Cataluña, ¿y ahora qué? 18 meses de parálisis y desgobierno hasta las elecciones
  1. España
  2. Cataluña
jornada electoral

Cataluña, ¿y ahora qué? 18 meses de parálisis y desgobierno hasta las elecciones

Raül Romeva reconoce en su última entrevista que hay grandes "diferencias ideológicas" en Junts pel sí y aboga por "no tocar" cuestiones clave "hasta las elecciones constituyentes"

Foto: Un operario de la brigada de limpieza borran una pintada: "Cataluña es una", dice. (EFE)
Un operario de la brigada de limpieza borran una pintada: "Cataluña es una", dice. (EFE)

El escrutinio revela una suma de fuerzas que abriría las puertas del Parlament al independentismo. 'Junts pel sí' es la lista más votada con cerca de 63 escaños, pero con los diputados de la CUP tendría en sus manos la llave de la mayoría absoluta.

[Sigue en directo las elecciones catalanas]

Se abre un escenario incierto en el que no esta claro que Artur Mas vaya a presidir la Generalitat de nuevo, pero en el que el independentismo es el único que puede obtener mayoría. La cuestión clave para Cataluña y para toda España es: ¿Qué va a pasar ahora? Con la actual Constitución Cataluña no puede declararse independiente de manera unilateral, pero (legalidad al margen) parece claro que Artur Mas va a dar pasos en alguna dirección. ¿Pero cuál?

Las fuerzas independentistas están en las antípodas en un eje ideológico izquierda/derecha

La última entrevista del ex ICV (Iniciativa per Cataluña) Raúl Romeva en TV3 da algunas pistas de lo que podría ocurrir en una Cataluña en la que gobierne 'Junts pel sí' y dibuja un escenario que puede resumirse en cuatro palabras: Parálisis hasta las elecciones constituyentes.

18 meses de desgobierno

La amalgama de 'Junts pel sí' está conformada por una serie de fuerzas que coinciden en sus ansias independentistas pero que, en un eje ideológico izquierda/derecha, están en las antipodas. Convergencia es un partido de centro derecha, cuyos valores económicos y políticos están a años luz de los que defienden Esquerra Republicana de Cataluña o ICV. La diferencia es más patente si se mide con la CUP, una fuerza antisistema que rechaza la permanencia en la Unión Europea y el pago de la deuda.

El pacto es que no toquemos aquellas cuestiones que sean susceptibles de definir el país en un sentido u otro

Esta distancia ideológica es especialmente patente cuando se pregunta a sus candidatos sobre cuestiones políticas fundamentales para el día a día de Cataluña, como ocurre en la última entrevista del líder de Junts pel sí en TV3.

El presentador interroga a Romeva sobre diferentes áreas: "¿Se apostará por la educación pública?", "¿Qué ocurrirá con 'Barcelona World'?", "¿Se continuará con la privatización del consorcio sanitario de Lérida?"

Una y otra vez la respuesta de Romeva es la misma a pesar de que tal y como indica el entrevistador "estas son cuestiones que no pueden esperar": "Tendremos que constituir un acuerdo para que todo el mundo esté cómodo".

"Esta candidatura es plural en cuestiones de modelo e incluso desde el punto de vista ideológico, pero no pasa nada", reconoce Romeva. Por eso, parece ser que el plan trazado es no hacer nada hasta las generales: "En este periodo tras las elecciones haremos 'lo que hay que hacer' que es construir estructuras para cambiar de etapa y esto no se tocará hasta las siguientes elecciones", desvela Romeva. O lo que es lo mismo, el plan trazado para Cataluña puede resumirse así: 18 meses de parálisis hasta las elecciones constituyentes.

Parece ser que este ''plan'' ya habría sido previamente acordado: "El pacto es que no toquemos aquellas cuestiones sensibles que sean susceptibles de definir un país en un sentido u otro", afirma el líder de ICV, que reconoce incluso no estar de acuerdo personalmente con algunas áreas muy concretas, como la privatización del consorcio sanitario. La cuestión, más allá de es ¿pueden diluirse esas diferencias ideológicas en solo 18 meses o la Cataluña de 'Junts pel sí' está abocada al desgobierno?