Es noticia
Esta iglesia desconocida de Barcelona es un tesoro románico lleno de pinturas y apenas visitado por los turistas
  1. España
  2. Cataluña
Patrimonio románico oculto

Esta iglesia desconocida de Barcelona es un tesoro románico lleno de pinturas y apenas visitado por los turistas

En la provincia de Barcelona, una joya del románico permanece oculta y apenas visitada, ofreciendo una experiencia única para los amantes del arte medieval y la historia

Foto: Esta iglesia escondida de Barcelona es un tesoro románico lleno de pinturas y apenas visitado por los turistas (X/@RomanicoEspana)
Esta iglesia escondida de Barcelona es un tesoro románico lleno de pinturas y apenas visitado por los turistas (X/@RomanicoEspana)

En la tranquila comarca del Berguedà, en la provincia de Barcelona, se encuentra una joya del románico que ha permanecido oculta para la mayoría de los turistas. Lejos del bullicio de la capital catalana y los destinos más concurridos, esta iglesia ofrece una experiencia única para los amantes del arte y la historia medieval.

La Iglesia de San Sadurní de Rotgers, situada en el municipio de Borredà, es un excelente ejemplo de la arquitectura románica catalana. Esta iglesia, cuya construcción culminó en el siglo XII, destaca por su estructura sencilla y robusta, típica de las construcciones rurales de la época. Su ubicación, rodeada de naturaleza, añade un encanto especial a la visita, proporcionando una atmósfera de paz y contemplación.

Foto: Estos son los consejos que necesitas saber si viajas a Barcelona y no quieres arruinar tu próxima escapada

San Sadurní de Rotgers es conocida por sus pinturas murales, que aunque no son muy abundantes, ofrecen una valiosa muestra del arte religioso medieval. Estos frescos permiten vislumbrar la vida y las creencias de las comunidades que vivieron en esta región hace casi mil años. La iglesia, construida con piedra local, mantiene su estructura original con una nave única y un ábside semicircular.

Un tesoro por descubrir

A pesar de su valor histórico y artístico, la Iglesia de San Sadurní de Rotgers no es muy conocida entre los turistas que visitan Barcelona y sus alrededores. Esto se debe en parte a su ubicación apartada y a la falta de promoción turística, lo que la convierte en un destino perfecto para quienes buscan lugares fuera de los circuitos habituales.

Los visitantes que se aventuran hasta Borredà se encuentran con un edificio que ha resistido el paso del tiempo con dignidad. La iglesia no solo es un testimonio de la arquitectura medieval, sino también un reflejo de la vida espiritual y comunitaria de sus habitantes. A lo largo de los siglos, San Sadurní de Rotgers ha sido un lugar de encuentro y de fe para la comunidad local.

Foto: Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, ganadores por su restaurante Disfrutar del número 1 en 'The World's 50 Best Restaurants 2024' (Joan Valera)

La conservación de esta iglesia ha sido posible gracias a los esfuerzos de organizaciones locales y la Generalitat de Cataluña, que la han catalogado como Bien Cultural de Interés Nacional. Esta designación subraya la importancia de preservar el patrimonio histórico para futuras generaciones y fomentar el interés por las joyas menos conocidas de la región.

Para aquellos interesados en la historia del arte y la arquitectura, una visita a San Sadurní de Rotgers ofrece una oportunidad única de explorar el románico catalán en un entorno auténtico y sin las multitudes que suelen acompañar a otros destinos más populares. Además, la visita a Borredà permite descubrir otros aspectos culturales y naturales de la comarca del Berguedà.

En la tranquila comarca del Berguedà, en la provincia de Barcelona, se encuentra una joya del románico que ha permanecido oculta para la mayoría de los turistas. Lejos del bullicio de la capital catalana y los destinos más concurridos, esta iglesia ofrece una experiencia única para los amantes del arte y la historia medieval.

Noticias de Cataluña Arquitectura
El redactor recomienda