Es noticia
Menú
JxCAT quiere desligar los acuerdos de la mesa de diálogo de la labor de la Generalitat
  1. España
  2. Cataluña
Aragonès recuerda el pacto de legislatura

JxCAT quiere desligar los acuerdos de la mesa de diálogo de la labor de la Generalitat

El vicepresidente, Jordi Puigneró, ha planteado en el Consell Executiu que se evite presentar los acuerdos en la mesa como fruto del Govern. La explicación es que Junts, socio de ERC, está en contra de este diálogo con Pedro Sánchez

Foto: El 'conseller' de Políticas Territoriales, Jordi Puigneró (i), el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (c), y la 'consellera' de Presidencia, Laura Vilagrà, en la reunión semanal del Govern. (EFE/Enric Fontcuberta)
El 'conseller' de Políticas Territoriales, Jordi Puigneró (i), el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (c), y la 'consellera' de Presidencia, Laura Vilagrà, en la reunión semanal del Govern. (EFE/Enric Fontcuberta)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

JxCAT pretende que los pactos que se alcancen en la mesa de diálogo entre el Gobierno central y ERC no estén respaldados por la Generalitat, no se impriman en papel con el escudo oficial y no se presenten como fruto del Govern, ya que la mitad de la coalición independentista no los respalda. Eso ha obligado al presidente Pere Aragonès a recordar que el Ejecutivo catalán respaldó el plan que dio el Consell Executiu en pleno en septiembre de 2021 y que precisamente tenía la mesa como primer punto. Y hasta ahora no habían abierto la boca.

La mesa de diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez ha empezado a dar frutosdesjudicialización y mayor presencia del catalán en las instituciones—. Y ha sido eso lo que ha empezado a generar malestar en el socio de ERC. Según ha adelantado 'Naciodigital', el vicepresidente, Jordi Puigneró, ha planteado en el Consell Executiu que los acuerdos no sean presentados como acuerdos de la propia Generalitat.

Foto: Josep Rull, nuevo presidente del consell nacional de JxCAT (i); la presidenta del partido, Laura Borràs, y el secretario general, Jordi Turull. (EFE/Toni Albir) Opinión

Para Puigneró, se trata de “acuerdos parciales” que no pueden ser presentados como pactos, ya que los 'consellers' de JxCAT se han negado a participar en la mesa, aunque tanto Sánchez como Aragonès han intentado que se sumasen. Junts se quedó fuera en septiembre de 2021, cuando intentaron colocar en ese ente de diálogo a presos indultados como Jordi Sànchez o Jordi Turull. El 'president' se plantó y no los convocó, aunque les dio todas las facilidades para que enviasen a otros representantes.

Puigneró no es cualquiera. Se trata de una persona con línea directa con Waterloo. Ha perdido todos los pulsos internos en JxCAT, pero es el número dos del Govern. Incluso la próxima semana, cuando Aragonès se vaya de vacaciones durante poco más de siete días, ejercerá de presidente en funciones.

Según fuentes de los republicanos, en ERC lo han entendido como una medida de presión después de que Laura Borràs haya sido descabalgada de la presidencia del Parlament de Cataluña. La crisis en el Parlament ha sacudido a JxCAT, pero ERC se ha mantenido al margen, no ha hecho ruido y Aragonès en persona lo ha minimizado, calificándolo de “batallitas”.

Foto: La diputada de Junts per Catalunya Míriam Nogueras. (EFE/Chema Moya)

Esta tensión no va a traducirse en salidas de 'consellers' de JxCAT de la Generalitat. No habrá crisis de Gobierno en otoño, cuando los de Carles Puigdemont tienen previsto celebrar el quinto aniversario del 1 de octubre por todo lo alto. Solo refleja lo mal que Junts está digiriendo las numerosas contradicciones en que está cayendo el partido en los últimos tiempos.

Múltiples disonancias

JxCAT se manifestó del todo en contra de la mesa de diálogo. Se opuso en septiembre de 2021 y lo siguió haciendo hasta el congreso de este mes de julio. La hoja de ruta de los de Jordi Turull es una enmienda a la totalidad al proyecto de dialogar con el Gobierno de Sánchez, lo que para Aragonès y los 'consellers' de ERC es “la única ruta posible en este momento”, según la define un miembro del Ejecutivo. Sin embargo, esos principios no han supuesto dejar el Govern.

JxCAT cada vez tiene mayores problemas para digerir sus contradicciones internas

A medida que JxCAT ha querido mantener sus posiciones de choque con las instituciones, los votantes de ese partido cada vez entienden menos cosas. Así, el 5 de junio se nombra a Borràs presidenta de JxCAT. Dos meses después, con los votos de ERC y la CUP, se la suspende de la presidencia del Parlament. En Junts consideran el caso de enorme gravedad, pero no hay más consecuencia que el que sus altos cargos se vayan de vacaciones.

Unidad en cuestión

La legislatura en Cataluña empezó bajo el mantra de la unidad independentista. También de que había una mayoría soberanista del 52% en la Cámara catalana. Dos años después, la supuesta mayoría del 52% no ha servido para nada, no se ha visualizado en ningún tema relevante y la unidad soberanista se encuentra más en cuestión que nunca. La CUP va a su aire y en la Generalitat ya no se cuenta con ellos para los nuevos presupuestos de 2023, igual que pasó con los de este año. Las quejas de Puigneró se enmarcan en este malestar. De nuevo, política de gestos que topa con la práctica diaria de todos los protagonistas.

JxCAT pretende que los pactos que se alcancen en la mesa de diálogo entre el Gobierno central y ERC no estén respaldados por la Generalitat, no se impriman en papel con el escudo oficial y no se presenten como fruto del Govern, ya que la mitad de la coalición independentista no los respalda. Eso ha obligado al presidente Pere Aragonès a recordar que el Ejecutivo catalán respaldó el plan que dio el Consell Executiu en pleno en septiembre de 2021 y que precisamente tenía la mesa como primer punto. Y hasta ahora no habían abierto la boca.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pere Aragonès Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda