Ada Colau y Quim Torra, unidos en oponerse a la ampliación del aeropuerto de El Prat
  1. España
  2. Cataluña
Alianza de comunes y soberanistas

Ada Colau y Quim Torra, unidos en oponerse a la ampliación del aeropuerto de El Prat

Con el proyecto para el aeródromo pasa lo mismo que en octubre de 2017, cuando muchos miembros de los comunes apoyaron a los independentistas en su intento de ruptura

placeholder Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el 'expresident' Quim Torra. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el 'expresident' Quim Torra. (EFE)

El proyecto de ampliar el aeropuerto de El Prat ha provocado el hecho insólito de que el expresidente catalán Quim Torra y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se pongan de acuerdo. Ambos se oponen. El representante del independentismo más carlista y esencialista y la líder de los comunes piensan lo mismo de que Aena invierta 1.700 millones en el aeródromo de la capital catalana. Es un ejemplo de la amplia amalgama de colectivos que se están sumando a las protestas contra el proyecto y que van de sectores ecologistas de ERC hasta la CUP. Pero la clave es la confluencia de intereses entre parte de los soberanistas y los representantes de la izquierda. Incluso han convocado una manifestación en Barcelona para el próximo 19 de septiembre. Y todos ellos se oponen a un plan que se considera clave para el futuro de Cataluña.

El pasado 3 de agosto se produjo la fatal coincidencia. Colau recurría a Telegram para publicar un 'post' contra la ampliación: “Que no nos mientan: la propuesta de ampliación supondría repetir errores del pasado, contaminar y precarizar, ir contra la economía que necesitamos para el siglo XXI”. Y así se producía el primer milagro del día: la alcaldesa de una gran ciudad se negaba a ampliar su aeropuerto. Pero el 3 de agosto fue día de milagros. Y se produjo el segundo cuando Torra coincidió con la opinión de la primera edil en Twitter.

“Sería un grave error, un auténtico disparate, que el independentismo no diera apoyo a las reivindicaciones del movimiento ecologista y de defensa de la tierra y la naturaleza en el mundo poscovid y de crisis climática que tenemos encima”, afirmó Torra en esta red social.

No están solos. Tienen a la CUP, que desde el principio se opone a la ampliación. Pero, sobre todo, cuentan con los sectores ecologistas de ERC, que quieren discutir el pacto en el Consell Nacional, y que son considerados como los más letales para el proyecto por el PSC, porque entre sus filas se encuentra la 'consellera' de Acció Climàtica, Teresa Jordà, una mujer que en la anterior legislatura ya paralizó todos los parques eólicos de Cataluña.

Foto: La vicepresidenta Teresa Ribera, este martes en Moncloa. (EFE)

Para Jordà, "es muy difícil" ampliar el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat sin afectar la zona de La Ricarda. La consejera dijo en declaraciones a TV3 que cualquier opción puede ser válida "siempre que se preserve la biodiversidad" y aseguró que será muy exigente y batalladora para defender tanto la laguna como el Parque Agrario del Llobregat y su biodiversidad.

Paralelismo con 2017

Es decir, se produce un paralelismo con octubre de 2017, cuando muchos miembros de los comunes apoyaron a los independentistas. Es el mundo de Albano Dante Fachin, exdiputado de Catalunya Sí que es Pot, ese que empieza pidiendo el derecho a la autodeterminación en el Parlament y acaba en la piscina de Pilar Rahola cuatro años después. Una coincidencia que en su día resultó fatal para Cataluña. El que los comunes gobiernen en Barcelona con el apoyo del PSC y que discrepen de la principal iniciativa económica que afectará al desarrollo de la ciudad tiene su miga. Colau y los socialistas son un proyecto político sin nada en común más allá de mantenerse en el poder.

El PSC teme que ERC dé marcha atrás y el acuerdo naufrague este otoño, según explican fuentes de este partido. Además, el alineamiento político que genera el pacto es de locos: los socialistas quedarían junto a la mayoría de JxCAT: lo que incluye al vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, la líder del partido en Barcelona, Elsa Artadi, o el diputado Joan Canadell. Es una mayoría imposible para sacar adelante nada en la Cataluña 'posprocés'.

El PSC teme que ERC dé marcha atrás y se acabe descolgando del pacto de El Prat

La manifestación de septiembre será una verdadera prueba del movimiento opositor que se centra en dos objetivos: salvar la laguna artificial de La Ricarda, protegida por la red Natura 2000, y reducir el número de vuelos para luchar contra el calentamiento global y el turismo masivo. Los partidarios de la ampliación quieren alargar la segunda pista de El Prat, más corta y paralela a la primera, para atraer aviones más grandes y con vuelos intercontinentales para no llegar pronto al grado de saturación, que son 78 operaciones por hora. Además, en un país como España, resulta difícil justificar que se pueden suspender rutas aéreas como Barcelona-Santiago de Compostela, Tenerife, Málaga o Sevilla, solo por poner algunos ejemplos de las calificadas como “distancias cortas” y que los comunes quieren suprimir para evitar el calentamiento del planeta.

La paradoja de El Prat

Todas las fuerzas políticas de El Prat se oponen a la ampliación, liderados por su alcalde, Lluís Mijoler, también de los comunes, como Colau. La localidad tiene esta característica política: desde la Transición, siempre han gobernado el PSUC o sus herederos políticos. Una constante ha sido criticar el aeropuerto, una incoherencia porque El Prat del Llobregat siempre ha sido uno de los municipios más ricos y menos endeudados de Cataluña gracias a los ingresos que genera el IBI que la infraestructura debe pagar al municipio. La mitad de los ingresos del ayuntamiento viene de los abonos de este impuesto, más de 48 millones anuales, una buena parte de los cuales proviene de la instalación aeroportuaria. Pero el primer edil y su equipo de gobierno primero cogen el dinero y luego se oponen a todo lo que haga Aena. Llevan así décadas y les va bien. Cada vez que hay municipales, salen reelegidos.

Ada Colau Quim Torra
El redactor recomienda