La Generalitat pone en riesgo el proyecto de JJOO de Invierno al ningunear a Aragón
  1. España
  2. Cataluña
La candidatura y el COE, en un brete

La Generalitat pone en riesgo el proyecto de JJOO de Invierno al ningunear a Aragón

"Con su actitud, el independentismo demuestra una vez más que no está dispuesto a compartir ningún proyecto e idea con el resto de España", ha declarado Javier Lambán en exclusiva para El Confidencial

placeholder Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

Ni una llamada al Gobierno de Aragón. Así ha actuado Cataluña desde que Pere Aragonès envió una carta al Comité Olímpico Español (COE) para oficializar la candidatura de Barcelona-Pirineos a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030.

La carta levantó ampollas en Aragón hace 15 días y también en su Ejecutivo autonómico, que consideró que el nombre de la candidatura no era el adecuado, que Aragón desaparecía como sede olímpica y que se tenía que plantear un proyecto conjunto y no un modelo en que se obligaba a Aragón a jugar un rol subalterno. Ayer la cosa fue a más, porque el principal acuerdo del Consell Executiu de la Generalitat era impulsar esta candidatura olímpica. Dos páginas de acuerdo y tampoco ninguna mención a Aragón.

Este martes, la Generalitat aprobó crear “mecanismos de participación ciudadana” para que se pudiese votar sobre los nuevos JJOO, pero ningún órgano de coordinación con la comunidad vecina. En cambio, se creará una comisión interdepartamental para elaborar la candidatura y una Mesa de Representación Territorial para opinar sobre los aspectos clave. De Aragón, ni una palabra. Y eso que se trataba del acuerdo más importante de la reunión del Consell Executiu, ya que es uno de los proyectos estrella de la legislatura de la nueva Generalitat, aunque está muy cuestionado por sectores del independentismo.

placeholder Pinche para leer el documento.
Pinche para leer el documento.

En declaraciones a El Confidencial, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha manifestado que “el acuerdo de la Generalitat de Cataluña supone un ataque en toda regla a la candidatura española de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030”. Y ha añadido: “Con su actitud, el independentismo demuestra una vez más que no está dispuesto a compartir ningún proyecto e idea con el resto de España, en una desafección creciente en la que su deslealtad congénita va en aumento, así como su estúpida visión supremacista de su relación con los demás españoles”.

El presidente catalán tampoco acudió a la Conferencia de Presidentes de la pasada semana, donde hubiera podido coincidir con Javier Lambán. Así que cero contactos para salvar lo que en teoría es un proyecto clave para la Generalitat y sus comarcas pirenaicas. El mandatario aragonés ha advertido además de que el Consell Executiu “hace referencia a consultas ciudadanas en el territorio que la alcaldesa de Barcelona plantea también en esta ciudad, algo que es en sí mismo motivo de desestimación de la candidatura por parte del COI”.

El anuncio de la candidatura se hizo público 15 días después de la reunión entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès en Moncloa y después de que se anunciasen los indultos en el acto del Liceu. Por tanto, el acto de pedir unos Juegos Olímpicos, algo para lo que se precisa la colaboración del Gobierno español y en que se pueden movilizar 1.450 millones de euros de inversión, era una continuidad de la política de acercamiento entre la Generalitat y el Ejecutivo español.

placeholder Pinche para leer el documento.
Pinche para leer el documento.

Pero la candidatura ha de ser conjunta: son Cataluña y Aragón las que se presentan. Sin embargo, la Generalitat actúa como si solo dependiese de ella o tal vez es el reflejo de que en realidad la Generalitat no se toma en serio estos Juegos Olímpicos de Invierno. Javier Lambán, en este sentido, avisa de que parece que “desde la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona se trabaja para echar por tierra la candidatura antes de empezar a andar”.

El presidente del COE, Alejandro Blanco, intuye el drama que se está gestando. Por eso, antes de volar hacia Tokio, dio una entrevista al 'Heraldo de Aragón' para calmar los ánimos. “Vamos a presentar una candidatura que abarca el Pirineo aragonés y catalán con la implicación del Gobierno de España y la coordinación del COE. Y tenemos que hacer las cosas de acuerdo con todos. Nadie predomina sobre nadie. Nadie es más ni menos que nadie. La candidatura tiene que ser fruto del acuerdo de todos y esto solo se puede lograr con diálogo, no de otra manera”, apuntó Blanco.

Aragón sigue interesado

De manera que Lambán se encomienda a la mediación del COE para salvar el proyecto. “Si la candidatura se plantea en términos de igualdad absoluta entre las dos comunidades, Aragón estará. Si no, se desentenderá y será responsabilidad exclusiva del independentismo el fracaso de una idea que podía ser muy positiva para Aragón, para Cataluña y para el conjunto de España”, ha añadido el presidente de Aragón.

El problema radica en que en principio se había pactado que las cartas al COE iban a tener el mismo texto, pero en la de Pere Aragonès se hace referencia a la candidatura “Pirineos-Barcelona”, algo que se salta los acuerdos previos. Aragonès modificó el modelo de carta que había enviado el COE y eso es lo que ha generado el problema.

El COE ya tiene deberes para la vuelta de Tokio: mediar entre Cataluña y Aragón

"A través de esta carta, quiero expresar el interés del Gobierno que presido de iniciar conversaciones con el Comité Olímpico Internacional en relación con la posible presentación de la candidatura Pirineos-Barcelona para la organización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2030", se aseguraba en la carta de Cataluña. Una redacción sutilmente diferente de la aragonesa, la cual se refería de manera más sucinta a “los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 en Cataluña y Aragón”.

Por ahora, no se ha producido ningún acercamiento para reconducir la situación, según confirma el Gobierno de Aragón, pese a que la indignación política y en la opinión pública de la comunidad vecina es evidente. Para Blanco, la cuestión es cambiar el nombre. Para Aragón, la cuestión resulta más compleja.

Lambán, rompiendo

La carta se envía el 15 de julio. Al día siguiente, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ya anunció la ruptura. “Ahora mismo, la confianza del presidente de Aragón en el Gobierno catalán es inexistente, dada la deslealtad mostrada por este hacia el COE, que es el organismo que con mucho acierto ha liderado hasta ahora la posible candidatura y el que necesariamente ha de seguir haciéndolo si sigue adelante”, apuntó Lambán el pasado 16 de julio.

Es decir. El desacuerdo entre las dos comunidades autónomas es público y notorio. Pero el problema se trata como inexistente por parte de la opinión pública catalana. En la rueda de prensa de ayer, Aragonès ni lo mencionó. Lambán exige que “ambas comunidades participen en esta candidatura en pie de igualdad, algo que no contempla la carta que ha enviado el presidente de la Generalitat de Cataluña”.

Problemas de fondo

El problema de fondo es en Cataluña. El PSOE y el PSC catalán abogan por un discurso federal. El federalismo supone un pacto entre las partes. Un acuerdo entre iguales. Pero desde el independentismo no se aboga por esto sino por una 'bilateralidad', por una relación de privilegio con Madrid. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 eran una ocasión perfecta para eso, pero los independentistas en el fondo no creen en ese modelo. El COE se ha comprometido a hacer de puente entre Aragón y Cataluña en septiembre. Pero en la Generalitat hay resistencia a considerar a Aragón un igual.

Ni una llamada al Gobierno de Aragón. Así ha actuado Cataluña desde que Pere Aragonès envió una carta al Comité Olímpico Español (COE) para oficializar la candidatura de Barcelona-Pirineos a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030.

Independencia de Cataluña Generalitat de Cataluña Juegos Olímpicos Alejandro Blanco Cataluña Comité Olímpico Internacional (COI) Pere Aragonès
El redactor recomienda