El puigdemontismo rechaza los indultos, ya que Waterloo quedará al margen
  1. España
  2. Cataluña
La medida tensiona al soberanismo

El puigdemontismo rechaza los indultos, ya que Waterloo quedará al margen

Fuentes de JxCAT temen que sea más difícil movilizar la calle una vez que los presos estén en libertad, aunque sea por la vía del indulto, que ven como un agravio comparativo

placeholder Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

El puigdemontismo rechaza los indultos a los presos del 'procés'. Fuentes de JxCAT apuntan que la principal razón es que Carles Puigdemont no podría beneficiarse de los mismos. Al no haber sido juzgado, no puede recibir la gracia del Gobierno. Lo mismo pasa con el resto de eurodiputados de JxCAT, como Toni Comín o Clara Ponsatí. Así, los indultos dibujarán un panorama en que Oriol Junqueras estará en la calle mientras que Puigdemont seguirá enzarzado con sus pleitos en Bruselas. Como si ignorasen la tensión política que está generando en Madrid, los puigdemontistas han iniciado una campaña contra los indultos.

No es todo JxCAT. Igual que ERC asume los indultos como un mal menor, una parte de JxCAT no ha renunciado nunca a esta vía. Es lo que han hecho Quim Forn, Jordi Turull o Josep Rull, por ejemplo. El discurso oficial del soberanismo catalán es que los indultos no arreglan nada, que la salida política pasa por una amnistía y por llevar a cabo una nueva consulta de autodeterminación. Pero de puertas para adentro, la mayoría del movimiento asume que los indultos pondrán en la calle a personas que ya han sufrido mucho. Por ejemplo, Quim Forn estuvo seis meses de 'conseller' de Interior y lleva en la cárcel más de tres años y medio. El sector de JxCAT que espera los indultos es mayoritario, pero calla para no ofender al resto.

Foto: El 'president' de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés. (EFE)

Otras fuentes de JxCAT temen que sea más difícil movilizar la calle una vez que los presos estén en libertad, aunque sea por la vía del indulto. Hay que recordar que tampoco hay una hoja de ruta consensuada. JxCAT aboga por un nuevo “embate democrático”, ir otra vez al choque con el Estado. Mientras que ERC no fija ningún calendario y solo señala que hay que sumar más gente al movimiento, no basta con los 1,4 millones de votos independentistas que fueron a las urnas el pasado 14-F.

Sin hoja de ruta. Por ahora

No hay acuerdo. El pacto de la nueva Generalitat se basa en dar dos años a la mesa de diálogo con el Gobierno y mientras tanto pactar esa hoja de ruta. Pero, mientras, no hay hoja de ruta y eso desmoviliza a un colectivo que ha vivido durante ocho años de un activismo incesante. Ahora casi solo les quedan los cortes nocturnos de la Meridiana. Entre 30 y 60 personas, según los días, cortan a diario la Meridiana en la capital catalana. Algo que no podrían hacer sin la colaboración de los Mossos y la Policía Municipal de Barcelona, ya que son muy poca gente. Los presos han sido la excusa para mantener esa movilización, la última que queda. Pero ahora se está a punto de perder también ese motor motivacional.

Aragonès, sobre los indultos: ''Cualquier medida que alivie el dolor de los presos será bienvenida''

Los argumentos presentados contra los indultos son diversos. Así, Josep Costa, abogado de Puigdemont y exvicepresidente del Parlament, ha asegurado en redes: “Es inquietante que el Estado reciba el nuevo Govern con indultos. Porque cuando haces lo que toca es más probable que te caigan nuevas querellas. Y también es doloroso. Porque todo el mundo sabe que los indultos no serán gratis. Y cuando los revoque el Tribunal Supremo, no se podrá reclamar el precio pagado”.

No es el único, la jurista Neus Torbisco-Casals, que pertenece al Consell per la República, afirma: “Con los indultos, quieren evitar la condena internacional y paralizar los recursos al TEDH (las peticiones ya no se tramitarán urgentemente si las víctimas de violaciones ya no están en prisión). Pero seguirán condenando y reprimiendo al pueblo sin que tengamos ninguna estrategia colectiva. Sin dignidad, no hay verdadera libertad. Ni individual ni colectiva. Recordémoslo siempre”. Ahora muchos ven que la vía legal escogida por Puigdemont en Bélgica será larga y tortuosa, como pasa siempre con la Justicia.

El movimiento espera una paralización de la Justicia carente de realismo

“Hay que rechazar los indultos. Son una solución engañosa que, además, solo beneficiaría a una parte de los líderes del 1-O. Los exiliados no pueden ser indultados porque no han sido juzgados en España, como tampoco se beneficiarán los 3.000 encausados o los que son perseguidos por el Tribunal de Cuentas”, afirma Agustí Colomines, uno de los ideólogos de JxCAT, en 'ElNacional.cat'.

Pedir perdón

“No hemos llegado hasta aquí para pedir perdón”, afirmó la diputada de JxCAT Míriam Nogueras en una rueda de prensa en el Congreso. Pero nadie ha pedido perdón. Y, de hecho, el indulto se está planteando sin estas obligaciones. El rechazo nace de la incertidumbre. ¿Cómo seguir con la lucha sin el martirio de los presos? Además, se teme que los indultos acaben siendo percibidos como una victoria política de ERC. La primera del 'president' Pere Aragonès. Son demasiados cambios. Primero pierden la Generalitat. Ahora perderán los presos. Temen que los huidos queden fuera de lugar en el nuevo panorama. Este sector de JxCAT, además, rehúye una parte del problema: rechazar la vía del indulto implica sacrificar a los colectivos que más han pagado por la derrota vivida en octubre de 2017, los presos, en vano.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Carles Puigdemont Oriol Junqueras Indulto Cataluña Generalitat de Cataluña Junts per Catalunya Josep Rull Agustí Colomines Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda