Es noticia
Menú
Aragonès agita el espantajo de la ultraderecha para sentar a Sánchez a la mesa de diálogo
  1. España
  2. Cataluña
Pide unidad independentista

Aragonès agita el espantajo de la ultraderecha para sentar a Sánchez a la mesa de diálogo

El presidente catalán advierte de que si una coalición del PP y Vox acaba gobernando España, la culpa será del Gobierno central por no haber pactado una salida política para Cataluña

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Alejandro García)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Alejandro García)

Pere Aragonès dio ayer una conferencia en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) cuya palabra clave era 'recuperación'. Los tres ejes sobre los que pivotó su discurso fueron recuperar el impulso del movimiento independentista, buscar la unidad del soberanismo —puesta en cuestión por las tensiones entre JxCAT, ERC y la CUP— y retomar la mesa de diálogo. Esto último fue la clave, porque el presidente catalán dejó traslucir el miedo de que el próximo calendario electoral aplace de manera indefinida este foro de conversación política entre la Generalitat y el Gobierno central. Como uno de los estímulos para volver a reactivar la mesa, la primera autoridad de Cataluña recordó a Pedro Sánchez el ascenso de la ultraderecha.

Aragonès se mostró convencido de que “el Gobierno del Estado debe demostrar su compromiso democrático. Porque sin la resolución del conflicto político, España se desliza hacia el autoritarismo, como demuestra la amenaza de la extrema derecha”.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, participa este lunes en la conferencia 'Avanzamos'. (EFE/Alejandro García) Opinión

Acto seguido abundó en la misma idea: “Si no entiende esto, abrirá la puerta a un Gobierno de la derecha con la extrema derecha, abrirá paso a una etapa liderada por la derecha y la extrema derecha. Y esto, en ningún caso, será responsabilidad del independentismo”.

En el acto estaba presente la principal antagonista política de Pere Aragonès dentro del espacio soberanista, la presidenta del Parlament, Laura Borràs. No era la única perteneciente a JxCAT en la sala. También se encontraban el secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez, el vicepresidente de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, y también Jaume Giró, 'conseller' de Economía independiente designado por JxCAT. Entre los miembros de ERC presentes destacaba el presidente del partido, Oriol Junqueras. La CUP se ausentó, pero sí asistió el líder del PSC, Salvador Illa.

Los empresarios presentes eran escasos y más bien de poca relevancia. Los asistentes respondían a la definición de agentes sociales. Estaban el presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre; la presidenta de la Cámara de Comercio de Barcelona, Mònica Roca; el secretario general de UGT, Camil Ros, y el presidente de Pimec, Antoni Cañete. Es decir, estaban los sectores económicos más politizados.

Lo más parecido a un gran empresario era Xavier Faus, que estaba en su calidad de presidente del Cercle de Economía. Faus, quien arriesgó fuerte en abril del año pasado por los indultos, tuvo la satisfacción de ver cómo Aragonès le reconocía el esfuerzo. “Creo que el ejemplo más evidente son los indultos. En ningún caso son la solución. Pero son y han sido un paso importante, porque reconocen que la sentencia del Tribunal Supremo fue injusta y porque permitieron que dirigentes políticos enormemente comprometidos salieran de prisión y recuperaran su libertad. Y esté seguro, sin la gran victoria del independentismo de hace un año no se habrían producido”. Aragonès nunca había hecho un reconocimiento tan explícito de la bondad de los indultos como medida para rebajar la tensión política en Cataluña.

Pocas ideas nuevas

Aragonès aporto en su conferencia pocas ideas nuevas. Una de ellas ha sido implementar una nueva política que permita que los grupos soberanistas mantengan posturas unitarias. Aragonès aseguró que va a iniciar una ronda de contactos que debe cristalizar en una nueva unidad de las formaciones independentistas, incluso en entornos en que JxCAT los había estado reclamando, como es el caso del Congreso de los Diputados.

“Iniciaré un diálogo con el conjunto de instituciones del país y con los principales actores políticos, económicos, sociales, cívicos y culturales para compartir impresiones y sobre todo para traducir estos consensos en acciones políticas concretas. Empezando por los diputados y diputadas catalanes en Madrid y los diputados y diputadas catalanes en el Parlamento Europeo. Para decidir conjuntamente cómo queremos que sea la Cataluña del futuro”, avanzó.

El presidente catalán se plantea una futura visita a Puigdemont en Bruselas

En la práctica, eso supone ir a ver a Carles Puigdemont a Bruselas. Precisamente sobre esto, Aragonès planteó la necesidad de “afrontar el problema como le exige el Consejo de Europa. Empezando por retirar las causas contra el presidente Puigdemont y el resto de políticos exiliados. Y acabando por encontrar una solución democrática al conflicto”.

Esquivar la caza de traidores

Pere Aragonès lanzó una advertencia a los propios independentistas: “Cuando reducimos el debate a identificar a héroes y traidores, pierde el conjunto del país. Debemos entender que el movimiento independentista es plural y es diverso, como lo es el propio país. Esta es nuestra fuerza. Esto es lo que nos hace ganadores”. Por eso hay que construir esos grandes consensos que el presidente catalán quiere recuperar.

Pere Aragonès dio ayer una conferencia en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) cuya palabra clave era 'recuperación'. Los tres ejes sobre los que pivotó su discurso fueron recuperar el impulso del movimiento independentista, buscar la unidad del soberanismo —puesta en cuestión por las tensiones entre JxCAT, ERC y la CUP— y retomar la mesa de diálogo. Esto último fue la clave, porque el presidente catalán dejó traslucir el miedo de que el próximo calendario electoral aplace de manera indefinida este foro de conversación política entre la Generalitat y el Gobierno central. Como uno de los estímulos para volver a reactivar la mesa, la primera autoridad de Cataluña recordó a Pedro Sánchez el ascenso de la ultraderecha.

Nacionalismo Extrema derecha Independentismo Generalitat de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pere Aragonès Carles Puigdemont Cataluña Pedro Sánchez
El redactor recomienda