JxCAT se queda a la cola de los grupos que quieren negociar los Presupuestos
  1. España
  2. Cataluña
El Gobierno da prioridad a ERC

JxCAT se queda a la cola de los grupos que quieren negociar los Presupuestos

La diputada Míriam Nogueras insiste en que un "bloque catalanista" conseguiría cerrar un mejor acuerdo, pero ERC prefiere seguir por su cuenta

Foto: Reunión de JxCAT para la preparación del inicio del año político. (EFE)
Reunión de JxCAT para la preparación del inicio del año político. (EFE)

JxCAT se ha quedado a la cola a la hora de negociar los Presupuestos Generales del Estado para el año 2022. El PSOE da prioridad a ERC y al PNV, y por mucho que los cuatro diputados de Junts estén intentando meter la cabeza en las conversaciones, lo cierto es que la formación independentista no ha conseguido mejorar su posición si se compara con lo que sucedió el año pasado, según explican fuentes del grupo parlamentario socialista en la Cámara Baja. Entonces se quedaron fuera y ahora corren el riesgo de que les pase lo mismo.

La diputada en el Congreso Míriam Nogueras y otros líderes de JxCAT llevan meses reclamando unidad independentista en el Congreso para negociar junto a ERC los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, los republicanos se han negado siempre, intentando evitar las polémicas pero manteniendo una postura muy firme.

ERC tiene 13 diputados y además, como recuerda un miembro del PSC, "son capaces de cumplir los acuerdos que alcanzan". En comparación, JxCAT cuenta con solo cuatro representantes, después de que el grupo parlamentario se rompiera y los cuatro diputados que lidera Ferran Bel se mantengan fieles a las siglas del PDeCAT. Junts reclama unidad a ERC, pero el problema de base es que ellos no pudieron mantener la propia.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

La estrategia negociadora del grupo parlamentario de Pedro Sánchez es la misma que para el presupuesto pasado. Primar a ERC y al PNV para luego ir construyendo una mayoría suficiente con otros grupos que sirva para sacar adelante las cuentas.

Esta situación es la que quiere evitar JxCAT y que se haga visible su irrelevancia. Hace un año hasta los diputados del PDeCAT llegaron a pactar los Prepuestos mientras que Junts se quedó al margen.

Ante esta situación, Míriam Nogueras ha insistido en que un "bloque catalanista" negociaría mejor los Presupuestos. La situación se lleva prolongando desde julio, pero ERC no da su brazo a torcer y prefiere jugar en solitario, lo que le permite marcar la pauta política este otoño en Cataluña.

En la práctica, los Presupuestos se negocian en paralelo con diversos grupos, pero no todos los votos son iguales. Y el PDeCAT con cuatro diputados y su líder Carles Puigdemont insistiendo en el enfrentamiento con el Gobierno central no ayuda.

En su momento, Jordi Sànchez, secretario general de JxCAT, ya intentó condicionar el Gobierno de coalición en la Generalitat a la creación de un bloque independentista en Madrid. Pero no fue posible. En la práctica ERC formó gobierno en Cataluña, consiguió llevar a Pere Aragonès a la presidencia y mantuvo su situación preferente en el Congreso.

Influencia menguante

"El futuro de Cataluña pide una política de Estado, y, por lo tanto, volver a tener presencia e influencia catalana en España, el único Estado realmente existente que tenemos los catalanes", pedía el Cercle d’Economía en su dura nota de opinión contra la Generalitat. La situación de fragmentación del independentismo con cuatro grupos parlamentarios —ERC, JxCAT, PDeCAT y la CUP— hace que los empresarios se hayan quedado sin interlocutores para vehicular medidas necesarias, lo que explica este lamento del 'lobby' catalán.

El independentismo se ha fracturado en cuatro grupos parlamentarios en Madrid

El independentismo tiene 23 diputados en Madrid, pero son incapaces de actuar juntos y eso facilita que los republicanos mantengan su preponderancia sobre el resto.

Viendo su posición marginal, Nogueras ya ha estado advirtiendo de que "no dará sus votos a cambio de nada". Pero la situación exacta es que los partidos de Gobierno antes pactarán con Teruel Existe que con JxCAT. Con cuatro votos, Pedro Sánchez puede prescindir de los de Puigdemont para aprobar las cuentas.

Historia de dos ciudades

Así que es una historia política de dos ciudades. Dos ciudades separadas por 600 kilómetros. En una, en Barcelona, JxCAT es un partido clave, el socio relevante de la Generalitat. En Madrid es de manera literal otro mundo. Junts no pinta nada y no consigue rentabilizar políticamente su presencia. No solo porque ERC ganase las generales en clave soberanista. También porque la ruptura con el PDeCAT que forzó Puigdemont fue muy precipitada sin pensar en las consecuencias que tendría en el Congreso. También porque la estrategia de JxCAT es contradictoria: desde Waterloo se aboga por un choque frontal con el Estado. Desde Barcelona se aspira a influir en la política nacional. Todo no puede ser y al final se queda en nada.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya PNV Nacionalismo Cataluña
El redactor recomienda