Aragonès deja en el aire su participación en la manifestación de la Diada
  1. España
  2. Cataluña
Se volvería a la neutralidad

Aragonès deja en el aire su participación en la manifestación de la Diada

Fuentes de JxCAT señalan que el 'president' y su entorno en el Palau tienen miedo de que la manifestación se vuelva contra ellos por el clima reacio a la mesa de diálogo

Foto: Manifestación en la Diada de Cataluña en 2018. (Reuters)
Manifestación en la Diada de Cataluña en 2018. (Reuters)

Por ahora, Pere Aragonès se reserva la decisión de acudir o no a la manifestación de la Diada de este año, según ha explicado él mismo en TV3 y han reconocido portavoces de la Generalitat. Sería la primera vez desde 2016 que se retomase la posición que habían asumido Artur Mas y sus predecesores, que no participaban en la concentración por una cuestión de neutralidad institucional y de enviar el mensaje de que el 'president' lo era de todos los catalanes y no solo de los nacionalistas. En 2016, Carles Puigdemont rompió esa tradición, en línea con la radicalización política que vivió Cataluña. Ahora, el dirigente republicano se lo está pensando.

“Informaremos en su momento. Por ahora, falta que la organización se reúna con las 'conselleries' de Salut e Interior por los temas de protocolo covid. Una vez que se celebre la reunión y la organización de la ANC traslade todos los detalles y se acerque la fecha, nos pronunciaremos”, justifican portavoces de la Generalitat al ser preguntados sobre la asistencia de Aragonès a la marcha.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE) Opinión
Todo saltará por los aires
Josep Martí Blanch

Además, fuentes soberanistas explican que Interior está pidiendo a la ANC que la manifestación no acabe frente al Parlament dentro del Parque de la Ciudadela. Están solicitando que el final de la marcha no entre en el parque, aunque no se quiere imponer el trazado, sino llegar a un acuerdo.

Pero fuentes de JxCAT apuntan también a que Aragonès y su entorno en el Palau tienen miedo de que la manifestación se vuelva contra ellos por el clima que el partido de Puigdemont ha creado en contra de la mesa de diálogo. La propia presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, se ha manifestado en contra de hablar con el Gobierno central y también de dedicar dos años a ello. Por eso se teme que muchos manifestantes recriminen en público a Aragonès, principal promotor de esta iniciativa, su posición y su pragmatismo a la hora de relacionarse con Madrid.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

El dirigente republicano ha insistido en que en la mesa de diálogo ha de participar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en persona. Pero eso es algo que está descartado, como mínimo para la mayor parte de las sesiones.

En todo caso, hay un clima extraño alrededor de la manifestación. La Generalitat tiene un presidente claramente independentista. Pero el movimiento no se siente cómodo con él y el propio Aragonès tampoco parece relajado en medio de los sectores más radicales, que parece que serán los mayoritarios en la marcha de la Diada.

Oleada de críticas

El 'president' animó ayer a los catalanes a acudir a la Diada, como si no hubiese quinta ola de covid. Pero todo esto se enmarca en la normalidad de la jornada patriótica. ERC necesita una manifestación masiva que refuerce a Aragonès de cara a la mesa de diálogo que se quiere que se celebre justo después, la semana del 13 de septiembre. Pero al mismo tiempo se pretende evitar una manifestación que le desgaste o que muestre que buena parte de los suyos ya no están con él.

El presidente catalán ha animado a que se acuda a la Diada, pero aún no sabe si irá él

Elsa Artadi, la portavoz de JxCAT, no necesita una manifestación para criticar a Aragonès. Así, se apresuró ayer a recordar que en ningún lugar del acuerdo entre Junts y Esquerra se daba como bueno el plazo de dos años, que sí que se recogía en el pacto entre la CUP y ERC. Así que todo sigue muy confuso. Los republicanos abogan por el diálogo, mientras que las otras dos formaciones lo hacen por la unilateralidad. Pero todas las partes muestran muchas contradicciones.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

JJOO y referéndum

Aragonès, por ejemplo, aseguró que no suponía ningún problema acoger los JJOO de Invierno en 2030. Para ese momento, “ya se habrá celebrado el referéndum y Cataluña podrá desfilar en la jornada inaugural bajo su propia bandera”, según el 'president'. Un caso de este tipo de contradicciones. Como cuando Oriol Junqueras aseguró la semana pasada que la mesa de diálogo daría al independentismo aval internacional. O Marta Rovira defendiendo que los secesionistas ganarán legitimidad aunque no consigan pactar un referéndum durante esta fase de contactos.

Cuanto más se acerca la fecha de la Diada, más cuesta encontrar discursos coherentes por parte del independentismo. Tal vez, una muestra de la confusión del momento.

Diada Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Artur Mas Carles Puigdemont Parlamento de Cataluña Manifestación Pere Aragonès Cataluña Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda