Es noticia
Menú
Jordi Puigneró relanza su carrera política para presidir la Generalitat en dos años
  1. España
  2. Cataluña
Movimientos en la Generalitat

Jordi Puigneró relanza su carrera política para presidir la Generalitat en dos años

El vicepresidente cuenta con dos ventajas: la cercanía al líder, a Carles Puigdemont. Y la incomparecencia del resto de competidores dentro de su propio partido, JxCAT

Foto: El vicepresidente catalán y 'conseller', Jordi Puigneró. (EFE)
El vicepresidente catalán y 'conseller', Jordi Puigneró. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Jordi Puigneró no solo es vicepresidente de la Generalitat. Es el hombre más cercano de Carles Puigdemont en un momento de gran dispersión de JxCAT. Jordi Puigneró acaparó todos los focos esta semana en Madrid anunciando el pacto para la ampliación de El Prat. Puigneró aspira a ser el futuro presidente de la Generalitat y a hacerlo dentro de dos años, cuando se rompa el ejecutivo que ahora encabeza Pere Aragonès. Y para eso precisa de visibilidad. Incluso a costa de hacer autonomismo, como es el caso de la polémica ampliación aeroportuaria.

Fuentes cercanas a Palau explican que Puigneró estaba muy inquieto por la alta notoriedad que estaba ganando el 'conseller' de Economía Jaume Giró. "Parece que el vicepresidente es él", había comentado a personas cercanas. Y eso que Giró estaba bajo los focos por un tema controvertido, como es el de los avales por el Tribunal de Cuentas. Ahora Jordi Puigneró se ha convertido en el gran defensor de la ampliación del aeropuerto y ha conectado con los sectores de su partido que han hecho bandera de la misma —Elsa Artadi, Joan Canadell—. Es la misma ampliación de la que renegaba su predecesor en la Conselleria de Territori, Damià Calvet, justo antes de dejar el cargo. Pero la política es así. Y en todo caso desmarcarse de un convergente histórico como Calvet da puntos en un partido como el actual JxCAT.

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), la 'consellera', Meritxell Budo (2i), y los consejeros Daría Calvet (2d) y Jordi Puigneró (d). (EFE)

En su entorno entienden que Puigneró necesita visibilidad. La mayoría de sus potenciales votantes no lo conocen. Por eso este acuerdo en Madrid le ha ido tan bien. Jordi Puigneró quiere aprovechar la parte del pastel que le corresponda del flujo de dinero que recibirá la Generalitat para revitalizar la inversión en infraestructuras y su propia imagen política. Las malas lenguas aseguran que él mismo filtró la noticia de El Prat a los medios para eclipsar la rueda de prensa que iba a dar Pere Aragonès al día siguiente tras el Consell Executiu. Al filtrarse la noticia, él mismo tuvo que comparecer en Madrid.

El vicepresidente catalán en este arranque de legislatura ha tenido dos momentos, el del aeropuerto y el primero, su polémica por la foto que colgó la periodista Pilar Rahola sobre la paella con Carles Puigdemont en algún lugar del sur de Francia. En la foto un total de 21 personas aparecen sin mascarillas, entre ellas el vicepresidente de la Generalitat. El propio 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, censuró su actitud en medio de la quinta ola como poco ejemplar. Puigneró empezaba con mal pie para sus aspiraciones presidenciales.

Sacarse la espina

Ahora con el acuerdo del aeropuerto se saca la espina. Por fin atención mediática por algo positivo. Aunque hay peligro de que el acuerdo naufrague. Aun así la combinación de inyecciones de dinero a la Generalitat y una 'conselleria' como Políticas Digitales y Territorio dan margen para la acción política.

Territorio y los proyectos de infraestructuras le han de servir de trampolín

Jordi Puigneró cuenta con dos ventajas: la cercanía al líder, a Carles Puigdemont. Y la incomparecencia del resto de competidores. En este momento no hay una carrera para aspirar a la presidencia de la Generalitat en el espacio posconvergente. Están Puigneró y Puigneró. Elsa Artadi se ha retirado al Ayuntamiento de Barcelona. Laura Borràs ha quedado fuera de juego en la presidencia del Parlament y le espera un complicado horizonte judicial. Jordi Sànchez, secretario general de JxCAT y el 'exconseller' Jordi Turull, están inhabilitados por el Tribunal Supremo, ya que el indulto es parcial y no afecta a esta parte de la pena. JxCAT es un desierto de candidatos.

Gris ingeniero

Así que la mejor baza de JxCAT para presidir la Generalitat es este ingeniero más bien gris, independentista desde siempre, fascinado por el área de las telecomunicaciones, el 'blockchain' y la tecnología punta. Muchos en el partido critican su falta de carisma. Pero Pere Aragonès tampoco era carismático y ganó las últimas elecciones.

La clave para Puigneró es que la Mesa de Diálogo naufrague este otoño. Y la duda en su entorno y colaboradores es qué le conviene más. ¿Estar ausente para denunciar sus fracasos o garantizarse su presencia para hacerla descarrilar?

Jordi Puigneró no solo es vicepresidente de la Generalitat. Es el hombre más cercano de Carles Puigdemont en un momento de gran dispersión de JxCAT. Jordi Puigneró acaparó todos los focos esta semana en Madrid anunciando el pacto para la ampliación de El Prat. Puigneró aspira a ser el futuro presidente de la Generalitat y a hacerlo dentro de dos años, cuando se rompa el ejecutivo que ahora encabeza Pere Aragonès. Y para eso precisa de visibilidad. Incluso a costa de hacer autonomismo, como es el caso de la polémica ampliación aeroportuaria.

Carles Puigdemont Cataluña Generalitat de Cataluña Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda