ERC y la CUP protegen al hombre de Puigdemont que negoció los contactos rusos
  1. España
  2. Cataluña
evitan su comparecencia

ERC y la CUP protegen al hombre de Puigdemont que negoció los contactos rusos

Los partidos independentistas aplican el rodillo para evitar que Josep Alay, jefe de la Oficina de Puigdemont, dé explicaciones en el Parlamento catalán

Foto: Josep Lluís Alay (i). (EFE)
Josep Lluís Alay (i). (EFE)

El rodillo independentista funciona a la perfección. Los tres partidos con representación parlamentaria evitaron este jueves que el jefe de la Oficina de Puigdemont, Josep Alay, comparezca en el Parlamento catalán para dar cuenta de sus viajes a Rusia y de las reuniones que tuvo con agentes de los servicios secretos, políticos y periodistas de aquel país con el fin de recabar apoyos a la independencia de Cataluña.

A principios de septiembre, se hicieron públicas las presuntas maniobras de Alay sondeando a políticos, mafiosos, periodistas o empresarios rusos por medio del también empresario Alex Dimitrenko, residente en Cataluña. Tras esto, el propio Alay afirmó que estaba dispuesto a comparecer ante la Cámara legislativa para explicar sus viajes y reuniones.

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont y Josep Lluís Alay. (EFE)

Pero a sus compañeros no parece gustarles tanto la idea de dar explicaciones: en la comisión de Asuntos Exteriores, Transparencia y Cooperación, hubo de todo menos transparencia y cooperación: Junts per Catalunya (JxCAT), ERC y la CUP unieron sus fuerzas para evitar que Alay comparezca y aplicaron el rodillo para lograrlo: entre los tres partidos copan nueve de los 17 diputados que forman parte de la comisión, por lo que se impusieron en la votación.

El PSC había introducido en el orden del día de este jueves la solicitud de comparecencia del alto cargo del Govern “para que informe sobre los contactos mantenidos con representantes del Gobierno ruso y de sus servicios secretos”. Los tres partidos independentistas se opusieron a la comparecencia de Alay, argumentando que el tema “es un asunto jurídico”. Hasta ahora, las comisiones parlamentarias no solo han debatido usualmente los asuntos que están siendo investigados por la Justicia, sino que incluso se han creado comisiones 'ex profeso' para asuntos con investigación judicial y policial en marcha.

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont. (EFE)

No hubo ni siquiera debate de la solicitud de comparecencia: el presidente de la comisión, Jaume Alonso-Cuevillas (que también es abogado de Carles Puigdemont), llevó a votación la petición de los socialistas, que recibió los votos de todos los partidos excepto de los independentistas. Susana Segovia, representante de En Comú Podem, se equivocó en su voto, inclinándose por la abstención, aunque minutos después tomaba la palabra y advertía al presidente de la comisión de que se había equivocado y que su voto era favorable a la comparecencia de Alay, aunque el resultado no se vio alterado.

La actitud de los independentistas despertó críticas de la oposición. “Han bloqueado la comparecencia, como hacen cada vez que abordamos un tema con el que se sienten incómodos”, critica a El Confidencial un miembro de la comisión parlamentaria. Otra fuente recuerda que en esa Cámara se plantearon muchas veces temas en las comisiones que estaban judicializados y se exigió incluso la comparecencia de personas cuyo juicio era inminente y cuyas declaraciones ante la Cámara podían perjudicarles en el proceso judicial. En aquellas ocasiones, sin embargo, los comparecientes no pertenecían a la mayoría parlamentaria que ahora ha bloqueado a un alto cargo de la Generalitat que viajó por medio mundo buscando apoyos para la secesión.

Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda