Es noticia
Menú
El Govern, en manos de la CUP: votan en asamblea la aprobación de los presupuestos
  1. España
  2. Cataluña
Las cuentas para 2022

El Govern, en manos de la CUP: votan en asamblea la aprobación de los presupuestos

Miquel Iceta pide a la Generalitat que se abra a dialogar con los socialistas para no estar "condicionados" por los 'cupaires', mientras que Carlos Carrizosa critica al PSC y apela a la "unidad constitucionalista"

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)

Tras investir sin mayores exigencias a Pere Aragonès que la de asegurarse la supervivencia del proceso independentista en Cataluña, la CUP vuelve a tener ahora en sus manos el futuro (o no) del Govern catalán con la aprobación de los presupuestos para 2022. Las asambleas de la formación de Dolors Sabater están desde esta medianoche votando y, durante 24 horas, sobre si se presenta una enmienda a la totalidad de las cuentas o si se sigue negociando con el Ejecutivo. Los números del año próximo dependen, de momento, de los anticapitalistas, ya que solo cuentan con el apoyo de los dos partidos que sustentan el Govern, ERC y JxCAT, que no suman mayoría absoluta

Para que no haya enmienda a la totalidad, es clave que las asambleas de la CUP refrenden las cuentas. Si esto se consigue, los anticapitalistas no presentarán la enmienda y el camino de los presupuestos de Aragonès quedaría despejado. Se salvaría así lo que el independentismo llama la mayoría del 52%, pero se dejaría en manos de los antisistema.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/García)

De hecho, el núcleo duro, organizado en Endavant, puso sobre la mesa el pasado lunes su intención de romper el pacto con ERC y hundir las cuentas. Su propuesta está basada en tres puntos que son muy concretos: reclaman el no rotundo a los presupuestos de ERC y JxCAT, quieren que la CUP "dé por finalizado el acuerdo de investidura de Pere Aragonès y que se sitúe como oposición de izquierdas e independentista al Govern de la Generalitat" y propone desplegar la estrategia de la unidad popular, que considera "una propuesta rupturista, liderada por la clase trabajadora y que parte de la independencia de los Països Catalans como herramienta para cambiarlo todo".

Endavant considera que los presupuestos no generan transformación social ni suponen un cambio del estatus de Cataluña, por lo que solo cabe la oposición contundente a los mismos. No obstante, la militancia se encuentra dividida. “Como el Govern ha decidido trabajar con un calendario propio sin este acuerdo, nosotros nos tomaremos nuestro tiempo para hacer la valoración del contenido concreto de los presupuestos”, dijo el diputado Xavier Pellicer, portavoz de la CUP, la pasada semana.

El ministro de Cultura y Deporte del Gobierno y primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha pedido este lunes al Govern que se abra a dialogar con los socialistas catalanes, a los que en un primer momento ha querido dejar fuera de la negociación. Acusa al 'president' de asumir las "condiciones" que pone la CUP sobre la mesa para aprobarlos, tales como sacrificar la inversión en un proyecto de ocio y juego de Hard Rock Café en Tarragona, la mayor inversión extranjera prevista en Cataluña con un coste de 2.000 millones, así como retrasar la candidatura de los JJOO de Invierno.

"Sigo con preocupación las condiciones que algunos parecen poner para aprobar los presupuestos en Cataluña. Me gustan los presupuestos del sí, no los presupuestos del no. Si ni aeropuerto de El Prat, ni Olimpiadas, ni Centro Recreativo y Turístico de Vila-seca y Salou, ¿de qué estamos hablando?", ha cuestionado el ministro, que ha defendido que Cataluña necesita oportunidades, proyectos y estabilidad.

Para el exlíder del PSC, la Generalitat tendría que aprovechar la "suerte" que supone que los socialistas estén dispuestos a hablar sobre las cuentas, una situación que no tiene el Gobierno central para negociar los Presupuestos Generales del Estado, ha precisado. "En España no existe, no hay esta disposición al diálogo. Dejar perder esta oportunidad sería un error", ha sostenido, que ve extraño que el Govern no acepte la voluntad de hablar del PSC.

"En España no existe, no hay esta disposición al diálogo. Dejar perder esta oportunidad sería un error"

Pese a todo, durante su participación en el Fórum Europa Tribuna Cataluña, ha confiado en que puedan aprobarse unos presupuestos catalanes "ambiciosos, realistas y que abran puertas, y no que las cierren", así como también los PGE.

Desde las filas de Ciudadanos, Carlos Carrizosa ha criticado al PSC por ofrecerse para aprobar las cuentas para 2022 y ha apelado a la "unidad constitucionalista" del Parlament. Así, ha acusado a los de Salvador Illa de no estar ejerciendo de oposición y de "desear apoyar los presupuestos del separatismo".

"Esa CUP con esa idea de cargarse nuestra Policía y desarmarla condiciona nuestros presupuestos y nuestras políticas", ha criticado, y ha acusado al 'conseller' de Economía y Hacienda, Jaume Giró, de pedir el apoyo de los 'cupaires'. Lamenta, además, que hayan condicionado su apoyo a "que se desarme" al cuerpo de los Mossos d'Esquadra, una condición que también puso, según él, para investir al 'president' Aragonès.

Foto: El diputado de la CUP Xavier Pellicer. (EFE/Andreu Dalmau)

La vicepresidenta de Junts y diputada en el Parlament, Elsa Artadi, ha defendido, sin embargo, que el "único camino" para aprobarlos es que el proyecto cuente con el aval de la CUP. Ante este pronóstico, Artadi ha abogado por trabajar y remediar con la CUP "las distancias que haya y buscar unos puntos en común" que permitan aprobarlas.

Por eso, ha rechazado de nuevo aprobar las cuentas con el apoyo de los socialistas, que en varias ocasiones han expresado su voluntad de acordar el proyecto presupuestario: "La hoja de ruta que lleva la Generalitat es la misma que en la investidura". Para Artadi, la mayoría independentista representada en el Parlament es un fenómeno histórico que "debe materializarse" y garantizar su recorrido a través de la acción del Govern.

Esa misma idea mantiene el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, que reclama el "apoyo claro de la mayoría del 52%" del independentismo representada en el Parlament para aprobar las cuentas. También, ha destacado la voluntad del Govern de "trabajar desde la pluralidad y la unidad" y alcanzar un acuerdo que permita aprobar las cuentas con el apoyo de la CUP.

En su primera visita institucional a L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Aragonès señaló el pasado viernes que se trabajará "hasta el último segundo" con la CUP para que no presenten una enmienda a la totalidad. "Mi confianza es que, si nos pusimos de acuerdo para hacer unas cosas en los acuerdos de investidura, nos pondremos de acuerdo en los presupuestos que deben hacerlo posible. No vería otra opción que no fuera esta", remarcó.

"Trabajaremos hasta el último segundo antes de la decisión de la CUP de presentar o no una enmienda a la totalidad para que sea posible un acuerdo, porque creemos que es bueno para el país", añadió. Asimismo, sobre la partida prevista para el Hard Rock Café, Aragonès explicó que se trata de una cuestión técnica y se excusó en que "no hay ningún problema en que se pueda retirar".

Tras investir sin mayores exigencias a Pere Aragonès que la de asegurarse la supervivencia del proceso independentista en Cataluña, la CUP vuelve a tener ahora en sus manos el futuro (o no) del Govern catalán con la aprobación de los presupuestos para 2022. Las asambleas de la formación de Dolors Sabater están desde esta medianoche votando y, durante 24 horas, sobre si se presenta una enmienda a la totalidad de las cuentas o si se sigue negociando con el Ejecutivo. Los números del año próximo dependen, de momento, de los anticapitalistas, ya que solo cuentan con el apoyo de los dos partidos que sustentan el Govern, ERC y JxCAT, que no suman mayoría absoluta

El redactor recomienda