Es noticia
Menú
Colau se vuelve a presentar en Barcelona de ariete de Yolanda Díaz en las municipales
  1. España
  2. Cataluña
Nuevo espacio Sumar

Colau se vuelve a presentar en Barcelona de ariete de Yolanda Díaz en las municipales

El proyecto de la ministra de Trabajo aterrizará al mismo tiempo que las municipales, en mayo de 2023, y eso puede suponer un punto más en porcentaje de votos de los comunes

Foto: Barcelona exige que se asuman responsabilidades por el espionaje político. (EFE/Andreu Dalmau)
Barcelona exige que se asuman responsabilidades por el espionaje político. (EFE/Andreu Dalmau)

Ada Colau volverá a presentarse a la alcaldía de Barcelona en busca de su tercer mandato. Pero esta vez es diferente. Opta en un clima de remontada de los comunes, ungida por Yolanda Díaz, quien le pidió en noviembre que volviera a concurrir para comandar su candidatura en la ciudad. La ha convertido en el ariete de su nuevo espacio de izquierda para las próximas elecciones municipales. La decisión de Colau ha logrado poner nerviosa a la ERC de Ernest Maragall y hundir en el desánimo al PSC de Jaume Collboni. Ha vuelto y regresa para disputar su partido favorito: hacerse con la vara de mando de la capital de Cataluña.

Como explica una fuente de los comunes, la alcaldesa de Barcelona se ha vuelto 'yolander'. El proyecto de la ministra de Trabajo va a aterrizar coincidiendo en el tiempo con las municipales, en mayo de 2023, y eso puede suponer un punto más en porcentaje de votos para consolidar la pequeña diferencia que puedan tener sobre ERC y el PSC. Eso es lo que le aporta Yolanda Díaz y su proyecto Sumar. Por eso Ada Colau no se despega de ella cuando viaja a Barcelona. El pasado día de Sant Jordi lo pasó entero a su lado, desde que llegó al aeropuerto de El Prat hasta que se despidieron por la tarde, tal y como explican fuentes de la izquierda en el Ayuntamiento.

Foto: Yolanda Díaz y Ada Colau. (EFE/David Fernández)

Para Yolanda Díaz, en las próximas municipales hay partido gracias a Valencia, Cádiz e incluso en Madrid, donde el nuevo espacio de la izquierda puede obtener un gran resultado. La titular de Trabajo mantiene ante su entorno que los comicios pintan mejor para ellos que para el PSOE, el cual solo obtendría como grandes enseñas Vigo y Valladolid. Por tanto, una victoria en Barcelona de Ada Colau puede resultar clave para ofrecer una imagen de partido ganador en el conjunto de España.

La confirmación de que Colau se vuelve a presentar ha disparado los nervios en ERC, que empiezan a no verse como favoritos. En el partido, muchos entendieron las acusaciones de Ernest Maragall, inculpando a Colau en el espionaje del CNI, como un acto de desesperación de los republicanos ante el repunte de los comunes en las encuestas. Los equipos de análisis de la alcaldesa, que llevan desde noviembre trabajando, ya tenían el pasado mes de enero sondeos internos en los que la líder de los comunes quedaba primera; ERC, segunda, y los socialistas de Jaume Collboni, terceros a más distancia.

Tres y no más

En la práctica, los comunes no tenían alternativa a presentar de nuevo a Colau. Como máximo, podían aspirar a ser apoyo del primer partido, y en dos años no podían improvisar un nuevo liderazgo. Ahora el debate está en 2023, cuando se discuta la lista de Barcelona. La clave es quién ocupará el número dos de la lista, quien previsiblemente recibirá la alcaldía en herencia. Porque fuentes de los comunes dan por hecho que Colau solo estará un año al mando. Después, buscará un destino internacional o tal vez se sume a Yolanda Díaz en las generales, como cabeza de lista por Barcelona.

Formar Gobierno puede resultar complicado. Pero los comunes ya barajan un pacto con ERC, dejar de lado al PSC y a cambio ofrecer a Maragall la presidencia de la Diputación de Barcelona, siempre que los socialistas catalanes pierdan en el conjunto del área metropolitana el porcentaje de concejales que les presuponen en algunos sondeos demoscópicos.

La persona escogida para heredar el reino solo la conocen la propia Ada Colau y su círculo más íntimo. Puede ser Janet Sanz, el regidor Jordi Martí o un fichaje externo, al estilo de Manuela Carmena con Ahora Madrid en 2015. En la elaboración de la lista que determine Colau se encontrará la clave de esta maniobra, que permitiría a los comunes disputar la alcaldía con algunas garantías en 2027.

La derecha, sin candidato

En paralelo, la derecha se encuentra sin candidato en Barcelona, una situación del todo atípica. Elsa Artadi ha dejado descabezado a JxCAT, mientras que Vox y el PP no tienen todavía un líder designado. Ciudadanos no cuenta y los restos de la candidatura de Manuel Valls se han reconvertido en Valents, que encabeza Eva Parera, pero que casi no aparece en los resultados demoscópicos.

Esa situación beneficia a los dos primeros; es decir, a los comunes y a ERC. Además, el estado de ánimo general de la ciudad está cambiando. Se ha consolidado el transporte público, hay una cierta recuperación del turismo y la economía y las 'superillas', los espacios sin coches en Barcelona, son mejor percibidos por la ciudadanía que cuando se lanzaron hace tres años. El viento vuelve a soplar a favor de Ada Colau.

Ada Colau volverá a presentarse a la alcaldía de Barcelona en busca de su tercer mandato. Pero esta vez es diferente. Opta en un clima de remontada de los comunes, ungida por Yolanda Díaz, quien le pidió en noviembre que volviera a concurrir para comandar su candidatura en la ciudad. La ha convertido en el ariete de su nuevo espacio de izquierda para las próximas elecciones municipales. La decisión de Colau ha logrado poner nerviosa a la ERC de Ernest Maragall y hundir en el desánimo al PSC de Jaume Collboni. Ha vuelto y regresa para disputar su partido favorito: hacerse con la vara de mando de la capital de Cataluña.

Ada Colau Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Yolanda Díaz Jaume Collboni Barcelona Cataluña En Comú Podem
El redactor recomienda