Es noticia
Menú
El exvicepresidente del Parlament llamaba a la insurrección días antes de ser exculpado
  1. España
  2. Cataluña
PLAN PARA REACTIVAR LA DUI

El exvicepresidente del Parlament llamaba a la insurrección días antes de ser exculpado

El independentismo radical aboga por que caiga Aragonès, se convoquen elecciones, se presente una lista única y, después, el Parlament vuelva a declarar la independencia unilateral

Foto: Josep Costa en su época de vicepresidente del Parlament. (EFE)
Josep Costa en su época de vicepresidente del Parlament. (EFE)

Josep Costa fue vicepresidente del Parlament en la legislatura de Quim Torra. En su momento fue conocido por sus choques con el entonces presidente del Parlament, Roger Torrent. Tras las elecciones siguió en solitario su lucha por la independencia. Como Torra, no milita en ningún partido. Esta semana volvió a ser noticia porque el TSJC le exculpó del delito de desobediencia, sobre actuaciones en la época en que formaba parte de la Mesa de la Cámara catalana. La ironía es que, solo dos semanas antes, el propio Costa estaba haciendo un llamamiento a la insurrección. "Yo creo que los fiscales del Supremo a estas cinco semanas le llamaban ambiente insurreccional o algo así. Pues exactamente eso es lo que hemos de hacer", aseguraba Josep Costa en un acto de la ANC.

No fue un desliz, sino todo un discurso articulado, explicando lo que se denomina "octubrismo": el independentismo que aboga por volver a activar la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017, apoyándose en la consulta del 1-O que consideran un mandato democrático. Otro ejemplo, de las declaraciones de Costa ese 8 de noviembre: "Una columna de 500.000 personas es más peligrosa que una columna de tanques. Y lo explican de ese modo y se lo creen. Ahora solo hace falta que nos lo creamos nosotros. Porque es verdad. Porque al final… y este es el perímetro europeo que le pone a todo junto. Porque la columna de medio millón de personas no la paras. Y la columna de tanques no puede disparar".

Josep Costa rememora así octubre de 2017: "Alguien en estos últimos años nos ha intentado hacer creer que nosotros hicimos todo lo que podíamos hacer y que España todavía podía haber hecho más. Es al revés. Nosotros podíamos haber hecho más. Podíamos haber hecho el Tsunami. El 27 de octubre por la tarde hubiéramos podido sacar el Tsunami. Ahora lo sabemos. Y, en cambio, no es que España podía hacer más para pararnos, es que no podía hacer ni lo que hizo".

Que nadie se imagine un acto político con un líder jaleando a unas masas enfervorecidas. Es un encuentro de la ANC en el barrio de Sants de Barcelona, en el Casinet, que se cuelga en YouTube, con un tono pausado como el que podría esperarse para un club de lectura de jubilados. De hecho, el público es un heterogéneo grupo de unas 70 personas, en su mayoría pensionistas, que ha acudido a la presentación del libro Fronteres, del periodista Vicent Partal. Pero la mayor parte de las dos horas versan sobre el modo de volver a declarar la independencia de Cataluña, tal vez porque los dos ponentes son conscientes del desánimo que cunde entre su audiencia, la cual necesita esperanza.

Nuevos planes.

Partal, aunque es periodista, desgrana los puntos del plan para reactivar la declaración unilateral de independencia de 2017:

  1. Derribar al Govern de Aragonès y forzar elecciones en Cataluña.
  2. Crear una Lista Cívica gracias a la Conferencia Nacional para la Independencia que ha convocado la ANC para finales de febrero.
  3. La Lista Cívica gana las elecciones.
  4. El Parlament de Cataluña reactiva la DUI de 2017.
  5. La Generalitat se atrinchera en Palau y se envía a las masas a tomar el aeropuerto, infraestructuras estratégicas, se convocan algaradas callejeras y columnas de manifestantes marchan desde comarcas hasta Barcelona.
  6. Se confía en que España actuará de manera represiva y se espera la intervención europea.

Hubiese sido lógico que Costa pusiese alguna pega. O que advirtiese del tono de cuento de la lechera en versión política. Pero no. "Lo que ha explicado el Vicent tiene mucha lógica y yo lo suscribiría al 100%. Y va mucho más allá de lo que he contestado yo cuando me preguntan por este tema", replica cuando toma la palabra.

Se ha preguntado a Josep Costa si quería matizar su largo discurso en ese acto. También si piensa ser él la persona que encabece esa lista cívica. Su respuesta ha sido: "No se preocupe. Si he de desmentir algo que publica, lo haré por los conductos legales". Costa ya fue como independiente tanto en las listas del PDeCAT como en las de JxCAT.

Según Costa, el primer paso de para declarar la DUI es derribar al Govern de Aragonès

En el acto de la ANC, el exvicepresidente del Parlament plantea ir al choque contra el Estado español: "También mucha gente pregunta: '¿Y los jóvenes, y los jóvenes?'. Los jóvenes aparecen cuando hay acción. Yo pongo un ejemplo de la universidad. Yo doy clase en primero de carrera (…). En 2019, el año que salió toda la juventud a la calle, dos semanas antes, cuando hablábamos de cuestiones que remotamente podían tener alguna relación con los temas de la independencia, la soberanía o la autodeterminación hacían caras de…'¿Qué? ¿Otra vez estamos hablando de eso? Qué cansino es este tema'. Y al mismo tiempo que ponían estas malas caras cuando oían hablar del tema, dos semanas después las aulas estaban vacías y estaban todos en Urquinaona. Yo creo que más fácil que esto no se puede explicar. Es acción".

"Hay que volver a hacerlo en el sentido, por ejemplo, de Montroig del Camp. Es un vídeo fantástico, con la gente que se planta en la entrada del pueblo y hace recular a la Guardia Civil. Y eso es lo que tenemos que volver a hacer", insiste Costa en el evento.

Aragonès, enemigo a abatir

Pese al discurso antiespañol, el primer enemigo a abatir no es España, sino el actual presidente catalán, Pere Aragonès. Costa lo plantea así: "La gran pregunta a la que hemos de encontrar repuesta es cómo ponemos en marcha la acción con un Govern que no quiere acción. Que el 11 de septiembre se demostró con un presidente autonómico que no fue a la manifestación". La tesis de los dos ponentes es que la presión de manifestación de la Diada, a la que fueron 150.000 personas, fue la que rompió la coalición de la Generalitat y forzó a JxCAT dejar el Govern. Algo que no se responde con la realidad.

"Usar los votos del 1 de octubre para reafirmarse en la autonomía es una cosa absolutamente inaceptable, que hemos de combatir con todas nuestras fuerzas… Manifestándose con toda la capacidad de activismo que tengamos", asegura Josep Costa.

Los dos ponentes se regocijan de la pitada que recibió Aragonès en el Camp Nou el día de la despedida de Gerard Piqué. Los pitos fueron tales que Joan Laporta acabó cortando el himno de Els Segadors antes del final, algo inaudito en el estadio blaugrana. Esta hostilidad al actual president de la Generalitat coincide con las declaraciones que hizo Carles Puigdemont durante la asamblea telemática del Consell de la República celebrada este fin de semana: "¿Este es un Gobierno que trabaja hoy más para la independencia que antes? No, trabaja más bien menos. Es más, en algunos puntos parece trabajar en contra", aseguró el expresident desde Bélgica.

Pere Aragonès ya fue abucheado en el Camp Nou el día de la despedida de Gerard Piqué

Josep Costa compara a Pere Aragonès con los presidentes de Estados Unidos en su etapa final de mandato, que es conocida en el mundo anglosajón como la "del pato cojo", porque ya no son capaces de sacar adelante iniciativas legislativas: “En Estados Unidos el pato cojo solo puede durar dos meses, está previsto en la Constitución el día que se le acaba la fiesta al pato cojo. Aquí no lo tenemos estipulado de esta manera y, por tanto, nuestro trabajo es un poco esto. Allí donde vaya, perseguidlo para decirle, recordarle que aquí no nos podemos escapar nadie”, explica el exvicepresidente del Parlament.

Todo esto puede parecer un acto friki que no le interesa nadie. Y en buena parte es así, el vídeo de YouTube no ha llegado ni a 1.000 visionados. Pero Josep Costa ha sido un cargo muy relevante en la política catalana. Y como Torra, otro independiente, sigue comprometido en su activismo. La idea de recuperar el 1 de octubre como mandato político es una corriente política viva dentro de JxCAT, la que encabeza Laura Borràs, cuya autobiografía oficial se titula: "Nacida el 1 de octubre". El secretario general, Jordi Turull, nunca se ha atrevido a renunciar a este planteamiento en público. Y la lista cívica es un proyecto que respalda la ANC, una asociación con 40.000 socios y más de tres millones de euros de ingresos. Eso sí, con la derogación del delito de sedición, los impulsores de un plan así no encajarían en ningún tipo penal español. No, en cambio, los seguidores que enviarían contra la Guardia Civil: sobre esos caería el novedoso "desórdenes públicos agravados".

Josep Costa fue vicepresidente del Parlament en la legislatura de Quim Torra. En su momento fue conocido por sus choques con el entonces presidente del Parlament, Roger Torrent. Tras las elecciones siguió en solitario su lucha por la independencia. Como Torra, no milita en ningún partido. Esta semana volvió a ser noticia porque el TSJC le exculpó del delito de desobediencia, sobre actuaciones en la época en que formaba parte de la Mesa de la Cámara catalana. La ironía es que, solo dos semanas antes, el propio Costa estaba haciendo un llamamiento a la insurrección. "Yo creo que los fiscales del Supremo a estas cinco semanas le llamaban ambiente insurreccional o algo así. Pues exactamente eso es lo que hemos de hacer", aseguraba Josep Costa en un acto de la ANC.

Independentismo Generalitat de Cataluña Parlamento de Cataluña Pere Aragonès Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda