Es noticia
Menú
"Vergüenza de ERC": las fiestas patronales de Tarragona enfrentan a republicanos con JxCAT
  1. España
  2. Cataluña
No permiten subir a Turull al balcón

"Vergüenza de ERC": las fiestas patronales de Tarragona enfrentan a republicanos con JxCAT

Simpatizantes y miembros de uno y otro partido se enzarzan en las redes sociales. El alcalde, Pau Ricomà (ERC), no permite a Jordi Turull acceder al balcón del Ayuntamiento

Foto: Turull (JxCAT) y Aragonès (ERC) en una imagen de archivo. (EFE/Susanna Sáez)
Turull (JxCAT) y Aragonès (ERC) en una imagen de archivo. (EFE/Susanna Sáez)

Las fiestas patronales de Tarragona se han convertido en el escenario del último frente de batalla abierto entre ERC y JxCAT. La mecha prendió cuando el alcalde, el republicano Pau Ricomà, denegó al secretario general de Junts, Jordi Turull, permiso para vivir este viernes el inicio de las fiestas desde el balcón de la casa consistorial. Jordi Sendra, dirigente de JxCAT y actual director general de Prestaciones Sociales de la Generalitat, fue quien abrió el fuego y desde entonces el cruce de reproches se ha amplificado a través de las redes sociales.

"El Gobierno independentista del Ayuntamiento de Tarragona no permite subir a Jordi Turull al balcón por la Diada ‘castellera’ de Santa Tecla. El 'conseller' legítimo de Presidencia y preso político condenado a 12 años de prisión por el 1 de octubre estará en la plaza con la gente. Vergüenza de ERC”, denunció Sendra, miembro del Govern catalán de coalición entre Junts y ERC.

Foto: Diada de cataluña

El argumento para denegar el acceso son las obras que hay en el edificio y el poco espacio. “No es esto, los que se avergüenzan son los del balcón, que no lo quieren”, afirmó Meritxell Cardona, dirigente del consejo comarcal y coordinadora de JxCAT del Priorato. Los ‘junteros’ explican que solo hubiesen sido cinco minutos, “para ver la magnífica imagen de la plaza de la Font llena de 'castellers”. Según Raquel Sans, diputada y concejal de ERC, además de vicesecretaria general de Feminismos, al haber obras “solo hay un balcón disponible con capacidad para una quincena de personas”. Y los prioritarios son los miembros del consistorio y las autoridades locales antes que el líder de un partido político. Pero Sendra, que será el candidato de JxCAT a la alcaldía en 2023, contraatacó: “Haber estado tres años y medio en prisión por poner las urnas el 1 de octubre da una autoridad moral indiscutible a Jordi Turull. Y hoy se la han negado”.

Pau Ricomà, el alcalde, respondió a Sendre con ironía: “Estaremos muy contentos de recibir en la plaza a Jordi Turull. Lamentablemente, las condiciones del Ayuntamiento solo nos permiten tener un balcón y hemos tenido que hacer un protocolo más estricto de lo que nos gustaría”. Pero también los de la CUP metieron baza: “Los de la CUP tampoco estarán en el balcón del Ayuntamiento. Pero ellas, por voluntad propia, siempre estarán en la plaza, con la gente”.

Destacados miembros de la órbita de JxCAT no tardaron en sumarse al coro de acusaciones contra los republicanos. Pilar Rahola fue la primera en saltar a la palestra: “¡¡Pero qué mierda es esto!!”, exclamó en su cuenta oficial de Twitter. Simpatizantes e integrantes de Esquerra no tardaron en responder. Para Francesc Roca, secretario de Imagen y Comunicación de ERC, “parece que el Ayuntamiento de Tarragona está de acuerdo con la ANC. Mucho aplaudir cuando las políticas excluyentes afectan a los otros y mucho quejarse cuando afectan a los tuyos”.

Varios internautas destacaron (en un mensaje idéntico) un retuit que Rahola hizo de un mensaje de Sílvia Orriols, concejal de Ripoll considerada de la extrema derecha catalana y próxima candidata del extremista Aliança Catalana a las elecciones a la Generalitat. “Caramba, la Rahola ya no se esconde. Haciendo retuit de cuentas abiertamente xenófobas que forman parte de partidos xenófobos. Muy bien, Pilar, cada día un pasito más. Tú puedes”.

Hubo alguno más sarcástico: “Primero Llach, después Albà y ahora Rahola. El número de fans de la extrema derecha del Front Nacional de Catalunya se amplía. Caretas fuera”. La tertuliana reaccionó con acritud: “Lo peor de todos estos ‘erquis’ [nombre despectivo con que los de JxCat se refieren a los de ERC] y ‘comunaires’ [de los comunes] que han salido en tromba contra mí y utilizan la palabra racista a izquierda y derecha para demonizar a los que somos críticos, es que al final banalizan tanto que deja de tener valor. Son los aliados necesarios del crecimiento de la extrema derecha”.

Eduard ‘Forner’, un militante de los Miquelets (un ‘cuerpo’ casi folclórico que recrea a los antiguos soldados mercenarios de pésima fama) fue quien salió en defensa de la tertuliana: “La mayoría de los ‘cuperos’ y los ‘erquis’ odian nuestra cultura i Patria (sic). Son una banda de racistas contra los catalanes en nuestra casa. Stop Racismo. Puta CUP y puta España”.

En realidad, Turull tiene tanto derecho a subir al balcón como lo tendría cualquier otro político de cualquier otro partido, como, por ejemplo, Inés Arrimadas, Pedro Sánchez (PSOE), Oriol Junqueras (ERC), Jessica Albiach (ECP), Alejandro Fernández (PP) o incluso Ignacio Garriga (Vox) aunque desde determinados postulados políticos a uno se le reconozca ese derecho y a los otros no.

Las fiestas patronales de Tarragona se han convertido en el escenario del último frente de batalla abierto entre ERC y JxCAT. La mecha prendió cuando el alcalde, el republicano Pau Ricomà, denegó al secretario general de Junts, Jordi Turull, permiso para vivir este viernes el inicio de las fiestas desde el balcón de la casa consistorial. Jordi Sendra, dirigente de JxCAT y actual director general de Prestaciones Sociales de la Generalitat, fue quien abrió el fuego y desde entonces el cruce de reproches se ha amplificado a través de las redes sociales.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Jordi Turull Tarragona CUP Cataluña
El redactor recomienda