LA OPOSICIÓN VAPULEA AL ‘PRESIDENT’

Mas va a por todas: niega ‘mordidas’ de CDC y acusa al Estado de ‘guerra sucia’

El president compareció ante la Diputación permanente del Parlamento catalán para hablar de por qué había convocado elecciones. Los registros de la semana pasada añadieron expectación al acto

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante su comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlament catalán. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante su comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlament catalán. (EFE)

El bloque independentista cierra filas en torno al presidente de la Generalitat, Artur Mas. Ante la proximidad de las elecciones catalanas del 27S, todos se llenan la boca de lucha contra la corrupción pero miran hacia otro lado o desempolvan teorías conspiratorias a la hora de enjuiciar los últimos acontecimientos.

En torno a Mas cerró filas ERC, mientras que los demás partidos criticaron con dureza la actitud de los convergentes, inmersos en seis procedimientos por corrupción, con su dirección descabezada (tuvieron que dimitir el presidente honorífico, Jordi Pujol, y el secretario general, Oriol Pujol), con su extesorero, Daniel Osàcar, imputado por corrupción, lo mismo que varios dirigentes… y trece sedes puestas a disposición del juzgado en prenda de la responsabilidad civil que se pueda deducir del escándalo del caso Palau.

Mas: "El 27-S se contarán 'sí' y 'no' aunque a algunos no les guste"

El president compareció ante la Diputación permanente del Parlamento catalán para hablar de por qué había convocado elecciones, comparecencia inútil de por sí porque estas elecciones ya están convocadas desde el 3 de agosto y se conocía su fecha desde el mes de diciembre. Pero el registro en la sede de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y en su Fundación, la CatDem, la pasada semana, añadió expectación.

Resulta que un juez de El Vendrell ordenó el registro (al haber indicios de que la constructora Teyco podía pagar el 3% de las adjudicaciones en concepto de comisión a CDC), pero para los nacionalistas el responsable es el Estado español, empeñado en cargarse la independencia. Mas echó de nuevo mano del victimismo más morboso.

Santi Rodríguez (dcha.) pregunta a Artur Mas ante la mirada de Josep Rull y Jordi Turull. (EFE)
Santi Rodríguez (dcha.) pregunta a Artur Mas ante la mirada de Josep Rull y Jordi Turull. (EFE)

“Esto no es un Estado de derecho. Estoy en una indefensión total. Aquí se persigue políticamente a determinada gente y para ello hacen montajes para acabar con esa gente. Y me juego lo que sea a que antes de las elecciones del 27 de septiembre veremos más montajes. Estamos en un país donde a uno se le acusa sin pruebas, lo que sólo es propio del Far West, de la Inquisición o de regímenes totalitarios”, clamó Mas.  “Pues mírelo usted bien, porque a lo mejor le aparece a uno su DNI en algún banco de Liechtenstein. O alguien se acuerda de que tiene dinero en un paraíso fiscal. ¡Cuidado, porque las palabras se nos pueden girar en contra a veces!”, le recriminó el portavoz del PP, Santi Rodríguez.

En resumen, Mas se hizo la víctima e intentó repartir responsabilidades argumentando que todos los partidos habían recibido dinero de la constructora bajo sospecha. Pero resulta que no, que sólo el suyo se había visto beneficiado. 

El maléfico Estado español

Para Artur Mas, el registro fue auspiciado “por la Fiscalía y por la Guardia Civil, que son poderes dependientes de las estructuras del Estado. Y yo ya no creo en las casualidades. Se produce en un momento en que hay convocadas unas elecciones convocadas, con la legislatura disuelta y a un mes de unas elecciones de fuerte carga simbólica. Además, se produjo el mismo día en que una candidatura [o sea, la suya] hacía un gran acto de presentación en Barcelona. Por si fuera poco, el día antes, algunos medios fueron avisados de que se produciría una acción contra CDC, indicio de que querían espectáculo. Lo dicho: demasiadas casualidades para ser casualidad”.

Marta Rovira, secretaria general de ERC y compañera suya en la candidatura, arremetió también contras las maléficas fuerzas españolas que intentan frenar la independencia con guerra sucia. Acusó al Gobierno español de corromper el estado de derecho. “Y utilizan todo contra una opción política. Eso es lo que hacen las instituciones del Estado, incluidas las instituciones que deberían darnos las garantías constitucionales”.

Marta Rovira junto a Oriol Junqueras, este miércoles. (EFE)
Marta Rovira junto a Oriol Junqueras, este miércoles. (EFE)

Más sembrado estuvo el portavoz de Convergència, Jordi Turull, que aseguró directamente que “estamos ante un nuevo episodio de guerra sucia ante la espectacularidad de los hechos. Nos enviaron a un montón de guardias civiles y sólo faltaba una furgoneta (sic) del Ejército”. Turull, lo mismo que Mas, criticó con dureza “la filtración de documentos” y el hecho de que “avisaron a la prensa que tuviesen dispuestas unidades móviles para el día siguiente”. Ambos cargaron contar el Ministerio del Interior y Turull llegó a deslizar que “¿cómo sabemos si no alteran pruebas? ¿Qué quieren la verdad o hacer daño? No es casual lo que ha pasado”.

