ERC y la CUP dejan sola a Laura Borràs con su cambio del reglamento del Parlament
  1. España
  2. Cataluña
Por su causa por malversación

ERC y la CUP dejan sola a Laura Borràs con su cambio del reglamento del Parlament

La presidenta de la Cámara catalana ocultó en un encuentro de coordinación con ERC y JxCAT sus intenciones respecto a un cambio normativo que resulta polémico porque la beneficia

Foto: La presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE)
La presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE)

ERC y la CUP han dejado sola a Laura Borràs en su plan de cambiar el reglamento del Parlament para beneficiarse de manera personal de esta modificación. Ambas formaciones se han desmarcado de la presidenta, que ha encargado un informe a los servicios jurídicos del Parlament para cambiar el reglamento y que no se vea obligada a dejar la presidencia cuando se le abra juicio oral, como establece ahora el artículo 25.4. El Confidencial ya había avanzado que Borràs tenía este plan cuando acabó de ser nombrada y su prioridad fue cambiar los servicios jurídicos del Parlament, que ahora le han hecho una propuesta a medida de su caso.

La portavoz republicana, Marta Vilalta, ha mantenido la necesidad de reformar el reglamento, pero ha advertido de que no comparten "ni la forma ni el fondo" de cómo se ha intentado hacer a través del informe de los letrados ni "pensando en casos particulares". En concreto, ha defendido mantener el artículo 25.4, que Borràs quiere eliminar, al considerarlo un mecanismo necesario. ERC no contempla esta modificación, y eso que tiene diputados que podrían beneficiarse, como es el caso de Josep Maria Jové o Lluís Salvadó.

Foto: La presidenta de la cámara catalana, Laura Borràs (i), y el letrado Xavier Muro. (EFE)

La CUP también ha dicho que no apoyaría este nuevo redactado, con lo que Borràs se ha quedado sola. De hecho, ni JxCAT ha defendido la iniciativa y ha intentado no pronunciarse ayer sobre el tema, tal como hizo Mònica Sales, sobre una cuestión estéticamente muy cuestionable. Lo mismo hizo la portavoz de la Generalitat, Patricia Plaja: “Sobre esta cuestión no voy a pronunciarme”.

Sin ERC y la CUP, la iniciativa está muerta, ya que para reformar el reglamento del Parlament hace falta una tramitación de ley, que no permite atajos ni vías de urgencia, que precisará un año y que necesita que se apruebe por mayoría absoluta.

El problema es que Laura Borràs ha ido por libre. Ha encargado el cambio para un caso que le afecta directamente porque está encausada en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por haber fragmentado contratos en la época en que dirigía el Insitut de les Lletres Catalanes, afrontando una acusación de malversación de fondos públicos que nada tiene que ver con el 'procés'.

Foto: La presidenta del Parlament catalán, Laura Borràs. (EFE)

La semana pasada, Borràs participó en una reunión de coordinación entre ERC y JxCAT en el Parlament de Cataluña. Entre otros, participaron el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès; el presidente del grupo parlamentario de JxCAT, Albert Batet; el secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez; el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró; también la portavoz de ERC, Marta Vilalta; el presidente del grupo parlamentario, Josep Maria Jové, y el jefe de la oficina del presidente Aragonès, Sergi Sabrià.

Ni una palabra

Fuentes que asistieron al encuentro explican que Borràs no desveló en este encuentro sus intenciones respecto al reglamento. De hecho, ayer, fuentes parlamentarias aseguraban que JxCAT lo supo al mismo tiempo que el resto de miembros de la Mesa, cuando el lunes por la tarde se les remitió la documentación de lo que se discutiría.

Laura Borràs ocultó sus intenciones tanto a ERC como a JxCAT, su propio partido

A Laura Borràs, ahora, le queda buscar las complicidades políticas de las que hasta el momento ha prescindido para convencer a JxCAT de llevar la ponencia a la comisión de Estatut del Diputado y a partir de ahí tramitar la ley, que al ser el reglamento puede tardar un año.

Calendario judicial

En el TSJC, la causa de Borràs se está beneficiando de las tácticas dilatorias de su abogado, Gonzalo Boye, que está recurriendo todos los trámites. Además, a petición del fiscal, la causa Borràs y e Isaías Herrero, el informático amigo al que presuntamente se beneficiaba con la fragmentación de los contratos, se ha de unificar con la del juzgado de instrucción número 9, donde están encausados dos no aforados. Por todos estos factores, la apertura de juicio oral puede tardar un año, así que sería prácticamente el mismo tiempo que se tardaría en tramitar el cambio legal. Borràs todavía puede conseguir permanecer en la presidencia cuando el juicio inicie sus primeros pasos.

Pero para eso necesitaría dos cosas que ahora tampoco tiene: el apoyo de ERC, con voto afirmativo, y que la CUP se ausentase del pleno en el momento de la votación, ya que se da por hecho que los anticapitalistas no votarían a favor de una medida que relaja las exigencias ante casos de corrupción. Se prevé que Borràs y JxCAT aleguen que se trata de un cambio para luchar contra la represión judicial española. Queda un año. Puede pasar de todo.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Parlamento de Cataluña Laura Borràs Junts per Catalunya Cataluña
El redactor recomienda