Es noticia
Menú
ERC destituye al jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y arma una cúpula a su medida
  1. España
  2. Cataluña
Le sustituye Josep Maria Estela

ERC destituye al jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y arma una cúpula a su medida

Fuentes conocedoras han explicado este lunes que el 'conseller' firmará en las próximas horas el relevo de Trapero como mayor del cuerpo policial

Foto: El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, junto a Marlaska. (EFE/Enric Fontcuberta)
El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, junto a Marlaska. (EFE/Enric Fontcuberta)

El jefe de los Mossos d’Esquadra, el ‘major’ Josep Lluís Trapero, ha sido destituido este lunes. En la cúpula del cuerpo se situará a partir de ahora Josep Maria Estela, que era el jefe de la demarcación de Tarragona. Estela es un hombre cercano a ERC y se rodeará de un equipo de confianza: en el ‘sanedrín’ de la dirección operativa de se situarán los comisarios Eduard Sallent (que vuelve así a la cúpula, de la que había sido apartado por Trapero) y Cristina Manresa, otra de las ‘castigadas’ y alejadas por Trapero. El tercer hombre del tridente está por confirmar, pero podría ser Joan Carlos Molinero, un ‘incombustible’ que ha estado al lado de Trapero los últimos años, pero que tiene fama de ser proclive a Esquerra.

Trapero fue el máximo ejecutivo de los Mossos entre los años 2013 y 2017. En el año del referéndum, Carles Puigdemont intentó blindarle y le atribuyó el rango de ‘major’. De hecho, es el único con este rango que hay en los Mossos. Se da la circunstancia de que, aunque un comisario sea el jefe operativo de los Mossos, él sería siempre su superior, ya que su rango está por encima del de comisario. Ese nombramiento, sin embargo, no le impidió ser cesado tras el 1-O. En noviembre del año pasado, tras ser absuelto de los delitos de desobediencia y sedición, fue reincorporado como jefe de los Mossos por el entonces consejero Miquel Sàmper.

Foto: El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (EFE/Andreu Dalmau)

Tras hacerse pública la intención de cesarle este mismo lunes, desde algunos sectores independentistas comenzaron a cebarse con el ‘major’, al que los más extremistas tachan de “traidor” y de “españolista”. De hecho, tras su vuelta a la cúpula, cuidó mucho sus relaciones con otros cuerpos policiales y rehizo los puentes que él mismo había dinamitado en las vísperas del 1-O. Sus reuniones con directivos de la Policía Nacional o de la Guardia Civil fueron duramente criticadas entre sectores ‘hiperventilados’ del soberanismo, que son partidarios de utilizar a los Mossos como ‘tropa de choque’ contra el Estado español.

Estela, por su parte, es un “gran desconocido”, según señalan fuentes internas de los Mossos d’Esquadra a El Confidencial. La mayoría de los agentes del Cuerpo incluso desconocían su cara hasta la semana pasada, cuando ofició una rueda de prensa para explicar la detención del vigilante de Securitas Eugen Marin que disparó a varios compañeros y a los agentes que trataron de detenerle.

Una agenda que iba por libre

Con el cambio de Trapero, la nueva cúpula de ERC culmina uno de los objetivos que se había propuesto desde las pasadas elecciones del mes de febrero. En estos meses, a Trapero le ofrecieron “una salida digna” e incluso altos cargos políticos llegaron a hablar con algunas grandes empresas para que lo pudieran incorporar a sus plantillas como responsable de seguridad o como asesor de presidencia. Según las fuentes, Trapero siempre rechazó su salida abrupta del Cuerpo.

Sus iniciativas, al margen de las consignas políticas que le llegaban desde la consejería de Interior, acabaron por pasarle factura. De hecho, sus reuniones con altos cargos de otras administraciones fueron fruto de su propia agenda y eso levantó ampollas en la consejería de Interior, que dirige el exsocialista Joan Ignasi Elena. Una de las fuentes explica que jamás hasta ahora la agenda del jefe de los Mossos había ido tan por libre.

Foto: La portavoz del Govern, Patrícia Plaja. (EFE/Quique Garcia)

El 'conseller' no la controlaba, aunque, por deferencia, Trapero siempre comunicaba sus movimientos, justificándolos como los normales desde un punto de vista profesional. En esta apreciación coinciden también fuentes ajenas al Cuerpo de los Mossos, que resaltan a El Confidencial la normalización de las relaciones en el último año, coincidiendo con el reingreso de Trapero.

Aunque en algunos sectores de ERC se apostaba por una mujer para poner en la cúspide operativa de los Mossos, finalmente su puesto lo ocupará Josep Maria Estela. La comisaria Cristina Manresa, no obstante, estará en esa cúpula, lo mismo que Sallent. “Son todos altos cargos que gozan de la confianza política de Esquerra. En realidad, no se han decantado nunca con actuaciones o declaraciones políticas, pero todos conocemos su cercanía con ERC. Sin embargo, en el Cuerpo todos ellos gozan de gran respeto y están muy bien considerados por su profesionalidad”, subraya una de las fuentes consultadas.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante una rueda de prensa. (EFE/Marta Pérez)

Otro mando interno vaticina que “en los próximos días, habrá más cambios internos. Trapero montó su equipo cuando llegó en 2020. Ahora, Estela tendrá que montar un equipo de su confianza. No todo se quedará en cambios de estética, porque sería muy descarado provocar solo el cambio del ‘major”. La estructura del Cuerpo, sin embargo, aunque sensible a las consignas políticas que puedan emanar de la cúpula de la consejería, no está por la labor de practicar una política ‘dura’ frente a otras administraciones, y máxime en un área tan sensible como la de la seguridad, donde siempre prima más la profesionalidad que la ideología.

El jefe de los Mossos d’Esquadra, el ‘major’ Josep Lluís Trapero, ha sido destituido este lunes. En la cúpula del cuerpo se situará a partir de ahora Josep Maria Estela, que era el jefe de la demarcación de Tarragona. Estela es un hombre cercano a ERC y se rodeará de un equipo de confianza: en el ‘sanedrín’ de la dirección operativa de se situarán los comisarios Eduard Sallent (que vuelve así a la cúpula, de la que había sido apartado por Trapero) y Cristina Manresa, otra de las ‘castigadas’ y alejadas por Trapero. El tercer hombre del tridente está por confirmar, pero podría ser Joan Carlos Molinero, un ‘incombustible’ que ha estado al lado de Trapero los últimos años, pero que tiene fama de ser proclive a Esquerra.

Mossos d'Esquadra
El redactor recomienda