No obstante, toda la oposición coincidió en sus críticas. Para empezar, todos recriminaron a Mas que se esconda dentro de una candidatura. No va ni de cabeza de lista, aunque ha pactado que, si gana la candidatura sea él el president. “¿Qué es, para evitar dar explicaciones sobre su gestión?”, coincidieron todos los grupos de la oposición.

Pero el debate más intenso tuvo a la corrupción como protagonista y a las sospechas sobre Convergència en un lugar destacado. Por algo su sede ha sido registrada en el marco de la investigación del caso Torredembarra, que investiga supuestas donaciones a la Fundación a cambio de adjudicaciones públicas.

La oposición, a una

¿Conspiración española contra la independencia, como argumentan Convergència y ERC? Nada de eso. Sólo los independentistas ven esos fantasmas. El socialista Miquel Iceta le puso los puntos sobre las íes a Artur Mas. “Señor president: el caso Torredembarra no tiene un origen oscuro en un despacho de Madrid enemigo de Cataluña, sino que salió de una denuncia de ERC y del PSC”, le advirtió el líder socialista. Y le conminó a ser claro y contundente: “El 31 de julio, se terminó la instrucción del caso del Palau de la Música, sumario en el que están procesadas 16 personas por cargos gravísimos, entre ellas el extesorero de Convergència, Daniel Osàcar, además de que su partido ha tenido que poner sus sedes como garantía de las responsabilidades cviviles como partícipe a título lucrativo. ¿Mantiene usted que ni su partido ni su Fundación no se financiaron irregularmente? Y en caso de que se derive alguna condena en ese sumario, ¿asumiría usted responsabilidades y dimitiría? Usted ha dicho que la empresa Teyco donó dinero a las fundaciones de los otros partidos. Mire usted: yo he sido presidente de la Fundación de mi partido durante dos años y no he recibido ni un euro de Teyco. La pregunta que queda en el aire es si esas donaciones eran por adjudicaciones”.

Joan Herrera. (EFE)
Joan Herrera. (EFE)

El popular Santi Rodríguez le recordó también a Mas: “¿Olvida que no es Madrid, sino el juzgado número 1 de El Vendrell quien ordenó los registros? Y todo proviene de una denuncia de una concejal de ERC, que nada tiene que ver con el Ministerio del Interior. Y si tiene alguna mínima prueba de que el Ministerio filtró documentos bajo secreto de sumario, le pido que lo denuncie o, en caso contrario, que rectifique. Es el juez quien decide si son los Mossos o la Guardia Civil los que realizan un registro. ¡Y encima usted se queja de que les avisan que van a hacerlo! Pero ya que usted no cree en las casualidades, nosotros tampoco. Por tanto, ¿qué le parecen los papeles del caso Palau, donde se citaban comisiones del 4% o los papeles de Teyco, que evidencias comisiones del 3%?. No busque usted manos negras donde no hay. Busque más bien manos largas”.

Joan Herrera, líder de ICV, le recordó que la fundación de su partido tampoco tuvo donaciones de Teyco. “La Fundación CatDem es la única fundación que recibió dinero de esa empresa”. Le recordó también que en 2013 una concejal de CiU envió una carta al partido denunciando al alcalde, detenido ahora, pero en la cúpula de Convergència arrinconaron la carta en un cajón. “El caso es de un juez de Vendrell y ahora hay un documento sacado de la caja del empresario Sumarroca que habla del 3% y de transferencias a la CatDem”.

Presunción de culpabilidad

También fue rotundo Albert Rivera, presidente de Ciutadans. “Su partido tiene seis escándalos abiertos por corrupción y un auto judicial que dice que se ha llevado 5,1 millones de euros desviados desde Ferrovial por adjudicaciones de obras. Además, el tesorero de su confianza está imputado y tiene 13 sedes embargadas. En el caso Torredembarra, un juez trabaja en una denuncia y envía a hacer un registro. Pero no al domicilio de ningún ciudadano o de otro partido, sino al suyo. Y como tampoco creo en las casualidades, sospecho que los números que aparecen en el documento del empresario Sumarroca y los números del Palau son fruto de intereses ilegítimos, ilegales y delictivos de personas que juegan con los sentimientos de otras. Usted insinúa que la Guardia Civil va contra Convergència… ¡No divida a policías buenos y policías malos! Los funcionarios policiales están al servicio de la justicia. Parece que volvemos a los tiempos en que los que no defendían a Jordi Pujol se les llamaba botiflers (traidores). No se puede jugar con eso utilizando un argumento infantil que le funciona para su parroquia. Yo no sé si tienen muchas empresas fans de CDC, pero ustedes vinculan donaciones a adjudicaciones. No estamos, pues, ante una conspiración mundial. Pero es cierto que usted, si tuviera dignidad, debería marcharse por los seis procedimientos por corrupción que tiene abiertos y por las 13 sedes embargadas”.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Y Miquel Iceta remataba luego, en los turnos de réplica, que “desgraciadamente, hay una presunción de culpabilidad por esos seis procedimientos. Su respuesta ha sido evasiva. Está bien que diga que no sabe nada de las finanzas, pero hay una acumulación de evidencias durante un largo periodo de tiempo. La ciudadanía merece una respuesta más contundente y no evasiva”.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios