La Generalitat deja a sus 'consellers' sin puente para protestar contra España
  1. España
  2. Cataluña
Hoy se celebra el Consell Executiu

La Generalitat deja a sus 'consellers' sin puente para protestar contra España

El Govern intenta apoderarse de la agenda política al convocar su reunión semanal como gesto de rechazo. El Consejo de Ministros no se celebra al ser festivo

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

'Res a celebrar', nada que celebrar. Bajo este lema, la Generalitat de Pere Aragonès ha decidido dejar a sus 'consellers' sin puente para demostrar que su Administración es otra cosa y que este 12 de octubre no piensa celebrar ni Fiesta Nacional, ni Hispanidad ni Descubrimiento de América. La propia portavoz de la Generalitat, Patricia Plaja, intentó animar el pasado martes a los periodistas para que acudiesen a la rueda de prensa que, como marcan los cánones, se ofrece para explicar los acuerdos del Govern. No encontró mucho entusiasmo en la sala. Aun así, hoy el Govern se reúne y departirá sobre los temas habituales.

El debate no es nuevo en la Cataluña independentista. Aunque como es la primera vez desde que empezó el 'procés' que este día señalado cae en martes, se visualizará más. La ventaja es que el Consell Executiu de hoy no tendrá que competir con el espacio mediático que cada martes le roba el Consejo de Ministros de Pedro Sánchez.

Foto: Míriam Santamaría, cuando era meteoróloga en La Sexta. (YouTube)

La celebración del Consell Executiu le ofrece a Pere Aragonès la excusa perfecta para no acudir a la tradicional recepción que dan los Reyes con motivo de ese día y que reúne a lo más granado de la clase política.

La maniobra permite a la Generalitat un dos en uno perfecto. Por un lado, abonarse al simbolismo tan caro al mundillo del entorno de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, con elevada visibilidad institucional, y, por otro, no correr ningún riesgo legal. Cuando ser independentista sale gratis, o solo te cuesta cambiar el planillo de festivos de la función pública, es cuando el soberanismo se siente más cómodo.

La Administración funciona a medio gas porque la mayoría de los funcionarios se toman el festivo para aprovechar el puente

Es previsible un despliegue en redes sociales, pero la relevancia más allá de eso resultará escasa. En 2016, un teniente de alcalde de la CUP acabó ante el juez por abrir el Ayuntamiento de Badalona el 12 de octubre y romper ante los cámaras de televisión el auto con el que se le obligaba a guardar la fiesta a menos que fuera un cargo electo. La cosa acabó con José Téllez condenado a pagar una multa de 4.380 euros. Pero en el fallo quedó claro que trabajar en festivo no era delito, lo que no se podía era romper en público un auto judicial.

No se esperan multas. Eso sí. La Administración funciona a medio gas porque la mayoría de los funcionarios se toman el festivo para aprovechar el puente. Tampoco los ciudadanos acuden a hacer gestiones, así que en realidad no supone un problema.

Discurso indigenista

La nueva tradición de trabajar el 12 de octubre aunque sea festivo en el calendario laboral conecta muy bien con el sentimiento indigenista que defienden la CUP y los sectores más cercanos de JxCAT que representarían personas como la diputada Aurora Madaula. En esa revisión histórica, Cristóbal Colón no solo no era catalán, como defienden los radicales del Institut de Nova Història, tan gratos a políticos como el vicepresidente, Jordi Puigneró, o el diputado Joan Canadell. Para estos otros independentistas, Colón es una figura execrable, mercenario de la Corona de Castilla, predecesor del colonialismo, genocida y esclavista. Hay que recordar que la gran medida de la CUP para Barcelona en las últimas municipales fue retirar la estatua de Colón del puerto y alterar así el 'skyline' de la ciudad.

El nacionalismo catalán se divide entre los que quieren derribar la estatua de Colón y los que mantienen la estatua de Joan Güell

Así que el nacionalismo catalán se divide entre los que quieren derribar la estatua de Colón por encabezar la masacre de indígenas y los que mantienen la estatua del empresario y mecenas Joan Güell en plena Gran Vía de Barcelona, pese a ser un conocido esclavista. Memoria selectiva para una política de parte.

Aferrados al simbolismo

De modo que hacer ostentación de laboriosidad el festivo del Día de la Hispanidad forma parte de la sobreactuación de un independentismo que pretende gobernar una institución como la Generalitat con un presupuesto de más de 30.000 millones al mismo tiempo que encabeza las manifestaciones de protesta. En catalán, hay una frase para eso: 'La Generalitat vol i dol'. En castellano viejo: quiere y no puede.

Cristóbal Colón Nacionalismo CUP Generalitat de Cataluña Cataluña Junts per Catalunya
El redactor recomienda