Es noticia
Menú
La sospechosa subvención del consejero catalán de Educación a su amigo Xavier Vendrell
  1. España
  2. Cataluña
Investigación de la Guardia Civil

La sospechosa subvención del consejero catalán de Educación a su amigo Xavier Vendrell

González Cambray favoreció al ex alto cargo de ERC y dejó que tuviera en su escuela casi el doble de alumnos permitidos. Fue clave la colaboración de Pilar Conteras, directora general de Centros Concertados y Privados

Foto: El 'conseller' de Educación, Josep González Cambray. (EFE/Andreu Dalmau)
El 'conseller' de Educación, Josep González Cambray. (EFE/Andreu Dalmau)

El consejero de Educación de Cataluña, Josep González Cambray, se encuentra en una situación muy comprometida por un presunto traro de favor a Xavier Vendrell, ex secretario general de ERC y exconsejero de Gobernación, además de su amigo personal. Vendrell es el principal implicado en la llamada operación Voloh, que dirige el magistrado Joaquín Aguirre, titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, en la que descubrió una trama de intereses políticos y económicos y la ‘conexión rusa’ del círculo más cercano al expresidente Carles Puigdemont. Entre los privilegios, destacan subvenciones a dedo, según consta en la investigación de la Guardia Civil, a través de una red con otros organismos del ámbito educativo.

Además de notas manuscritas y conversaciones telefónicas, los agentes encontraron en los despachos de González Cambray y de algunos de sus compañeros de consejería correos electrónicos y documentos oficiales de la Generalitat que avalarían el trato de favor. Cambray fue nombrado consejero en junio pasado. Hasta entonces, había ejercido durante los últimos años como director general de Centros Públicos de la Consejería de Educación. Desde allí, según indican las grabaciones, se puso a las órdenes de Vendrell para facilitarle todo lo que le pidiese. Tanto fue así, que a comienzos de 2020 otorgó una subvención a la fundación que presidía su amigo de casi 72.000 euros, dentro de un convenio como centro de educación especial, a pesar de que el propio Gobierno de Cataluña advertía de que ese centro no podía tener la categoría de 'educación especial'. Y, por si fuera poco, le iban a permitir tener el doble de alumnos de los legales.

Foto: Josep González-Cambray. (EFE/Toni Albir)

Una de las colaboradoras que tenía en esa etapa era Pilar Conteras, directora general de Centros Concertados y Privados. En su despacho, se encontraron también múltiples documentos relacionados con Vendrell, puesto que por las manos de Contreras debían pasar todos los expedientes. Pero el entonces consejero, el también republicano Josep Bargalló, advirtió a Vendrell de que aunque toda la burocracia relacionada con su centro dependiese de otras directoras generales, debía ser González Cambray el que hiciese el seguimiento del tema. Así consta en un mensaje enviado por el propio Xavier Vendrell a Cambray el 14 de diciembre de 2018: “Ayer hablé con el ‘conseller’ y me dijo que ya había comunicado a la directora. También me dijo que te pidiese que tú hicieses el seguimiento con la directora. Por tanto, te pido que cuando puedas le hables para asegurar que todo está alineado”.

El escándalo de los alumnos

En el ordenador oficial de Contreras, los agentes de la Guardia Civil encontraron, el 28 de octubre de 2020, una carpeta con el título ‘Fundació El Brot’. Esta entidad estaba presidida por Vendrell y su intención era disfrutar de un convenio especial con la Generalitat, por lo que recibiría cuantiosas subvenciones como escuela de educación especial. Además, pretendía poder tener más clases y más alumnos por clase de lo que marca la ley, circunstancia que contaba con el visto bueno de Cambray y de Contreras, según se apunta en las conversaciones telefónicas intervenidas.

Foto:  El 'conseller' de Educación, Josep González Cambray. (EFE/Andreu Dalmau)

Los archivos oficiales ponen en un aprieto a los amigos de Vendrell. Un documento hallado en el ordenador de Contreras, realizado en un formato oficial de la consejería, dice que la escuela El Brot tenía, desde 2003, autorización para impartir “8 unidades de educación especial con una capacidad máxima simultánea de 64 plazas”. El escrito, fechado el 28 de agosto de 2018, señala que El Brot escolariza a niños con dislexia, pero que los niños con este problema “no se tendrían que escolarizar en un centro de educación especial, sino que deberían ser escolarizados en centros ordinarios”.

En las anotaciones manuscritas de Cambray, encontradas por los investigadores en su despacho, se cita textualmente que se autorizarían en la escuela de Vendrell 10 aulas de 12 alumnos, lo que hace un total de 120 alumnos, por lo que se duplicaba prácticamente la capacidad del centro. Desde la Generalitat, le admitieron finalmente 80 alumnos, al menos de manera oficial.

Foto: Oriol Junqueras junto a Carles Puigdemont y Marta Rovira, que son algunos de los presentes en la cumbre secreta del independentismo. (EFE)

En el correo electrónico de González Cambray se encontraron también comunicaciones con otros altos cargos del departamento en que daba instrucciones sobre actuaciones a realizar, relacionadas con la escuela de El Brot. Maite Mínguez, jefa del Servicio de Gestión de Construcciones Escolares, comunico el 29 de abril de 2020 a Cambray, ante las preguntas sobre cómo estaban los expedientes: “Sí, hemos informado favorablemente para 80 alumnos, que es la capacidad de las 10 unidades que pedían, pero ellos querían 120 alumnos. Lo hablé con la Dirección de Privados y quedamos así, hacíamos favorable para las 10 unidades que pedían, pero no para la capacidad y que ellos ya les explicarían”.

"Una mala puta"

Todo parecía una mera pantomima. El informe policial efectuado el pasado mes de enero explica que “el trato que le dispensa Pilar Contreras permite a Xavier Vendrell afirmar que desde servicios territoriales no les tocarán la pera. Que aunque la resolución ponga eso, después a nivel extraoficial tienen los 12 [alumnos] igual. Todo ello, con relación a la autorización de 8 alumnos por clase y que ellos tendrán 12 con el visto bueno de los cargos de Educación. En este sentido, Maite Aymerich [directora general de Curriculum y Personalización, que se oponía a dar trato de favor y exigía que todo se hiciese conforme a la ley] es definida por Vendrell como ‘una mala puta’ porque, entre otras cosas, le dijo que lo tienen que hacer bien, son las normas. Ante estos impedimentos, Vendrell dijo que quedará con el ‘conseller’ para apretarle y Pilar Contreras, con relación al concierto educativo, le dijo que ‘hacemos la vista gorda y para adelante’, con el visto bueno de los servicios territoriales. Como se ha dicho, Josep González Cambray también está al tanto de las acciones de Vendrell y se ofrece para, con su influencia, ayudarle en lo que necesite”.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (c), junto al vicepresidente del Govern y 'conseller' de Políticas Digitales, Jordi Puigneró (c) y la 'consellera' de la Presidencia, Laura Vilagrà. (EFE/Andreu Dalmau)

Los responsables de El Brot y la Generalitat mantuvieron una primera reunión en noviembre de 2017, donde la consejería les comunicó que no podían tener concierto especial. Pero el propio Xavier Vendrell, según los documentos encontrados en el ordenador, le explicó su proyecto al consejero, el republicano Josep Bargalló, en una reunión entre ambos. “Es un centro que acoge alumnos con algún trastorno de aprendizaje, sin ser discapacidad grave o severa”, dice el informe policial.

El 7 de noviembre de 2019, Vendrell se reunió con González Cambray, con Pilar Contreras y con Maite Aymerich. Durante las siguientes semanas, los directores generales se reunieron en varias ocasiones con el presidente de El Brot, y al parecer a Vendrell le dan garantías de que se tendrán en cuenta sus peticiones. Durante los meses siguientes, a la Generalitat llegan gran cantidad de documentos de El Brot, incluidos los planos de la escuela que Vendrell quiere levantar en los terrenos de Villa Bugatti, en Cabrera de Mar. En febrero de 2020, la Generalitat da a El Brot una subvención de 71.961,32 euros.

Foto: Agentes de la Guardia Civil custodian la puerta del Ayuntamiento de Cabrera de Mar (Barcelona). (EFE)

En uno de los correos a la directora general, fechado el 28 de mayo de 2020, desde la Fundació El Brot “se le adjunta la propuesta de modificación de conciertos de educación especial para que firme y le indica dónde tiene que firmar. En la contestación, Pilar Contreras le confirma que está firmado y le adjunta el documento (conciertos de educación especial). Se trata de la propuesta de resolución por la cual se modifican los conciertos educativos de diversos centros privados de educación especial”, dice el informe de la Guardia Civil.

Presiones por tierra, mar y aire

Entre los centros beneficiados se incluía El Brot, a pesar de que en los documentos oficiales del departamento se alegaba que no podía disfrutar de ese régimen especial por no tener alumnos con trastornos graves. La comunicación era tan fluida que la Guardia Civil destaca que el 29 de junio de 2020 Pilar Contreras negociaba “el número de aulas y alumnos por aula, haciendo referencia Pilar que en el momento que tenga la autorización que tienen, desde los servicios territoriales del Baix Llobregat (el director es Francesc Ballester) no iban a poner ningún problema por el tema de los alumnos”.

Foto: Xavier Vendrell (d), tras su puesta en libertad. (EFE)

En la comarca del Baix Llobregat se ubicaba la escuela que en aquel momento tenía El Brot en Sant Joan Despí, ya que no se había abierto todavía la de Villa Bugatti, al norte de Barcelona, en la comarca del Maresme. En esta comarca, el delegado territorial de Educación era Pere Masó, cuyo nombre aparece en las hojas manuscritas incautadas a Cambray con la nota: “Llamarlo”. En un auto del juez, se recoge que “Vendrell telefoneó a Josep González Cambray para pedirle que presionase, por un lado, a Pere Masó, que es el que ha de emitir el informe que necesita para Villa Bugatti y, por otro, a Maite Aymerich, para que emita el informe favorable de las obras que necesita acometer en Sant Joan Despí. González Cambray se comprometió a hacerlo”.

En las conversaciones telefónicas intervenidas, Vendrell mostraba su interés por tener el concierto especial, que le supondría más dinero en subvenciones. “Tal es la confianza de Xavier Vendrell que comentaba que había quedado con el ‘conseller’ [Josep Bargalló] en que coordinaría reuniones con otros departamentos para ver si la fundación podía recibir ayuda para tirar adelante y que, al parecer, el ‘conseller’ había dicho que ya lo tenía arreglado”, inciden los informes judiciales.

El consejero de Educación de Cataluña, Josep González Cambray, se encuentra en una situación muy comprometida por un presunto traro de favor a Xavier Vendrell, ex secretario general de ERC y exconsejero de Gobernación, además de su amigo personal. Vendrell es el principal implicado en la llamada operación Voloh, que dirige el magistrado Joaquín Aguirre, titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, en la que descubrió una trama de intereses políticos y económicos y la ‘conexión rusa’ del círculo más cercano al expresidente Carles Puigdemont. Entre los privilegios, destacan subvenciones a dedo, según consta en la investigación de la Guardia Civil, a través de una red con otros organismos del ámbito educativo.

Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda