásico argumento de que los resultados del pasado domingo "no son extrapolables" a unas generales porque nunca han tenido nada que ver los datos de unas y otras. El ejemplo que puso fue el de las regionales de 1999, cuando los populares se quedaron en 12 escaños en Cataluña y meses después ganaron las generales de 2000 (con José María Aznar de presidente) por mayoría absoluta.

No era una respuesta a las críticas del expresidente servidas en forma de comunicado dos horas antes de la reunión del comité ejecutivo. Aznar constataba el desastre del PP en Cataluña, su incapacidad para "aglutinar el voto constitucionalista" y el hecho de quedarse en la Comunidad en "el peor escenario posible". Nadie tomó el testigo de esas frases en el comité ejecutivo donde, de todas formas, solo hablaron el presidente del Gobierno, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y el candidato de los populares catalanes, Xavier García Albiol

Aznar advierte a Rajoy que el secesionismo va a más y con más fuerza

Los principales aludidos por Aznar, los miembros de la dirección, tampoco quisieron comentar después las críticas del expresidente del Gobierno. En fuentes del PP catalán sí pidieron respeto para su trabajo y comentaron que preferían las críticas "constructivas" de cualquier dirigente que tenga algo que aportar. En medios de la sede de Génova reconocieron que Rajoy conocía el comunicado cuando empezó el comité, pero que no estaba "más molesto de lo habitual" con ese tipo de intervenciones de su predecesor en el cargo.

La teoría del jefe del Ejecutivo acerca de las consecuencias de las elecciones catalanas sobre las generales consiste en que si Ciudadanos se ha convertido en el referente del "voto útil" para frenar el independentismo es, básicamente, porque aparecía como el partido mejor colocado en las encuestas. En diciembre, el partido que tiene que beneficiarse de esa ventaja será el PP, como partido de Gobierno, frente al PSOE y Podemos. Se trataría, según Rajoy, de elegir entre la apuesta por la estabilidad política y la recuperación económica representada por los populares frente a la incertidumbre de un posible Gobierno de izquierdas hipotecado ya por su alianza con la formación de Pablo Iglesias en ayuntamientos y autonomías.

Rajoy insistió en que el adversario del PP sigue siendo el PSOE, no los partidos emergentes como Ciudadanos. Cuando se acercan las urnas y se bipolariza el voto, siempre salen beneficiados los dos primeros.

Cospedal: "Aznar tiene derecho a opinar como cualquier militante"

La teoría del presidente del Gobierno está avalada por los trasvases de voto que siempre ha habido en las elecciones generales dentro de las circunscripciones catalanas. PP, y sobre todo el PSOE, multiplican casi por dos su electorado en las legislativas con respecto a las autonómicas porque hay más participación y una parte de los votantes de CiU opta por partidos de ámbito nacional. Lo que cambia ahora todo es la irrupción de Ciudadanos como segunda fuerza política en Cataluña, que se nutre de buena parte del electorado del PP pero también del PSC e incluso de antiguos nacionalistas.

Si el partido de Rivera aguanta ese segundo puesto en Cataluña en las próximas generales, puede sumar hasta 13 escaños entre las cuatro circunscripciones. Y lo haría a costa de dejar a los socialistas del PSC con10 (con Zapatero eran 25 y ahora tienen 14) y al PP como en los tiempos de Alianza Popular, con cuatro o cinco diputados frente a los 11 que en esta legislatura se sientan en el Congreso.

El fiasco en Cataluña se suma a los malos pronósticos de los sondeos. Si el último CIS no daba al PP más del 28% en intención de voto y al PSOE alrededor del 25%, el reparto de escaños apuntado en Cataluña alimenta el temor que existe en ambos partidos a quedarse por debajo de los 130 escaños en el caso de los populares y a no pasar de los 110 en el del PSOE. Ciudadanos puede que no tenga diputados en la mayoría de las provincias, e incluso en la mayoría de las autonomías, pero sí apunta como tercer partido en las circunscripciones más pobladas (como Madrid), e incluso segundo como en Barcelona. Y a costa de las dos grandes formaciones nacionales.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios