ERC ficha a su Tezanos para las encuestas de Cataluña: un alto cargo de Òmnium
  1. España
  2. Cataluña
RELEVO EN EL CIS CATALÁN

ERC ficha a su Tezanos para las encuestas de Cataluña: un alto cargo de Òmnium

Jordi Muñoz Mendoza, el nuevo director del Centre d’Estudis d’Opinió, aspiró a ser el cerebro ideológico de los republicanos. Es la primera vez que la formación controla el órgano

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

El Centre d’Estudis d’Opinió (CEO, el CIS catalán) cambiará de director en breve. El presidente catalán, Pere Aragonès, tiene previsto nombrar a Jordi Muñoz Mendoza este martes, con lo que los republicanos pasarán a controlar, por primera vez, esta importante institución ideológica, cesando a Jordi Argelaguer, nombrado a propuesta de Convergència hace 10 años. El nuevo responsable del órgano, además, pertenece a la cúpula de Òmnium Cultural, una de las dos entidades cívicas que controlan los movimientos independentistas en las calles.

Tras el cambio de Gobierno por las autonómicas del 14-F, ha llegado el cambio a la institución y ERC ha elegido a Jordi Muñoz como el Tezanos catalán. De hecho, Muñoz ya era miembro del consejo rector del CEO, a propuesta del grupo parlamentario de Esquerra, junto a otros designados por las demás formaciones con representación en la Cámara legislativa. Será, sin embargo, la primera vez que ERC controle este órgano, que solo ha tenido dos directores: el socialista Gabriel Colomer y el mencionado Argelaguer, que aunque militó en ERC hasta 2004, abandonó el barco en desacuerdo con la formación del primer tripartito. Los años posteriores, fue acercándose a los convergentes hasta que, una vez volvieron estos al poder, fue elegido por Artur Mas para dirigir el CEO.

Foto: Rosa Cañadas. (Cercle d’Economia)

“Jordi Muñoz ha contribuido mucho al sectarismo en la política. Académicamente, es solvente, ya que tiene rigor desde el punto de vista técnico, pero otra cosa es la utilización política que hace de los datos”, explica a El Confidencial una persona que le conoce desde hace años. De hecho, Muñoz siempre quiso ser el ideólogo en la sombra de ERC. “Era partidario de que, una vez fracasado el plebiscito del 27 de septiembre de 2015, había que convocar otro referéndum. Llegó a escribir un artículo donde se planteaba la cuestión de que las elecciones no servían de nada y que el tema del independentismo solo se solucionaba con un referéndum”, añade la misma fuente. Claro que en aquellos momentos todo el independentismo había asumido que había fracasado con los comicios y había que encontrar otra meta para mantener el ‘procés’ en marcha.

No a la declaración de independencia

Desde entonces ha llovido mucho. El año pasado, Muñoz publicó el libro Principio de realidad. Una propuesta para el día siguiente del procés, en el que revisa críticamente la estrategia soberanista de los últimos años. Su varapalo al Gobierno central es de órdago, pero también reconoce que algunas cosas no se hicieron bien. Su principal crítica está enfocada a la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017. Para el republicano, no solo no se daban las condiciones para hacerla efectiva, sino que no tenía legitimidad suficiente. “El independentismo, en aquel momento, se sobrevaloró y se ensimismó. Fue poco empático con el resto del país y no fue lo suficientemente consciente de la correlación de fuerzas ni, sobre todo, de los riesgos de división interna en la sociedad catalana que planteaban algunas decisiones que se iban tomando”, escribió.

Foto: Reunión de JxCAT para la preparación del inicio del año político. (EFE)

Muñoz es partidario de superar la etapa del ‘procés’ y de poner en marcha otra estrategia que pasa por ensanchar la base social del independentismo. Su meta es llegar a obtener el apoyo del 70% de la sociedad catalana, tal y como detalla en su libro. Es decir, la principal tesis que Esquerra opone al unilateralismo propugnado por Carles Puigdemont desde Waterloo, por la CUP o por entidades como la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Para llegar a esa situación, además, hay que echar mano de “una solución democrática, que deberá pasar por alguna forma de amnistía y por un referéndum en el que se pueda votar sobre la independencia”. Esa es la tesis que ha puesto ahora sobre la mesa de negociación con el Gobierno central su partido, ERC, pero que ya estaba negro sobre blanco hace más de un año.

Este alineamiento ideológico de Muñoz da a ERC la llave para controlar las encuestas políticas de Cataluña. El poder del CEO es enorme y se mide por algunas de las decisiones y consignas asumidas a partir de sus estudios. Por ejemplo: Artur Mas fue a elecciones anticipadas en 2012, apostando por el independentismo, porque los sondeos vaticinaban una eclosión de esta corriente ideológica. De hecho, fue un fracaso, porque bajó 12 diputados, pero pudo seguir gobernando gracias a los 20 escaños de ERC. Otra de las consecuencias de los informes del CEO es la tramposa consigna de que el 80% de los catalanes exige un referéndum, utilizada a menudo para justificar los posicionamientos más extremistas.

En la cúpula de Òmnium Cultural

Otro detalle que no debe perderse de vista es que Muñoz pertenece a la cúpula de Òmnium Cultural, una de las dos entidades cívicas que controlan los movimientos independentistas en las calles. “Es uno de los hombres de ERC que llegaron a esa entidad para controlarla —explica a El Confidencial otra fuente que le conoce—. Òmnium ha sido, desde siempre, una entidad a la que ERC hizo caer bajo su órbita. Y, además, él supo arrimarse a buen árbol para ir manteniendo sus puestos de responsabilidad en diferentes organismos”.

Foto: El 'expresident' de Cataluña Carles Puigdemont. (Reuters)

De hecho, ERC comenzó a interesarse por Òmnium a principios de este siglo. Para desbancar a Josep Millàs, presidente de la entidad desde 1986, apoyó a Jordi Porta en las elecciones internas de Òmnium de 2002. Sectores convergentes intentaron cortar el camino a Porta auspiciando al histórico Josep Estar Ticó, considerado continuador de la política de Millàs. Porta resultó ganador (curiosamente, fue apoyado incluso por algunos ideólogos de CDC) y, a partir de ahí, la institución fue más proclive a las tesis de Esquerra que a las de Convergència. Cuando Porta cedió el relevo a Muriel Casals, esa influencia republicana continuó, pero en la calle ya estaba contrarrestada por la ANC, cuyos postulados se decantaban más por tesis convergentes, a pesar de que oficialmente propugnaba la unidad estratégica de todo el independentismo.

Pero hay una pregunta clave en este proceso: ¿cambiará algo el cambio de Argelaguer por Muñoz en la dirección del CEO? Los que conocen cómo funciona el organismo creen que poco. Si acaso, se ‘cocinarán’ las encuestas al gusto de ERC. “No hay que olvidar que el independentismo puso en marcha la apisonadora en el CEO. En este organismo, siempre han ido juntos haciendo piña. Consideraban de tal importancia el CEO que rompieron por primera vez con una tradición sagrada: el director del CEO era siempre nombrado por el partido que encabezaba el Govern, pero la presidencia era para el primer partido de la oposición. El independentismo modificó los criterios unilateralmente y ficharon a Jordi Matas, síndico del 1-O, desdeñando a la oposición”. Favores pagados.

Beca pública hasta 2025

El nuevo Tezanos de Cataluña nació en Valencia en 1979 y es politólogo por la Universidad Pompeu Fabra (sus títulos son doctor en Ciencias Políticas y Sociales y licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración), aunque luego colaboró con la Autónoma y ahora es profesor agregado en la Facultad de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona. Estuvo vinculado a movimientos estudiantiles independentistas y fue becario Ramón y Cajal entre 2014 y 2019, investigador posdoctoral Juan de la Cierva entre 2010 y 2014 en la UAB e investigador visitante en las universidades de Yale y Gotemburgo en 2007 y 2012, además de ser técnico asistente en una escuela de verano de Essex en 2004. Ha escrito cinco libros con otros politólogos, decenas de artículos y ha participado en proyectos que financiaron tanto organismos autónomos de la Generalitat como La Caixa o el Ministerio de Economía. También está inmerso en seis proyectos con otros investigadores, que van desde la emancipación de las mujeres hasta las consecuencias electorales del terrorismo.

Foto: La presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE)

“Mis intereses en investigación están relacionados con el comportamiento político y la política comparada. Realizo investigación experimental sobre preferencias políticas e investigación observacional cuantitativa sobre comportamientos políticos y economía política histórica”, dice en su página personal, escrita exclusivamente en inglés.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) le publicó en 2012 el libro La construcción política de la identidad española: ¿del nacionalcatolicismo al patriotismo democrático?’, en el que aborda la evolución de la identidad nacional española, capaz de articular un amplio consenso “y superar las divisiones ideológicas y religiosas, aunque no las territoriales”.

En la actualidad, disfruta de una beca de Icrea Academia (Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats) para el periodo 2020-2025. Este organismo público depende de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados “para promover la intensificación de la investigación entre los profesores universitarios que ya ocupan puestos permanentes en el sistema catalán de investigación”. En 2020 solo se concedieron ayudas a 30 investigadores: 40.000 euros anuales durante cinco años (lo que equivale a 200.000 euros en total). De ese dinero, 16.000 euros son de libre disposición para Muñoz, 20.000 se pagan a la UB para actividades relacionadas con el profesor y 4.000, a la universidad en compensación por su participación en el programa. A la beca de Icrea suma ahora otra más interesante: la dirección del CEO, un nuevo hito en su carrera, que le reportará otros 87.456,36 euros anuales. La cuestión está en si podrá compaginar todo: profesorado, investigaciones de la UB, investigación de Icrea, libros en marcha, trabajos compartidos y ahora el CEO.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda