Sondeos internos y el sector 'posibilista' de ERC condicionaron el viraje de Junqueras
  1. España
  2. Cataluña
RECHAZA AHORA LA UNILATERALIDAD

Sondeos internos y el sector 'posibilista' de ERC condicionaron el viraje de Junqueras

La percepción de que la sociedad catalana antepone ahora la moderación, una encuesta sobre una caída electoral y movimientos internos en su contra llevaron al líder de ERC a plantear un nuevo escenario

placeholder Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), es felicitado por el presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), es felicitado por el presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)

La decisión del exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras de variar su rumbo y abrazar posiciones moderadas, apostando por la aceptación de los indultos como herramienta de concordia y el abandono de la unilateralidad, fue una posición meditada durante el último mes, tiempo en el que el encarcelado tuvo muy presente tres cuestiones básicas para tomar una determinación que puede ser histórica.

La primera razón tiene que ver con que un sector importante de la población se muestra partidaria de moderar posiciones y dice estar harta de que le ‘vendan humo’. Fuentes de ERC explican a El Confidencial que la ciudadanía ya no comulga con los extremismos, así lo han detectado. “Los ciudadanos exigen que se resuelvan sus problemas y que no les engañen con utopías irrealizables. No es que se haya mentido, sino que a veces se han confundido los deseos con la realidad y en Cataluña se han prometido muchas cosas que no se han sabido materializar después. Eso ha provocado un cansancio en la población. Y ese cansancio se ve en la calle y en las movilizaciones”, señalan dichas fuentes.

Foto: El líder de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)

En segundo lugar, las encuestas con las que cuenta ERC apuntan a una crisis del independentismo como consecuencia de ese cansancio. El bajón de casi 700.000 votos en las últimas elecciones autonómicas es un síntoma del agotamiento mencionado anteriormente. Los sondeos internos de Esquerra, así como los de JxCAT, según reconocen fuentes del sector independentista, ya apuntaban a una pérdida mayor de votos si se repetían elecciones al no haber pacto entre los partidos independentistas. De hecho, el pasado 14 de febrero, y por segunda vez consecutiva, un partido abiertamente no nacionalista, el PSC, ganaba las elecciones catalanas.

El tercer lugar, hay un componente de la actitud de Junqueras que ha de leerse en clave interna: un sector republicano ha mantenido durante los últimos meses reuniones y encuentros para buscar un consenso pragmático y moderado a la deriva radical que el propio Junqueras había imprimido a la estrategia de la formación durante los últimos años.

El 'factor Ridao'

El propio exvicepresidente se mostró partidario en los meses precedentes a las elecciones del 14-F de apostar por la unilateralidad, con posicionamientos que semejaban a los de JxCat. Sus tesis estaban lejos de tender puentes con Madrid e incluso había rechazado la posibilidad de acogerse a un indulto. “Se lo pueden meter por donde les quepa”, sugirió en una entrevista al diario ‘Nació Digital’. Tampoco dio indicios de arrepentimiento, como afirmó en otra entrevista precisamente a este medio.

Foto: José Luis Ábalos, María Jesús Montero, Yolanda Díaz y Ione Belarra. (EFE)

Ahora, en cambio, acataría la medida de gracia. “En su cambio de criterio hay, por una parte, un componente muy personal: ve que puede tener cerca la libertad y eso pesa mucho. Pero, por otro, también es consciente de que un sector de Esquerra empuja para que el partido vuelva a la senda de la normalidad”, explican fuentes republicanas a este diario.

Este sector, aunque todavía minoritario, reclama soluciones posibilistas y una dirección ‘seria’. Así, a Junqueras se le hizo llegar la información de que había que retomar una línea estratégica similar a la de hace una década. E, incluso, se le hizo llegar el nombre de Joan Ridao como una figura de consenso que podría devolver a ERC a la senda de la política pragmática.

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE) Opinión

Ridao, exportavoz en el Parlament y en el Congreso, fue también secretario general del partido entre 2008 y 2011, fue miembro del Consejo de Garantías Estatutarias y abogado del Parlament desde 2016, ejerciendo desde 2018 como letrado mayor de la cámara. En marzo pasado, dejó su ocupación parlamentaria al haber ganado una plaza como profesor a dedicación completa en la Universidad de Barcelona, de Derecho Constitucional en concreto. Ese cambio le podría permitir optar a una labor política de la que estuvo retirado los últimos años. Y en él se fijaron algunos sectores de ERC contrarios a la deriva radical imprimida por Oriol Junqueras.

El pasado mes de abril, el exvicepresidente recibió cumplida información de movimientos que intentaban convencer a Ridao de encabezar una posición interna que optase a desbancar a Junqueras y su equipo.

Tender puentes

“No se trata de defenestrar a nadie, sino de proponer soluciones para acabar con el conflicto de Cataluña y llevar al partido a una senda posibilista. Ridao nunca quiso significarse en este movimiento interno porque podía ser malinterpretado y crear mal ambiente, pero no dudamos de que es un jurista experto y una de las personas que puede reconducir la estrategia de ERC”, explican las fuentes consultadas. Con la vuelta del prestigioso jurista, los críticos esperaban “dotar a Esquerra de la coherencia perdida y devolverle el prestigio de partido de gobierno, retomando también los componentes sociales izquierdistas del ideario republicano”.

Foto: Pablo Casado, este lunes, en el Club Siglo XXI de Madrid. (EFE)

La ‘solución Ridao’, en el plano de alta política, pasaba por la renuncia a la unilateralidad, por tender puentes con Madrid y por plantear soluciones que allanasen el camino para una ‘pacificación’ de Cataluña, como podían ser los indultos. En esa trayectoria, a la solución antirradical se iban sumando adeptos, como algunos dirigentes territoriales o sectoriales, exdirigentes de Esquerra descontentos con la deriva de Junqueras y otras figuras de relevancia. Entre los republicanos que se abrieron a revisar el papel de ERC figura, entre otros, el hasta hace poco consejero de Exteriores, Alfred Bosch, o el exportavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà.

Apenas unas semanas después de que una persona muy cercana a Junqueras le trasladase a la cárcel las bases ideológicas del movimiento interno de ERC para desbancarle, Junqueras se destapó con un posicionamiento radicalmente contrario al que había mantenido tradicionalmente, pero también sospechosamente cercano al propugnado por los críticos de su partido.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Oriol Junqueras Generalitat de Cataluña Independencia de Cataluña
El redactor recomienda