Es noticia
Menú
"Frutas fachas" o el boicot secesionista fallido contra el negocio de la familia de Canet
  1. España
  2. Cataluña
Acoso en las reseñas de Google

"Frutas fachas" o el boicot secesionista fallido contra el negocio de la familia de Canet

Tras filtrarse la identidad de los progenitores, algunas personas dieron con el negocio familiar en internet y trataron de boicotearlo con reseñas negativas. Tras eso, la ola de apoyo a la familia no se ha hecho esperar

Foto: El 'conseller' de Educación, Josep Gonzàlez Cambray (i) tras reunirse con la dirección de la escuela Turó del Drac de Canet de Mar. (EFE/Alejandro García)
El 'conseller' de Educación, Josep Gonzàlez Cambray (i) tras reunirse con la dirección de la escuela Turó del Drac de Canet de Mar. (EFE/Alejandro García)

El campo de batalla del independentismo se traslada a las reseñas de Google. A última hora de este viernes se filtraron por internet los nombres de los padres del alumno de un colegio de Canet de Mar (Barcelona) que "lograron la impartición de un 25% del horario lectivo en español". Conociendo esta información algunos catalanes independentistas dieron con el nombre del negocio familiar, una frutería, y comenzaron a poner en internet valoraciones negativas al negocio a través de las reseñas de Google. "Frutas fachas de poca calidad", dice un usuario anónimo. "Si parlo en català em faran fora de la botiga?" (¿Si hablo en catalán me echarán de la tienda?), publica otro usuario sin identificar.

La caballería de personas que, ante el ataque de los radicales, se quiso solidarizar con esta familia no se hizo esperar. Desde el primer momento, el perfil del negocio comenzó a recibir el doble de reseñas, pero esta vez con valoraciones positivas elevando la puntuación del negocio a 4,5 sobre 5. Esta estrategia hizo fracasar el intento de boicot de la familia de Canet.

Por el momento, el negocio lleva casi 1.100 valoraciones, la gran mayoría con muy buena puntuación. "Trato excelente y muy buenos productos. Volveré sin duda", puntúa un usuario, que sí está identificado. "Buena gente", comenta otro. Los hay también que apuntan más alto y se vienen arriba: "La mejor frutería de toda Cataluña". La ola de apoyo a la familia ha sido espontánea y ha evidenciado que esa familia de Canet no está sola.

placeholder Usuarios a los que les encanta la frutería.
Usuarios a los que les encanta la frutería.

Tras filtrarse el nombre de los integrantes de la familia desde una web independentista, la Asociación Hablamos Español presentó una denuncia contra quienes habían difundido la identidad de los progenitores. En un comunicado enviado por la asociación informan de que "se han difundido, además, otros datos personales de los que serían sus progenitores, entre ellos, algunos que facilitarían su localización".

Según la asociación, los hechos denunciados pueden ser constitutivos de un delito de acoso contemplado en el artículo 172 del Código Penal. "Hemos solicitado a Fiscalía que, además de procederse a la incoación de diligencias informativas al objeto de acreditar los hechos denunciados, teniendo en cuenta los mensajes dirigidos a este niño y a sus padres, y que fueron objeto de nuestra denuncia del día 6/12/21, se valore por parte de la Fiscalía si pudiera considerarse que existen unas acciones coordinadas, dirigidas a generar odio, a señalar y a localizar a esta familia", subraya.

Foto: Foto: Reuters/Vincent West.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha ordenado al 'conseller' de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, y a la directora de la escuela que "preserven la protección de la intimidad" del alumno y de su familia, así como "la normal convivencia y el pacífico despliegue del entorno educativo".

El alto tribunal catalán también ha dado un plazo de diez días a la Generalitat para que aporte un informe con el que justifique las medidas adoptadas para cumplir con 25% de las clases en castellano, una decisión que ha desencadenado varias denuncias por hostigamiento hacia la familia.

La Fiscalía investiga los mensajes en redes sociales

De hecho, la Fiscalía de Barcelona ha abierto ya una investigación para determinar si los mensajes vertidos en las redes sociales contra el alumno suponen un delito de incitación al odio o de discriminación a instancias de sendas denuncias presentadas por Hablemos Español, Asamblea para la Escuela Bilingüe (AEB) y Vox.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha asegurado que el Gobierno ha ofrecido toda su colaboración a la consellería de Educación de la Generalitat para que se proteja a la familia y al menor de un colegio de Canet de Mar (Barcelona) del acoso que sufre por pedir más enseñanza en castellano.

Foto: El 'conseller' de Educación, Josep González Cambray. (EFE/Alejandro García)

Así lo ha dicho Rodríguez en rueda de prensa al término del Consejo de Ministros de este viernes en la que ha revelado que la ministra de Educación, Pilar Alegría, se ha puesto en contacto con el 'conseller' Gonzàlez-Cambray, a quien ha expresado "todo su apoyo" para evitar "cualquier tipo de acoso en este caso o en otro" que suceda en una escuela de Cataluña o de cualquier otro punto del país.

Tras expresar el rechazo y la condena del Gobierno a "cualquier acoso que se haya podido producir", la portavoz ha acusado al Partido Popular de "utilizar cualquier asunto para hacer oposición".

El campo de batalla del independentismo se traslada a las reseñas de Google. A última hora de este viernes se filtraron por internet los nombres de los padres del alumno de un colegio de Canet de Mar (Barcelona) que "lograron la impartición de un 25% del horario lectivo en español". Conociendo esta información algunos catalanes independentistas dieron con el nombre del negocio familiar, una frutería, y comenzaron a poner en internet valoraciones negativas al negocio a través de las reseñas de Google. "Frutas fachas de poca calidad", dice un usuario anónimo. "Si parlo en català em faran fora de la botiga?" (¿Si hablo en catalán me echarán de la tienda?), publica otro usuario sin identificar.

Independentismo Partido Popular (PP) Catalán
El redactor recomienda