Es noticia
Menú
La consulta interna de JxCAT añade aún más incertidumbre a la crisis política catalana
  1. España
  2. Cataluña
ERC y JxCAT se culpan mutuamente

La consulta interna de JxCAT añade aún más incertidumbre a la crisis política catalana

En el envite de la votación interna, Jordi Turull también se la juega. Si su opción gana de calle, sale reforzado; si pierde, aunque sea por la mínima, será como saltar entre tiburones

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Turull. (EFE/Toni Albir)
El secretario general de JxCAT, Jordi Turull. (EFE/Toni Albir)

La consulta interna de JxCAT a 6.465 afiliados del partido sume en mayor incertidumbre si cabe la ya sorprendente crisis política en que Cataluña lleva sumida desde principios de septiembre, cuando Pere Aragonès decidió que no iba a la manifestación de la Diada. Normalmente, votan unos 3.000 militantes. Los que están a favor de seguir en la Generalitat y que, por lo tanto, votarán sí en la consulta pueden sumar cerca de 1.500, entre 'consellers', buena parte del grupo parlamentario, alcaldables, regidores y cargos de confianza de diverso nivel, según explican fuentes del partido. Muy ajustado para intentar ganar un pulso a los seguidores de la presidenta del partido, Laura Borràs. Puede pasar cualquier cosa.

La votación empezará el jueves, pero durará hasta el domingo, que es cuando finalizará el recuento tras valorar las posibles alegaciones de los militantes, según ha explicado este lunes el secretario general, Jordi Turull, tras la ejecutiva de la formación. Así no puede haber impugnaciones por parte del grupo perdedor.

Se prevé que Turull se dirija a los militantes por 'mail'. Aunque de manera oficial no ha desvelado su postura, ha prometido que “el secretario general no se pondrá de perfil ante una situación así”. Los oficialistas, que encabezan 'consellers' como Victòria Alsina (Acció Exterior) o Jaume Giró (Economía), esperan que Turull les respalde.

Por tanto, la crisis política en Cataluña se prolongará como mínimo hasta la próxima semana, y mientras esto ocurre, los comunes de Ada Colau han congelado las conversaciones para los presupuestos de la Generalitat. Aragonès pidió celeridad, pero Laura Borràs considera que si alarga la crisis desgasta al 'president' de Cataluña. La crisis durará días.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Turull (i), y la presidenta del partido, Laura Borràs. (EFE/Enric Fontcuberta)

Algunos partidarios de Borràs ya han empezado a hacer campaña, como es el caso de Jaume Alonso-Cuevillas, una persona muy próxima a Laura, quien ya se ha pronunciado a favor de romper con ERC en la Generalitat. La prioridad para ERC parece ser culpar a JxCAT de toda esta crisis. Desde el lado de los de Carles Puigdemont, pasa lo mismo pero el revés. Nadie quiere asumir la responsabilidad de la ruptura de la unidad del independentismo.

Pero la opinión del diputado Alonso-Cuevillas es relativa. En cambio, no lo es lo que diga Carles Puigdemont, fundador del partido y el imán que atrajo a muchos partidarios de la formación que decidieron convertirse en militantes, aunque no venían de la antigua CDC. La ejecutiva no ha pactado con el expresidente su neutralidad y se ha optado por mantener intactos todos sus derechos, como si fuese un militante más. A estas alturas, todo el mundo es consciente de que Puigdemont es partidario de salir del Ejecutivo de coalición, pero la diferencia estribaría en si hace o no campaña a favor de la ruptura. Si al final se moja, todo el mundo da por muerta a la rama oficialista del partido y su voluntad de continuar en la Generalitat.

Hoy, Consell Executiu

En JxCAT, según explican fuentes de la formación, acariciaban la idea de dar plantón a Aragonès en el Consell Executiu de los martes. Pero al final se asistirá para dar una lección de responsabilidad institucional.

Los 'consellers' de JxCAT acariciaron la idea, al final desechada, de plantar a Aragonès

Turull se mantiene impertérrito en su hoja de ruta: romper la Generalitat antes de que se rompa el partido. Pero ya están empezando a aparecer voces que advierten de que si no hay una victoria clara, de uno u otro lado, el partido peligra. De poco serviría ganar si fuese por un margen muy estrecho y los perdedores se sienten excluidos. Es el peligro de ganar por poco margen. Y sería peor, en ese caso, que esa victoria fuese para seguir en la Generalitat.

Foto:  El secretario general de JxCAT, Jordi Turull. (EFE/Toni Albir) Opinión

Los críticos de Laura Borràs se apuntaron la victoria, no solo de la fecha, con una votación que empezará este jueves, también en la redacción de un preámbulo previo a la pregunta en que se recuerdan los incumplimientos del pacto de investidura en que han incurrido Aragonès y los republicanos. Con todo esto, la consulta parece dirigida a empujar a JxCAT fuera de la Generalitat.

Riesgo para Turull

Turull también se la juega. Si toma una decisión contraria a la de Borràs —quedarse en el Gobierno en lugar de salir de manera inmediata— y luego gana la opción de salir de la Generalitat, quedará muy debilitado. Turull, hasta ahora, ha basado su fuerza en imponerse a Borràs en todas las elecciones internas. Pero esta vez se parece a un plebiscito y, tal como está todo, puede pasar cualquier cosa. Malas noticias para Aragonès, quien quería zanjar la crisis de gobierno cuanto antes y ahora ve cómo la misma se prolonga dentro de la dinámica de las vida interna de los partidos catalanes.

La consulta interna de JxCAT a 6.465 afiliados del partido sume en mayor incertidumbre si cabe la ya sorprendente crisis política en que Cataluña lleva sumida desde principios de septiembre, cuando Pere Aragonès decidió que no iba a la manifestación de la Diada. Normalmente, votan unos 3.000 militantes. Los que están a favor de seguir en la Generalitat y que, por lo tanto, votarán sí en la consulta pueden sumar cerca de 1.500, entre 'consellers', buena parte del grupo parlamentario, alcaldables, regidores y cargos de confianza de diverso nivel, según explican fuentes del partido. Muy ajustado para intentar ganar un pulso a los seguidores de la presidenta del partido, Laura Borràs. Puede pasar cualquier cosa.

Jordi Turull Junts per Catalunya Laura Borràs
El redactor recomienda