Es noticia
Menú
Junts aparca el discurso independentista para la defensa de los Juegos Olímpicos
  1. España
  2. Cataluña
Disputa por los Juegos de invierno

Junts aparca el discurso independentista para la defensa de los Juegos Olímpicos

El partido de Puigdemont distribuye un argumentario interno donde destierra todo viso de política o reivindicación secesionista. Piden apostar por un acontecimiento teniendo en cuenta los intereses del territorio y el impacto medioambiental

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez. (EFE/Quique García)
El secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez. (EFE/Quique García)

Junts per Catalunya (JxCAT) ha distribuido entre altos responsables del partido un argumentario sobre los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 en el que destierra de la candidatura todo viso de política o reivindicación secesionista y pide apostar por un acontecimiento deportivo de primer nivel mundial, teniendo en cuenta únicamente los intereses del territorio y el impacto medioambiental que pueda provocar. La estrategia de JxCAT pasa por integrar Aragón en los JJOO, en claro contraste con el discurso manifestado por Pere Aragonès, que defiende que Cataluña los organice en solitario.

“Algunas de las pruebas se harán en el Pirineo aragonés, manteniendo el mismo objetivo de aprovechar los recursos existentes y no construir ninguna infraestructura deportiva que no exista actualmente”, dice el argumentario, refiriéndose a la previsión de impacto cero en el territorio que exige el Comité Olímpico Internacional (COI). El documento de Junts recoge la importancia de la proyección internacional del evento, pero lo desliga del ‘procés’ y de la tensión política. “Los Juegos son una herramienta para proyectar internacionalmente el territorio. Se trata de una oportunidad para pensar el Pirineo en su conjunto, especialmente en Cataluña, pero también en Aragón, pasando por Andorra, Cataluña Norte y Francia. Esta oportunidad situará el Pirineo como plataforma permanente de actividades deportivas de inverno y de verano”.

Foto: El 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, el pasado enero, en una sesión de control del Parlament de Cataluña. (EFE)

El propio ‘president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, tensó la cuerda a finales de enero exigiendo unos JJOO pensados en clave catalana y arrinconando a Aragón, que también aspira a acoger algunas de las competiciones. Aragonès se tenía que ver con su homólogo aragonés, Javier Lambán, el 28 de enero, pero este último eludió finalmente el encuentro ante lo que consideraba un atropello: el catalán reclamaba que la candidatura se presentara bajo el único signo de Cataluña y Lambán se alineó con el planteamiento del Gobierno español y el Comité Olímpico Español (COE) de hacer una candidatura conjunta entre ambas comunidades. Por ese crucial detalle, la primera reunión entre los dos presidentes autonómicos se deshizo como un azucarillo en agua.

Junts tira de pragmatismo para poner en entredicho a Aragonès. “El COI solo puede validar candidaturas a propuesta de un comité olímpico estatal. Hoy por hoy, la oficialización de la candidatura se ha de producir de la mano del COE. Uno de los requisitos del COE para la organización de los JJOO es el aprovechamiento de infraestructuras que ya existen en Aragón”. Ante este argumento, una reivindicación puramente soberanista está fuera de lógica, puesto que las normas internacionales se han de cumplir estrictamente si se quiere optar a albergar un evento de esa naturaleza.

Un sector descontento

El posicionamiento oficial de Junts choca con las ansias de un sector del partido de avanzar en la confrontación social e institucional, aprovechando cualquier resquicio. Es el sector que prefiere la nada al todo. El expresidente Quim Torra o el diputado de JxSí Lluís Llach, por ejemplo, fueron dos de las voces más conocidas que firmaron a finales de enero el manifiesto ‘Por un Pirineo vivo, paremos los JJOO de Invierno’, manifiesto que encontró eco también en las filas de ERC (prueba de ello es la firma del diputado republicano y miembro de la Mesa del Parlament Ruben Wagensberg). Dirigentes territoriales de Junts también se oponen a la celebración del acontecimiento deportivo.

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE/Quique García)

La eurodiputada y exconsejera de Educación Clara Ponsatí (JxCAT), fugada de la Justicia española, dio otra vuelta de tuerca a la presión interna este fin de semana, alertando de la deriva “españolista” de Junts. Ponsatí representa al sector más extremista de la organización y, en un artículo de opinión publicado en el semanario independentista ‘Vilaweb’ el viernes, afirmó que los JJOO de 2030 son una mala idea porque “son unos JJOO españoles (…) Promover estos Juegos con España es condenar el país a la subordinación nacional y no simbólica”.

Ponsatí sacaba la artillería contra ERC: “Contrariamente a lo que afirmaba la consejera Vilagrà [Laura Vilagrà, consejera de Presidencia de la Generalitat] hace unos días, cuando el presidente aragonés dejó plantado a Aragonès en Balaguer, la candidatura olímpica, unos JJOO, son un proyecto político (…) copan programas electorales, marcan el debate público, vertebran una legislatura o dos consecutivas, determinan el legado de sus organizadores, centran campañas diplomáticas y de proyección exterior de gran envergadura, tienen un poder transformador enorme. Pero, sobre todo, generan emociones compartidas y forjan identidades”. Para Ponsatí, son también una mala idea porque no miran hacia el futuro de los Pirineos y porque “el modelo económico que promueve (…) toda la industria que se relaciona con los servicios al turismo de masas”.

Un proyecto de coste cero

El argumentario le quita la razón a la exconsejera fugada. En unos puntos despojados de todo atisbo de política, las razones de JxCAT se basan en que es preciso aprovechar el acontecimiento para hacer en el Pirineo lo que se hizo en Barcelona con motivo de los JJOO del 92: transformar económicamente la zona. “Es el momento de reequilibrar el país porque, más allá de Barcelona, el territorio también necesita inversiones e infraestructuras que permitan su pleno desarrollo. Se trata de un proyecto sostenible, respetuoso con el medio ambiente y adaptado a las condiciones que genera el cambio climático. Y será un proyecto que decidirá la gente que vive en las comarcas que lo han de acoger, que son los que han de decidir qué futuro quieren”.

Foto: El presidente del COE, Alejandro Blanco, y la 'consellera' de Presidencia, Laura Vilagrà. (EFE/Departamento de Presidencia)

La formación independentista destaca que unos JJOO en la zona pirenaica “no son una fiesta de 15 días, sino un proyecto de planificación y proyección del territorio a 30 años vista”. El argumentario pone las cifras sobre la mesa: el coste de organización es de 1.400 millones de euros, de los que 900 millones son asumidos por el COI y los 500 restantes deben provenir de la venta de billetes, 'merchandising', 'esponsorización' privada y recaudación impositiva tanto por vía directa como indirecta. Se trata, en definitiva, de unos Juegos con coste cero (la previsión de ingresos es de 1.500 millones y la de gastos, de 1.400 millones) que deben de poner el Pirineo en el mundo. “Harán el Pirineo global. No únicamente a nivel turístico (elevarán el románico catalán), sino también a nivel económico, deportivo y cultural”, dice el documento.

JxCAT afirma en el documento que los Juegos no deben de ser una trituradora del territorio. “El objetivo de la candidatura no es construir grandes villas olímpicas como se ha hecho en otros casos, ni crear nuevas infraestructuras. Se aprovechará la oferta hotelera existente y todo lo que se construya se dedicará a vivienda de protección oficial para las comarcas del Pirineo”. Enfatiza también que el paradigma de unos gastos elevados de organización ya es historia. “El COI ha prohibido que se hagan infraestructuras solo para los JJOO. Los nuevos auspicios obligan a que todo lo que se haga en el territorio ha de ser para el territorio y no únicamente para los JJOO. El COI exige no construir ninguna infraestructura deportiva que no exista actualmente, ni desarrollar ningún proyecto que el territorio no necesite independientemente de los Juegos”.

Escuchar a las comarcas

Para redondear la estrategia, Junts aboga por consultar con el territorio cómo se han de abordar los JJOO de 2030. “Para la candidatura, es imprescindible establecer un diálogo directo con los principales actores institucionales, deportivos, sociales, culturales y empresariales del Pirineo. Se abrirán las puertas a que sea el propio territorio el que ponga sobre la mesa cuáles han de ser las prioridades y que expliquen cómo puede el proyecto olímpico ayudar a cada una de las comarcas”, dice el argumentario.

Tensión política por la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno para 2030

Los JJOO afectarían directamente a seis comarcas septentrionales de Cataluña, aunque las que están justamente debajo de ellas se han movilizado para exigir al Govern que las han de tener en cuenta y exigen que el referéndum que Aragonès ha prometido se haga extensiva a ellas. La consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, volvió a prometer la consulta la semana pasada, pero circunscrita a esas seis zonas (Alta Ribagorça, Alt Urgell, Cerdanya, Pallars Llusà, Pallars Sobirà y Vall d’Aran) reseñadas porque “la toma de decisiones se ha de hacer en los territorios donde pasen las cosas”. Pero la Cataluña profunda no está dispuesta a callarse y los territorios de Berguedà, Ripollès y Solsonès se suman a la petición de un referéndum local.

Foto: El presidente aragonés, Javier Lambán. (EFE/Javier Cebollada)

Junts deja la puerta abierta a que estas tres comarcas sean también tenidas en cuenta y, llegado el caso, podría estar dispuesta a ampliar a consulta prometida, desbordando nuevamente los planteamientos del Govern, más moderados en este caso. No en vano, su argumentario recalca que “es indispensable socializar con el territorio la toma de decisiones, no solo si se quiere optar a la celebración de unos JJOO, sino también al diseño de una estrategia de desarrollo sostenible y resiliente del territorio. Por eso las infraestructuras creadas para los Juegos se han de adaptar al desarrollo territorial y no al revés”.

La formación que (aún) preside Carles Puigdemont da otros argumentos a sus dirigentes territoriales para afrontar con éxito debates sobre la candidatura. Habrá ocho proyectos estrella que revertirán positivamente en el territorio: el desdoblamiento de la ruta Barcelona-Vic-Ripoll-Puigcerdà; la mejora de la capacidad de la C-16 entre Berga y Bagà y la A-14 entre Lleida y Vielha; la construcción de la variante a Vielha; la mejora del Eje Pirinaico transversal; la mejora del acceso a la comarca del Pallars por Comiols; la mejora de la conexión entre Valld’Aran y Pallars; el despliegue de la conectividad digital en todo el territorio, y la ejecución de proyectos de telecabinas para acceder directamente desde la R-3 a La Molina, promocionando el “acceso descarbonizado a las pistas”.

Junts per Catalunya (JxCAT) ha distribuido entre altos responsables del partido un argumentario sobre los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 en el que destierra de la candidatura todo viso de política o reivindicación secesionista y pide apostar por un acontecimiento deportivo de primer nivel mundial, teniendo en cuenta únicamente los intereses del territorio y el impacto medioambiental que pueda provocar. La estrategia de JxCAT pasa por integrar Aragón en los JJOO, en claro contraste con el discurso manifestado por Pere Aragonès, que defiende que Cataluña los organice en solitario.

Junts per Catalunya Pere Aragonès
El redactor recomienda